Entrevista "Nunca he sido provocadora"

Cristina Tárrega regresa a la pequeña pantalla con su nuevo magacín matinal en Antena 3, "Mirando al mar"

Cristina Tárrega vuelve este lunes al primer plano de la actualidad televisiva con su nuevo programa matinal en Antena 3, “Mirando al mar”. La presentadora valenciana conversó con Vertele sobre este nuevo reto y otros aspectos de su carrera.

¿Cómo afrontas la nueva aventura, todo un magacín matinal diario y en directo?

Con mucho cariño, humildad y ganas. La verdad es que necesitaba esta vuelta y además a una casa a la que tengo mucho aprecio. Aunque será por sólo por dos meses, no vengo a veranear sino a trabajar. Además, tengo un equipo fantástico y a los mejores colaboradores... Creo que va a ser el verano de mi vida.

¿Te has marcado algún objetivo con este nuevo proyecto?

Quiero disfrutar, reírme y vivir al máximo mi profesión. Espero que la directora del programa, Carmen Borrego, que es mi media naranja televisiva, saque lo mejor de mí. En este sentido, creo que la verdadera Cristina Tárrega no ha salido todavía en televisión.

Estarás dos meses al frente del programa. ¿Cómo se acomete un reto cuando se sabe que tiene fecha de caducidad?

Yo no tengo fecha de caducidad. Evidentemente, el programa va hasta septiembre y luego Cristina Tárrega tiene que hacer otras cosas.

¿Algún compromiso con Antena 3 para después del verano?

Tengo muchas cosas pero ahora lo prioritario es el verano y no quiero pensar en septiembre, porque es ridículo que el ser humano viva pensando en qué va hacer dentro de dos meses. Ahora tengo que centrarme en esto y lo demás os lo contaré en septiembre. Lo que está claro es que el programa no tiene fecha de caducidad porque luego viene Mª Teresa Campos con sus mañanas, y yo seguiré trabajando porque siempre me habéis conocido trabajando, unas veces en radio o en televisión, o en una cadena más grande o más pequeña... pero estoy ahí, en el periodismo.

¿No has pensado nunca combinar la presentación de un programa con la dirección del mismo?

No, yo sólo me dirijo en radio, en tele aún no tengo tanta experiencia porque soy joven. Aunque tenga 36, tengo que seguir aprendiendo y el periodismo es una universidad constante. Cuando me sienta preparada para dirigir o me den la oportunidad, lo haré; si no, seré lo suficientemente humilde como para decir que nunca tengo que dirigir. Además, hay gente que dirige de maravilla y yo quiero seguir aprendiendo de ellos.

¿A qué te refieres con que en este nuevo programa vamos a ver a una Cristina Tárrega diferente a la que conocemos?

Porque voy a ser yo misma. Antes esto no dependía de mí ya que siempre he sido una persona muy aplicada que he hecho caso a quien me ha dirigido, y era una Cristina diferente en virtud del horario del programa, del director y el equipo que tenía detrás. Este año lo he pasado junto a Carmen Borrego en la sección de denuncia de “Día a día” y ella ha podido conocerme mejor que nadie, mis gustos, mis aficiones, mi sentido del humor, que no soy una persona encorsetada y sí divertida, con ganas de comerme el mundo y, sobre todo, tremendamente humilde.

¿Te has sentido profesionalmente incomprendida o maltratada?

Sí, pero eso está en el buen bagaje de un profesional. Lo tienes que vivir y pasar, porque si no eres incomprendida, querida, machacada o lo que sea, al final no te haces como profesional. Tengo un referente muy claro, que es Mª Teresa Campos, y seguro que ella se ha sentido muchas veces bien, mal, regular... Esto forma parte de la profesión.

Las imitaciones o parodias que realizan de ti algunos humoristas, ¿te molestan?

Me ha imitado Florentino, Los Morancos... Creo que ser una persona imitada es una satisfacción porque eso significa que no paso desapercibida, es decir, que hay una personalidad. Es más, en la película “Torrente” participé y me reí de mi misma haciendo de Madam de un club.. Recuerdo que después me llegaron ofertas para hacer cine pero decidí que no era lo mío, ya que es muy lento de rodar y se necesita mucha paciencia. Yo soy mucho más inquieta, más rápida, más de directo.

¿Vas a compaginar tu trabajo en Antena 3 con algún otro?

Voy a compaginarlo –entre sonrisas- con darle a unos muñecos que tiene mi hijo que uno suena a pollito, otro vaca, borreguito... La verdad es que bastante tengo ya, que tener un hijo es algo muy importante en la vida.

¿La maternidad te ha hecho ser menos provocadora?

Yo nunca he sido provocadora. Lo que pasa es que ahora Carmen Borrego sabe como visto, no escotada y con traje de chaqueta. Antes no protestaba por nada y si me decían que tenía que ponerme un escote, me lo ponía, pero ya después del que salió de Pilar Tabares, el mío quedó en nada.

¿Crees que en tu nuevo programa vas a sorprender al espectador?

Creo que el espectador me conoce mejor que los periodistas. Por eso, hasta la fecha, no me ha fallado. Ellos me dan siempre todas las oportunidades y por eso: ¿ha habido algún programa mío que haya fallecido de audiencias? Soy una mujer de la calle y estoy en la calle con ellos. El telespectador es el más listo, sabe darse cuenta de quién es como ellos. Soy una persona normal, tengo lorzas, mi mollita que quiero perderla, mis tristezas, alegrías, mis problemas para llegar a fin de mes, también me duele la cabeza... Creo que, si tengo algo, es que soy cercana.

¿"Mirando al mar" será un programa de comunicadora o de equipo?

He aprendido en mi matrimonio que los partidos se gana si los 22 jugadores, los titulares, los del banquillo, etc... todos van a ganar. He aprendido de mi marido, que es futbolista, lo que de verdad es un equipo, así de claro.

¿Te consideras un persona del mundo del corazón?

No, me gusta la prensa del corazón pero no soy una persona de contar mi vida privada ni tener escándalos, porque mi vida es muy normal: mi marido, mi niño, el abuelo, la abuela, el perro, el otro perro pequeño, el pienso, no salir por la noche...

¿De tus rivales, Carolina Ferre e Inés Ballester, qué opinas?

Que este verano las mañanas son de tres valencianas, así que, ¡Amunt Valencia!.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba