Estados Unidos Una mujer "fea" demanda a un reality de cirugía estética por el suicido de su hermana

No es la primera vez que se relaciona a un programa de televisión con una muerte

Una mujer de Texas ha demandado al popular reality show de la cadena americana ABC "Extreme Makeover" por más de 1 millón de dólares (unos 820.000 euros) reclamando, entre otras cosas, que una repentina cancelación de su aparición en el programa llevó a la muerte de su hermana, informa la agencia Reuters en Los Ángeles (California).

“Extreme Makeover" es la adaptación americana de un formato japonés que realiza increíbles transformaciones en gente común a través de la cirugía plástica.

Deleese Williams de Conroe, Texas, argumenta que fue a Los Ángeles para concursar en el programa después de someterse a una serie de pruebas médicas “para determinar si sus dientes torcidos y ojos saltones podían arreglarse, y si su pecho podría realzarse”, según la demanda interpuesta en el Tribunal Superior de Los Ángeles. La demanda comienza con la siguiente descripción: "Deleese Williams es considerada fea" y dice que un médico le prometió "una sonrisa de Hollywood como la de Cindy Crawford".

Como parte de los preparativos del programa, los productores de “Extreme Makeover” enviaron a parte del equipo a Texas, en enero de 2004, para entrevistar a Williams y a su familia.

La demanda argumenta ahora que los redactores de "Extreme Makeover" manipularon a la hermana de Williams, Kellie, para hacer declaraciones crueles acerca de la apariencia de Deleese.

La noche antes de que Williams se sometiera a la primera operación, los productores del programa le dijeron que la cicatrización de su mandíbula llevaría demasiado, por lo que cancelaron su aparición y enviaron a Williams a casa, donde Kellie, perturbada por lo que había dicho de su hermana, presuntamente se suicidó, según la demanda.

"A veces Deleese se culpa por la muerte de Kellie", dijo la demanda.

Un portavoz de ABC ha declinado hacer declaraciones.

La muerte también forma parte de los reality shows

No es la primera vez que un programa de televisión ha estado relacionado con una muerte. En "La colonia", reality canadiense que estaba siendo anunciado por History Channel, una de sus integrantes, Carina Stephenson, de tan solo 17 años, fue hallada muerta por la policía a pocas semanas del estreno.

Los creadores del programa declinaron responsabilidades con respecto al suicidio y, por el contrario, comenzaron a revelarse detalles íntimos de la joven, quien había declarado ser lesbiana antes de morir. Además, aprovecharon el suceso para entrevistar a la familia afectada y para que sus amigos hablaran sobre ella.

En "The Contender" (el reality de Silvester Stallone) uno de los participantes, el boxeador Najai Turpin, se suicidó de un balazo en la sien antes de la emisión del programa. A los concursantes se les prohibió boxear hasta el estreno y eso les generaba mucha ansiedad. Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué el púgil tomó la fatal decisión.

Sinisa Sajiva, una concursante del reality sueco "Expedición Robinson", se arrojó al paso de un tren después de enterarse que era candidata para abandonar la isla. Desde ese momento, la producción realiza tests psicológicos a todos aquellos que desean participar en el programa.

Finalmente, en 1995, el 'talk show' americano "Jenny Jones Show" (El Programa de Jenny Jones) generó una gran controversia después de que una invitada asesinase a otra que reveló su "secreta" homosexualidad en el programa de TV.

”Extreme makeover”, el pionero de los realities de “bisturí”

En realidad son varios los formatos que confirman una de las últimas tendencias televisivas asociadas al género de la telerrealidad: la promesa del look deseado a golpe de bisturí. Algunos de sus últimos exponentes son “I want a famous face” de la MTV, que realiza operaciones de cirugía estética a gente anónima que quiere parecerse a famosos, y “The Swan” (El cisne), un reality show de la Fox que somete a sus participantes (“patitos feos”) a una profunda y sorprendente transformación física hasta convertirlos en “cisnes”, recurriendo a la cirugía plástica si se considera necesario.

Pero el formato que instauró “la moda del bisturí” en EE.UU. fue “Extreme Makeover”, que se emite en la ABC desde diciembre de 2002. El programa está basado en radicales cambios de imagen conseguidos en quirófano. La versión italiana de este formato, “¡Bisturí! Nadie es perfecto”, causó estupor a comienzos de 2004 al mostrar con todo detalle una operación de senos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba