Reñido prime time 'Esta casa era una ruina' vuelve el próximo martes contra 'OT'

Jorge Fernández compite con 'Tengo una pregunta' y castings del reality

Antena 3 estrena el próximo martes, 21 de abril, la tercera temporada de "Esta casa era una ruina", según avanza ya la cadena en sus promociones.

El exitoso reality de construcción que presenta Jorge Fernández competirá, por tanto, con el especial "Castings de OT 2009" en Telecinco, "Tengo una pregunta para usted"  con dirigentes de CiU, IU y ERC (La 1), "House" (Cuatro) y "La hora 11" (laSexta).

Nuevo equipo de expertos

La jefa de Obra, Margot Pardo, que se incorpora al espacio para dirigir a un equipo de más de 30 personas; Marisa Gutiérrez, que trabajará en interiorismo y creatividad como lo ha venido haciendo hasta ahora, y Raúl Vaíllo, que seguirá ejerciendo de capataz 

Jorge Fernández se traslada a Barcelona en el primer programa

En este inicio de temporada, “Esta casa era una ruina” se traslada hasta Mediona, en Barcelona, donde la familia de Tomás y Estela –junto a sus tres hijos- recibe un mensaje de apoyo del grupo catalán OBK, además de dedicarles uno de sus temas nuevos en directo.

Jorge Fernández se traslada hasta Barcelona junto al equipo de expertos del programa: la jefa de Obra, Margot Pardo, que se incorpora al espacio para dirigir a un equipo de más de 30 personas; Marisa Gutiérrez, que trabajará en interiorismo y creatividad como lo ha venido haciendo hasta ahora, y Raúl Vaíllo, que seguirá ejerciendo de capataz.

Una casa, destrozada por la caída de varios pino sobre ella

A principios de este año, un temporal de viento azotó la provincia de Barcelona. La casa en la que vive esta familia sufrió los efectos de ese temporal. Cayeron 32 pinos en el terreno de la vivienda, cinco de ellos sobre la casa y otro sobre el coche que utilizaba Tomás para su trabajo de repartidor.

Los pinos dañaron parte de la azotea de la casa y causaron daños en el tejado, provocando que la lluvia entrara dentro de la casa. El jardín quedó destrozado, con árboles arrancados de raíz por la fuerza del viento. Así, la zona de juego de los niños se había convertido en un lugar peligroso para ellos. Además, la pequeña de la familia, cada vez que hace aire tiene miedo y no quiere dormir en la casa.

Pero dentro de la vivienda, las condiciones tampoco eran las mejores. Aparte de las grietas ocasionadas por la caída de los árboles, la humedad y el frío de las habitaciones hacían que toda la familia durmiera en una sola habitación, la más caliente, ya que ni contaban con calefacción, sólo con una pequeña chimenea.

Es una familia humilde y con pocos recursos económicos, que vive de un sueldo muy bajo. Además, la casa en la que viven no es de ellos, sino de los padres de Tomás. Ellos les dejaron vivir allí cuando tuvieron que abandonar el piso de alquiler en el que se alojaban porque no tenían dinero para pagarlo. Vecinos, familiares y amigos les ayudan económicamente en lo que pueden.

Unas 12.000 familias quieren participar en “Esta casa era una ruina”

El formato original de Endemol USA “Extreme Makeover Home Edition”, producido por Zeppelin, ha sido premiado con dos Emmy y respaldado en todas sus emisiones por la mayoría de la audiencia.

En los últimos meses, los profesionales de este espacio perteneciente al género del make over han atendido a los aspirantes y viajado por toda la geografía nacional en busca de nuevas familias.

Tras este proceso, Jorge Fernández (Premio Ondas y Zapping 2008)  volverá a capitanear, con la ayuda del nuevo equipo de expertos, el programa de Antena 3 que ha cambiado la vida a sus protagonistas.

En sus dos ediciones anteriores, cerca de 12.000 familias han mostrado su disposición a participar en “Esta casa era una ruina”, dato que corrobora el interés que despierta el formato entre sus seguidores.

El programa busca a familias que han pasado por circunstancias difíciles y que desgraciadamente no han podido disponer de una casa en condiciones.

Muchas de ellas están pasando o han pasado por circunstancias difíciles: su casa ha podido ser víctima de una catástrofe natural, tienen problemas económicos o algún miembro sufre una grave enfermedad...

En todos los casos, hay un factor de dificultad o infortunio que les ha impedido hasta ahora poder reunir los recursos necesarios para poder hacer de su vivienda un lugar confortable, digno y agradable.

Apoyo constante de la audiencia

Las emisiones de “Esta casa era una ruina”, ofrecidas como programas especiales, han logrado siempre el apoyo de la audiencia.

El estreno de su primera edición se convirtió en su debut, el 5 de noviembre de 2007, en el mejor estreno de la temporada al congregar frente al televisor a una media de 3.664.000 espectadores (19,9% de share).

La segunda temporada del programa arrancó con un 22,5% de share, su mejor dato de share desde su estreno en 2007, y reunió a 3.083.000 espectadores.

El récord histórico de “Esta casa era una ruina”, tanto en cuota de pantalla, como en miles de espectadores, 23,6% de share y 3.764.000 seguidores, se produce el 8 de octubre de 2008, con ocasión de la edición en Canet de Mar,
cuando fue líder absoluto del día, de su franja y de la oferta televisiva de la noche.

Una transformación 100% constructiva

Una familia a la que la fortuna no ha sonreído, un hogar que apenas puede ser considerado como tal y sólo 10 días para transformar una casa y toda la vida de una familia.

Los principales elementos que utiliza el programa para mostrar estas increíbles transformaciones son:

* El autobús: un autobús especial será utilizado como centro de operaciones del presentador, Jorge Fernández, y del equipo de expertos.

El vehículo es utilizado para trasladarse al lugar elegido para realizar la obra, conocer el caso de la familia y debatir sobre las reformas que se emprenderán en el hogar seleccionado.

* Los obreros: en una frenética carrera contrarreloj, varias cuadrillas de obreros tendrán diez días para renovar radicalmente la casa de la familia elegida, desde las habitaciones, cocina y baños hasta el jardín.

Apenas diez días para un trabajo que podría llevar varios meses en la vida real.

* Involucrar a vecinos y conocidos: dentro de este despliegue de obreros y profesionales, el programa involucrará a los vecinos de la familia, a los amigos, a los allegados…

En este caso, ya no sólo cuenta el número de personas, sino los sentimientos de solidaridad que se generan entre el grupo para conseguir el objetivo común: construir un nuevo hogar para una familia que lo precisa y lo merece.

* Una obra con mayúsculas: El objetivo del programa es transformar una vivienda que se viene abajo en una casa en la que a todos nos gustaría vivir. La reforma tiene que ser radical y para ello hay que “romper” con el pasado y con la estética actual de la vivienda.

El objetivo, convertirla en otra totalmente diferente, sin escatimar esfuerzos: es pues hora de dedicarse a tirar los muros a martillazos, de deshacerse de los muebles viejos… en resumen, de comenzar la casa desde casi los tabiques.

El cambio entre el antes y el después no deberá deja lugar a palabras. Las imágenes lo dirán todo. 

* Vacaciones de lujo: durante los días de la obra, la familia vive su “destierro” entre las comodidades y el relax que disfrutarán alojados en un magnífico hotel en un lugar remoto.

Serán unas vacaciones imprevisibles que terminarán en el momento en que vuelvan a su tierra para conocer su propio hogar.

* El momento más esperado: la llegada de la familia a su nueva casa provocará una gran expectación entre toda la comunidad a la que pertenecen.

Todos sus vecinos y sus seres queridos estarán allí esperándolos. A la vuelta, la familia será el centro de todas las miradas, los protagonistas absolutos del día. A partir de aquí comienza el momento tan esperado: el instante en que conocerán emocionados su nuevo hogar.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba