TV internacional Un reality show buscará al presidente de EE.UU.

El canal FX mezcla la última moda televisiva con la política y el patriotismo. El resultado es American candidate, un nuevo concurso que utilizará el sistema de Operación Triunfo para seleccionar a un "candidato popular" a la Casa Blanca en las elecciones de 2004

La política está de moda en la televisión de EE.UU. Así lo prueba la serie El ala Oeste de la Casa Blanca, premiada con cuatro estatuillas en la última edición de los Emmy. Tras el éxito conseguido en la Fox con American Idol -la versión anglosajona de Operación Triunfo-, la cadena de cable FX ya ha puesto en marcha American Candidate, un nuevo reality show que pretende encontrar entre personas anónimas a un candidato a la Presidencia de Estados Unidos, según infoma Variety.

FX, propiedad de News Corporation, es la segunda televisión que apuesta por un reality show de políticos. La cadena argentina América ha lanzado recientemente un programa similar, El candidato de la gente, pensado para que la audiencia elija a los diputados del Congreso que competirán en las próximas elecciones legislativas del país.

La televisión al servicio de la democracia

FX se ha embarcado en este proyecto de dos años de duración junto a R.J. Cutler, el autor del documental nominado a un Oscar The War Room, que narraba la campaña a la Presidencia de Bill Clinton en 1992.

El programa buscará a líderes natos entre americanos normales y corrientes que deseen participar en una campaña política para televisión que "pondrá a prueba la transparencia del sistema político del país", según Cutler. El público elegirá a su candidato favorito con el sistema de Operación Triunfo. El ganador decidirá después si quiere lanzar su propia campaña oficial hacia la Casa Blanca. De ser así, se producirá una serie documental para seguir al candidato hasta el día de las elecciones.

"Quién sabe, quizá descubrimos a un joven Abrahan Lincoln. Lo que estamos buscando es gente que comparta nuestra convicción de que éste es un país en el que cualquier niño o niña puede crecer y convertirse en presidente de Estados Unidos", explica Cutler.

Una campaña diseñada para la televisión

El proceso arrancará en enero de 2003. Primeramente el programa seleccionará a cien candidatos, dos por cada estado, entre todos los aspirantes que hayan enviado previamente un cuestionario acompañado de una cinta en la que explican por qué serían buenos presidentes. Los aspirantes también deberán recoger al menos 50 firmas de miembros de su comunidad patrocinándoles. Además, los aspirantes deberán cumplir con todos los requisitos que exige la Constitución americana para ser presidente: deben ser nativos de EE.UU., tener como mínimo 35 años de edad y haber vivido en el país durante los últimos 7 años.

Los 100 semifinalistas se darán a conocer a la audiencia en el primer programa, probablemente en enero de 2004, coincidiendo con los preparativos de la verdadera campaña presidencial norteamericana. En programas posteriores, que serán retransmitidos en directo desde algún escenario famoso de EE.UU., como la Estatua de la Libertad, los candidatos competirán en debates y otros concursos relacionados con la política e irán siendo eliminados hasta que sólo queden 3 finalistas.

La gran final de American Candidate será una convención que tendrá lugar en Washington alrededor del 4 de julio, justo cuando los Republicanos y Demócratas se están preparando para sus convenciones nacionales. El público elegirá entonces al candidato ganador a través de llamadas telefónicas, mensajes a móviles y correos electrónicos.

Noticias relacionadas:

-Un nuevo reality show buscará al Steven Seagal del futuro

-Lo último en la televisión argentina: una Operación Triunfo de políticos

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba