Entrevista "No es un reality cruel, sacamos el lado bueno de los concursantes"

Julian Weich conduce "El show de Candi-dos"

Esta noche arranca en el prime time de La Sexta “El show de Candi-dos”, la segunda parte del primer reality que emitió la cadena, “El show de Cándido”, ahora con dos “cándidos” como protagonistas en lugar de uno.

Un chico y una chica de veintitantos años creen que están participando en un concurso de solteros cuando en realidad están formando parte de una ficción que parodia los reality shows. El programa consta de siete galas semanales que se emitirán los domingos en prime time, además de una tira diaria de lunes a viernes a las 20:00 horas.

Repite como presentador Julian Weich, conocida estrella de la televisión argentina, que ha explicado a Vertele las claves de este nuevo programa que produce Globomedia.

¿En qué se diferencia “El show de Cándido” de “El Show de Cándi-Dos”?

Este segundo ha sido mucho más complicado, porque en lugar de una víctima, había dos, lo cual hacía mucho más difícil mantener la mentira y conseguir que no se enterasen de lo que estábamos haciendo. Lo pudimos hacer, pero fue muy costoso. Era tan arriesgado que hubo momentos, al poco tiempo de empezar, en los que parecía que se acababa el reality y se nos hundía el barco.

¿En qué consiste “El Show de Candi-Dos”?

Se grabó hace unos meses, después de “El show de Candido I”. Los dos “cándidos”, un chico y una chica, creen que va a concursar a un dating show, junto a otros aspirantes, para competir entre sí por seducir al “soltero” y la “soltera”. Estos dos habitantes, que también son actores, son los que nominan y deciden quién se queda y quién se va cada semana y quiénes son los ganadores finales, un hombre y una mujer, que se lleva cada uno 60.000 euros.

Desde el principio se sabe que los ganadores van a ser los dos cándidos, desde el mismo momento en que son los elegidos en el casting, pero es parte del juego que ellos no se enteren hasta el final. Por eso, los dos cándidos sufren cada semana por no ser los expulsados.

¿Y qué ocurre si se enamoran realmente de uno de los concursantes-actores?

Si se enamorasen realmente sería bárbaro, porque son dos personas solteras que se enamoran, y eso sería lo ideal. Pero son actores, y no todos son solteros, hay de todo. Sería lo mismo que si en un culebrón se enamoran los protagonistas. Esto es como una ficción, está todo guionizado.

¿En ningún momento hay una competición real entre ellos?

No, no hay concurso, la competición es una mentira. Nosotros sabemos quién va a ganar, porque está todo pensado para que gane quién tiene que ganar. A veces ha ocurrido que ha pasado algo que no tenía que pasar y tuvimos que cambiar una parte del guión, pero normalmente está todo planificado.

¿No sospecharon los cándidos en ningún momento que se encontraban dentro de un “show de Truman”?

Hay momentos en que los cándidos sospechan, pero ahí queda porque no tienen realmente pruebas de lo que está pasando. Pueden llegar a sospechar que alguno de sus compañeros es actor, pero lo que no se imaginan es que están metidos en una ficción y que todo el mundo está actuando, tanto el presentador como los concursantes, técnicos, etc..

¿Y no le parece un poco cruel?

Hay dos maneras de verlo. Uno puede pensar que es cruel si piensa que no se les cuida, que no se les valora. Pero, en primer lugar, no hay cámaras ocultas, en ese sentido no se les engaña. Saben que se les está grabando. Y en segundo lugar, se les elige a ellos precisamente porque son buenas personas. Se les pone en situaciones para mostrar sus reacciones de buena gente. En realidad, lo que se les está haciendo es un homenaje y ponderando lo buenas personas que son. Sería cruel si nosotros nos riéramos “de ellos”, y no como pasó realmente, que no reímos “con ellos”.

¿En ningún momento se muestran los conflictos?

Es que, al estar todo guionizado, ya sabemos de antemano cuáles son los conflictos que se van a presentar y hasta dónde se va a llegar dentro de esos conflictos para que los cándidos no pasen malos momentos. Es como interpretar una novela guionizada en la que lo único azaroso es lo que digan los cándidos.

¿Cuál fue la reacción de los protagonistas al conocer que habían sido víctimas de una broma? ¿Alguno se lo tomó mal?

Cuando terminaron, los dos estaban muy agradecidos y conformes porque habían disfrutado. No hubo ningún problema. Una persona que se apunta a un reality ya sabe a lo que se mete.

¿En qué formato se basa “El show de Candi-dos”?

Es la adaptación del programa “The Joe Schmo Show” que emitió el canal Spike TV. Con pequeños cambios, pero en esencia es el mismo formato.

De todos los reality show que ha presentado en Argentina (“Survivor”, “La isla de los famosos”...), ¿cuál le ha sorprendido más?

Yo creo que éste es el más atípico, porque es una parodia de los programas que yo he presentado anteriormente. Hay muchas frases que digo en el programa que son las típicas habituales de los reality shows.

¿Habrá un “Show de Cándido III”?

Hay muchas ideas, pero nada concreto todavía.

¿Le ha surgido la posibilidad de quedarte a trabajar en España a raíz de “El show de Cándido”?

Sí, pero no es algo que pueda decidir yo sólo. Si me lo ofrecen, me encantaría porque es un desafío. Hay conversaciones con laSexta sobre proyectos e ideas, ya sea conmigo como presentador o no, pero nada concreto. En Argentina voy a empezar dentro de poco un concurso de preguntas y respuestas que buscará por todo el país a la persona que más sabe sobre un tema determinado.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba