Sky One, Gran Bretaña Un reality, que proponía seducir a un transexual, acaba en los tribunales

El canal británico Sky One retira el programa "Algo pasa con Miriam" ante la demanda de los concursantes por "conspiración de asalto sexual"

El reality pretendía que seis hombres jóvenes compitieran para seducir a una supuesta mujer que resultó ser un transexual que aún no se había operado.

El abogado que lleva la reclamación de los seis concursantes asegura que todos ellos se sintieron “traumatizados” después de haber sido engañados por la cadena para seducir a una mujer que no era tal mujer. Rod Christie-Miller explica que el programa tuvo “un efecto psicológico devastador” para los jóvenes aspirantes al premio, que se hubiera multiplicado si se hubiera emitido, por lo que exigió a la cadena que no difundiera el show, previsto para estar en el aire el pasado 16 de noviembre.

Los concursantes acusan a Sky de “conspiración de asalto sexual”, porque no fueron advertidos de que Miriam era un transexual no operado. Algunos de ellos la besaron y la acariciaron porque estaban convencidos de que era una mujer.

Grabado en Ibiza

El programa fue grabado a lo largo de tres semanas del pasado verano en Ibiza. Según BBC News, un soldado, un monitor de esquí y un ex guardaespaldas, entre otros, intentaron ligar con Miriam usando todas sus armas de seducción: poesías, piropos e incluso masajes cuerpo a cuerpo, hasta el último día en el que el transexual se reveló en todo su esplendor.

El abogado asegura que los productores animaron a los participantes a tener relaciones con Miriam y que fueron sometidos al más absoluto ridículo, incluso antes de que el programa fura emitido, ante la presencia de 70 miembros del equipo de producción de Brighter Pictures, una filial de Endemol en Gran Bretaña, creadora y productora del formato.

El escándalo en Gran Bretaña ha sido mayúsculo, a pesar de que “Algo pasa con Miriam” no se ha emitido y previsiblemente no se emitirá nunca. Toda la prensa seria ha recogido con amplios titulares este nuevo escándalo de la telerrealidad.

Uno de los concursantes quería pegar una paliza al productor del programa

El ganador rechazó disfrutar del premio que le correspondió: una semana en un yate con la seductora Miriam, lo que es comprensible después del enfado mayúsculo que manifestó. Tampoco ha aceptado las 10.000 libras que acompañaban a las vacaciones en el mar. Finalmente, para los que piensan que trabajar en la televisión no es una profesión de riesgo, citamos al diario británico The Media Guardian, que asegura que uno de los concursantes buscaba al productor del programa para pegarle una paliza.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba