Tendencias La receta del reality show

Según los expertos americanos, todo formato de telerrealidad que se precie ha de cocinarse con los siguientes ingredientes

La telerrealidad era conocida hasta ahora como el único género televisivo que no precisaba de guión, porque se basaba en el supuestamente impredecible comportamiento de los seres humanos.

Pero a medida que el fenómeno ha ido evolucionando en las televisiones de todo el mundo, los realities han ido adoptando una serie de fórmulas y reglas que se repiten de un formato a otro, como sucede en cualquier otro género televisivo. El resultado es que la vida en directo está cada vez más “guionizada”. El triángulo amoroso con el que “Gran Hermano” ha sorprendido a los espectadores en su sexta edición es sólo un ejemplo.

La revista Variety publicaba recientemente 10 fórmulas “infalibles” de los reality shows:

1) Contrate a un presentador “alegre”.

Éste/a debe tener un peinado impecable (aunque tenga que presentar el programa desde una selva, como Paula Vázquez), aptitudes para la comedia y el drama, y una sonrisa Profidén. En su defecto, busque un “famoso en el olvido” que quiera resucitar su carrera asociando su nombre al de un reality show. Aunque esta tendencia todavía no ha llegado a España, Variety cita ejemplos de la televisión americana como Donald Trump (“El aprendiz”) o Silvester Stallone (presentador del reality de boxeadores “The Contender”).

2) Seleccione a concursantes con perfiles específicos.

Una combinación perfecta es la de una concursante “mala auténtica” (por ejemplo, Aída en “Gran Hermano”) con un maquiavélico (¿recuerdan los enfrentamientos que tuvo Aída con Luhay y Denis?). El cásting perfecto se puede completar con un fanático religioso, una virgen, un obeso y una madre soltera.

3) Anime a sus concursantes a que sean maliciosos.

Hasta un 80% del material de un reality show puede provenir del “backstage”. Como dice el productor de “The Amazing Race”: “Es como volver a los años 60, con cabezas parlantes, pasando a primeros planos de personas que explican lo que el espectador acaba de ver”.

4) Cree pruebas semanales para los concursantes.

En un reality de competición, éste es un elemento fundamental. Comer testículos de elefante, tener que vender un cuadro horrible o escalar un imaginario K2 (el último desafió del “Gran Hermano” español)... No importa cuál sea la prueba, lo importante es que tengan un proyecto “en el que fracasar”.

5) Conciba un giro de tuerca secreto.

En los dating shows, éste siempre tiene que ver con el dinero. Por ejemplo, en “Joe Millionaire”, el presentador le preguntaba a la chica escogida finalmente por el falso millonario: “Él ya no tiene dinero, ¿aún así le quieres?”. En otro formato similar, “For love or money”, el dilema era “¿qué prefieres, el dinero o la chica?”. Pero no siempre tiene que estar relacionado con un aspecto económico. En “Boy meets boy” se planteaba la siguiente cuestión: “Ese chico que te gusta y piensas que es gay, en realidad es heterexual”. En España, el giro introducido por la sexta edición de “GH” podría estar representado en el transexual Nicky. Los concursantes irán descubriendo poco a poco que nació mujer y si está (o no) operado.

6) Recicle a un concursantes de ediciones anteriores.

Además de suponer un ahorro importante en el casting, reunir a antiguos rivales o novios garantiza el conflicto en el programa. En Estados Unidos, una de las solteras participantes en “The Bachelor”, fue escogida después para ser la protagonista de la versión femenina del programa (“The bachelorette”), pasando a ser la “soltera de oro” que debía escoger a su media naranja entre un grupo de hombres. En España también se ha utilizado esta fórmula en varias ocasiones: la participación de Israel (“Gran Hermano 1") en “Hotel Glam”, la del argentino Matías (“Gran Hermano 4”) en “X ti”, o la de Iñigo y Marta (“GH 1” y “GH 2” respectivamente) en “GH Vip”.

7) Convierta las nominaciones en todo un ritual.

Las nominaciones tienen que ser el acontecimiento más emotivo de la semana. Lo ideal es que la ceremonia vaya siempre acompañada de una frase muy característica del programa como “You are fired” (“El aprendiz”), "Conectamos con la casa", “La audiencia de GH ha decidido que debe abandonar la casa...”, “Tres nombres y tres razones”... También es importante cuidar los adornos y apoyos (pétalos de rosa, collares, las antorchas de “La selva de los famosos” son algunos ejemplos). Si se trata de un dating show, las nominaciones han de estar precedidas de una secuencia en la que la soltera hace su elección a la luz de una vela mientras hojea las fotos de sus pretendientes.

8) La entrevista a familiares es crucial (sobre todo en los realities de transformación)

En los realities de transformación o cirugía estética (“The Swan”, “Extreme Makeover”), que podrían llegar pronto a España, es vital que los familiares y amigos de los concursantes estén en plató para contar lo feos y desagradables que eran antes de someterse a la operación, y cómo necesitaban ayuda profesional de una manera desesperada. Todo esto debe ir acompañado de la insistencia del participante en que su transformación lo va a convertir en una mejor persona.

9) Asegúrese una crisis familiar

Es importante que los concursantes elegidos tengan una “crisis” a punto de estallar en sus vidas: una concursante que tenga un novio supermujeriego fuera, o un familiar enfermo, etc. Por ejemplo, uno de los concursantes de “GH 6”, Miguel, entró en la casa con su ex pareja a punto de dar a luz un hijo suyo.

10) Prepare un buen vídeo recordatorio.

Por último, no deje que el concursante expulsado se vaya a casa sin antes ver un vídeo, lo más completo posible, con sus apariciones en el programa, preferiblemente a cámara lenta y con un tema de Celine Dion de fondo.

Pero existen muchísimas más "reglas" de realities. Se admiten sugerencias.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba