Una proposición de boda y una muerte fingida, en el final de "La que se avecina"

Una proposición de boda y una muerte fingida, en el final de "La que se avecina"
Una proposición de boda y una muerte fingida, en el final de "La que se avecina"

Los residentes de 'Mirador de Montepinar' despiden temporada en Telecinco pendientes también de si Javi se decidirá finalmente entre Raquel y Lola

A pesar del amor que les une, los nervios pre-nupciales y las continuas discrepancias sobre los preparativos de la boda han llevado a Araceli y Reyes a poner fin a su relación de pareja. Convencido de que tras este fracaso sentimental su ex-mujer volverá con él, Enrique le hace una proposición insólita: casarse con él por segunda vez, iniciativa que mantendrá en vilo a los residentes de 'Mirador de Montepinar', en el último capítulo de la quinta temporada de La que se avecina que Telecinco emitirá este domingo a partir de las 22:00 horas.

Javi, entre dos amores

La ruptura entre Araceli y Reyes brinda a Enrique Pastor una oportunidad única: retomar su relación sentimental con su ex-mujer. Creyendo que la madre de su hijo podría regresar junto a él a su hogar, el concejal de Juventud y Tiempo Libre del Ayuntamiento no duda en pedirle matrimonio. Mientras tanto, Judith se ilusiona con Carlos, un antiguo amor de la adolescencia a quien ha contactado a través de una red social.

Inmerso en un mar de dudas, Javi no sabe si continuar su matrimonio con Lola o iniciar un romance con Raquel. Mientras sopesa los pros y los contras de ambas opciones, el primer mandatario de "Mirador de Montepinar" mantiene la relación con las dos mujeres, situación que se prolonga hasta el momento en el que les comunica su decisión definitiva.

El "Cuqui" inventa un plan para librarse de su madre

Incapaz de encauzar la caótica vida de Amador, Justi amenaza a su hijo con llevarlo de regreso a Albacete. Aterrado por la férrea determinación de su madre, el 'Cuqui' pide consejo a los varones del complejo residencial, que le recomiendan que finja su propia muerte para librarse así de su progenitora.

Un inesperado embargo de Hacienda desata la ira e incredulidad de Antonio Recio. Profundamente indignado ante la injusta medida administrativa, el mayorista de pescado culpa de sus males al Presidente del Gobierno, a quien intentará hacerle pagar su desgracia.

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba