Entrevista Vertele / Dime Los secretos de las caras de 'Sálvame': hablamos con la polígrafa Conchita

Los secretos de las caras de 'Sálvame': hablamos con la polígrafa Conchita
Los secretos de las caras de 'Sálvame': hablamos con la polígrafa Conchita

Concepción Pérez, la experta en la 'máquina de la verdad' de Telecinco desde hace 5 años, nos desvela cómo trabaja, cómo se comportan los tertulianos, cómo es su relación con ellos, quién se resiste más...

Después de 5 años ejerciendo de poligrafista en 'Deluxe', ya casi te has convertido en un personaje más de 'Sálvame'…

Sí, después de tanto tiempo estoy muy agradecida porque veo que la audiencia ya se toma muy en serio y le da una credibilidad máxima a la máquina.

¿Con quién tienes mejor relación de toda la familia 'Sálvame'?

Tengo más relación con todos a los que les he hecho el polígrafo, porque la prueba requiere que pase mucho tiempo con ellos antes.

“Kiko Hernández se resistía al polígrafo para no desvelar sus intimidades”

¿Quiénes se han resistido más a pasar por el polígrafo?

Kiko Hernández, María Patiño, Gemma López.... Estas últimas aún no lo han hecho.

Kiko Hernández lo hizo por primera vez este martes, exprés y con solo 3 preguntas, y el viernes en 'Deluxe' con sorprendentes revelaciones, como su paternidad. ¿Por qué crees que se ha resistido más que el resto de compañeros?

No sé, supongo que no quiere desvelar sus intimidades. Hay que recordar que también declinó hacer el programa de 'La Caja', por el que sí pasaron otros colaboradores.

“Me gustaría hacer el polígrafo a Rosa Benito, porque las novias de Amador que han dejado muchas cosas en el aire”

¿A quién te gustaría más hacérselo, de todos los que aún no han pasado? ¿Quién te produce más curiosidad?

A Rosa Benito, porque han pasado varias novias de Amador que han dejado muchas cosas en el aire, y ella es una persona muy interesante para aclarar todas estas dudas.

¿Por qué crees que no quiere hacerlo Rosa?

No lo sé, porque siempre se ha prestado a otras iniciativas de 'Sálvame' y sin embargo, al polígrafo siempre ha dicho que no. Quizá porque ha estado jugando a decir cosas que sabía o que no sabía y luego sí...

¿Y María Patiño?

María Patiño, al llevar menos tiempo en el programa, creo que no se lo han propuesto. Además su vida es más transparente y no ha creado polémicas nunca.

De todos los colaboradores que han pasado por tu máquina, ¿quién ha sido el más natural?

La mayoría lo son, excepto una persona que no te puedo decir el nombre, que es una persona más complicada en sus expresiones. No es clara, al pan pan y al vino vino, y nos hace estar más tiempo. Pero en general los colaboradores son muy serios, no tratan de engañar ni se suelen quejar. Los más conflictivos suelen ser los neofamosos, alguna persona joven y oportunista que viene al programa porque han tenido una relación con alguien.. Son los que menos en serio se lo toman.

“Jorge es muy especial para mí”
¿Cómo es tu relación con Jorge Javier?

Jorge es especial, se le ve. Le aprecio muchísimo, es una persona con una preparación y base cultural y personal increíble. Le hago una reverencia cuando lo veo. Además en un momento difícil se prestó a hacerse un polígrafo el día que se marchaba de vacaciones de Navidad. Le tengo mucho cariño, es especial para mí.

¿Crees que repetiría?

Sí, estuvo encantador y totalmente entregado a lo que tenía que hacer, lo hizo perfectamente.

Y el resto de colaboradores, ¿cómo les ves?

Son lo que se ve, tal y como se muestran. Después de tanto tiempo no podrían engañar. El público ya sabe cómo son.

“De Belén lo sé todo, no tiene ningún secreto conmigo”

¿Qué te gustaría saber de Belén Esteban?

De Belén sé todo, ya he hecho tres polígrafos y Belén conmigo no tiene ningún secreto. Se lo haría más bien a personajes conocidos pero no de la televisión.

¿A quién se lo harías?

A mí me gustaría hacérselo al Arzobispo de Zaragoza, que le han echado de la Iglesia porque ha jugado con dinero de los fieles. Eso no se ha sabido. Yo, porque lo conozco, porque ha sido una persona para mí muy cercana, sé que le han sacado de la Iglesia por tapar una vida oscura que tenía con otros curas. Ya no ejerce como tal. Y a esa persona sí me gustaría hacerle el polígrafo para averiguar la verdad de lo que ha pasado. Y a la Infanta Cristina, que a estas alturas ya no cuela que se haga tanto la tonta. (Risas)

¿Y cómo fue el polígrafo de Terelu?

Terelu estuvo muy bien. Fue encantadora, facilitó todo.

¿Cuál es la revelación de todos los colaboradores que lo han hecho que más te ha llamado la atención?

Quizá mi amigo Víctor Sandoval cuando dijo que había sido un cornudo consentido. Me contó con pelos y señales, y no me lo podía creer.

¿Quién miente (o lo intenta) mejor y quién miente peor de todos ellos?

Peor no te puedo decir… El que mejor se ha mostrado siempre es Kiko Matamoros, no pone nunca pegas a hablar de su hijo. Conmigo no se cierra ninguno. Van a demostrar algo que se ha puesto en duda. Y les conviene ser sinceros. Los conflictivos son los temas de infidelidad.

A estas alturas, debes ser una de las personas que mejor les conoce a todos... ¿Hasta qué punto te implicas en conocer la vida del personaje al que haces la prueba?

Paso muchas horas con ellos antes de la prueba donde me cuentan todo. Pero después lo 'borro' todo de mi memoria. Lo uso solo para la prueba.

¿Existe el secreto profesional?

Sí, totalmente. Anda que no sé yo cosas.... Pero el secreto está por encima de todo.

Así funciona el polígrafo de Conchita

¿Cómo es el proceso para hacer la prueba del polígrafo?

A mí me avisan el jueves porque siempre están con la actualidad y esperan al último momento para elegir lo que más interese al público. Yo acudo por la mañana a Telecinco y Dirección me pasa las preguntas. Yo ni quito ni pongo. Previamente desarrollamos una a una las preguntas porque lo importante es que la persona que se va a someter a la prueba recuerde todo y sepa muy bien de qué estamos hablando. Cotejo todo con ellos, me cuentan todo lo ocurrido… Después ya les ponemos los electrodos. Tras cada pregunta hay 23 segundos de espera, que es cuando el cuerpo reacciona. Y luego les hago una prueba con una mentira dirigida para que vean que el polígrafo funciona. Les digo que pongan un número entre el 2 y el 6. Luego les pregunto, ¿has escrito el 1? o ¿has escrito el 7? Ahí con su respuesta yo ya sé que me dicen la verdad, porque no les había dado opción a hacerlo. Ahí es cuando yo les demuestro que el polígrafo funciona y es cuando ellos empiezan a ponerse nerviosos. Pero mi obligación es relajarles y que vean que estoy ahí para ayudarles a contar su verdad, no para agredirles o pillarles en una mentira.

¿No supone mucha responsabilidad por tu parte juzgar si una persona miente o no?

Sí, porque tengo que emitir un juicio sobre el comportamiento de una persona, que queda de por vida. Pero tengo mucha tranquilidad con mi trabajo.

Cuando haces la prueba, ¿hay también algún responsable del programa o se la haces tú a solas?

Para que una prueba sea eficaz tenemos que estar completamente solos. Hay un cámara, eso sí. Se graba por el bien de ambas partes, para que no haya malentendidos. Pero eso nunca sale, es solo para tener una prueba de que todo se ha hecho correctamente.

¿Os ha demandado alguien alguna vez?

No, todos hacen la prueba voluntariamente, firman y cobran por ello. Saben a qué se exponen.

¿Alguno se ha quejado o enfadado con el resultado y lo ha pagado contigo?

Si ha habido problemas, ha sido con dirección, no conmigo. Pero todos aceptan al final el veredicto, porque saben que está avalado. Y son las reglas del juego.

¿Qué fiabilidad o margen de error tiene el polígrafo?

No depende de la máquina sino del poligrafista, de su capacidad para relajar a la persona. Un juez o un médico se equivoca... Pero la fiabilidad de la máquina es absoluta. El resultado es seguro siempre y cuando las preguntas sean las adecuadas. El polígrafo no entiende de sentimientos, no se pueden hacer preguntas de este tipo, porque los sentimientos son variables, una persona te puede caer bien y al día siguiente te enfadas con ella y sientes otra cosa.... Pero con hechos reales ocurridos en el tiempo es 100% fiable.

¿Qué movimientos nos delatan que mentimos?

Depende de las personas, algunas es por la respiración abdominal, otras por la respiración torácica o la sudoración a través de las manos. Son las ramificaciones nerviosas a la altura del corazón y el abdomen fundamentalmente. Y también la presión sanguínea. Y para aquella gente que cree que lo va a superar tenemos la almohadilla para el ano. Porque por mucho que alguien intente estar muy tranquila por algún sitio se escapa, y es por el esfínter. Se abre y se cierra sin poderlo controlar, y la máquina lo mide.

También haces sesiones particulares... ¿de qué tipo suele ser el conflicto?

El polígrafo es la forma más eficaz, rápida y económica para salir de dudas. Cuando pillan a una persona con una infidelidad, el engañado quiere creer pero prefiere quedarse más tranquilo haciendo la prueba. La sesión cuesta 475 euros. Estuve en una empresa con un robo muy importante y todos eran sospechosos, casi 40 personas. Y encontramos al culpable. La Policía me felicitó. Y luego me encargaron un caso de una comunión en un chalet donde había habido un robo, y detectamos que había sido uno de los sobrinos. Incluso el CNI le da credibilidad. Ellos tienen aparatos pero no los usan.

¿Tú podrías engañar a la máquina?

Yo la engañé en una prueba de curso, pero con una pregunta tonta. Cuando una persona ha robado o ha hecho algo gordo, te aseguro que después de estar cuatro horas conmigo no se le ocurre intentar engañar porque sabe que se la pilla.

¿En algún polígrafo ha habido alguna pregunta que el invitado ha pedido que no salga?

Casi siempre se hacen más de las que salen pero es por cuestión de tiempo.

¿Tú te prestarías a hacerlo si te lo pidiera el programa?

No, porque no hay nada interesante, y lo que tengan que saber de mí me lo pueden preguntar a mí. (Risas)

¿Pero alguna vez has pensado que puedes terminar convirtiéndote en un personaje de ‘Sálvame’? ¿Te gustaría?

No, nunca sería un personaje, soy una persona profesional que desarrollo mi trabajo lo mejor que puedo pero no quiero ser más.

Durante la emisión del programa, antes de emitir tu veredicto tras una pregunta, haces una larga pausa…

Sí, eso es dirección, que me dice cuando tengo que contestar para crear expectación .

“Por la calle me llaman guapa, algo que me sorprende a mi edad”

¿Tus amigos y familiares te piden que les hagas la prueba para algún caso personal?

No, esto es muy serio. Es una prueba científica que no se puede tomar a la ligera.

¿Qué te dice la gente por la calle?

La gente por la calle me dice que ve el programa por mí, que lo hago muy bien. Es curioso que personas que no me conocen de nada me digan guapa por la calle. Eso a mi edad te sorprende mucho. Pero siempre con mucho cariño y respeto.

¿Cómo es tu vida y situación personal?

No estoy casada ni lo he estado nunca. No tengo hijos. Estudié Turismo y soy directora de hotel. También he estado en el mundo el petróleo más de 20 años, en estaciones de servicios familiares. En un momento de mi vida tuve que demostrar un hecho sin testigos, y me di cuenta de que había un vacío social para personas en mi misma situación. Me llevó a investigar y me interesé por este mundo. Fui a una escuela de la American Poligraph Association. Soy la única española en esa asociación. Ahora soy la propietaria de Grupo Verity, acreditada por esta asociación. Y ahora vivo ayudando a personas a demostrar que dicen la verdad.

Demandas de El Pilar de Zaragoza y el poligrafista de Antena 3

El Pilar de Zaragoza te demandó por las pulseras que haces de la Virgen del Pilar y que muestras a menudo en el programa. Dicenque ha habido una utilización de un diseño industrial…

En mi tiempo libre hago pulseras con la medida de la Virgen del Pilar. El beneficio es para una ONG de Zaragoza. Yo estoy en el departamento que ayuda a los niños hasta 14 meses.El arzobispo de Zaragoza dice que las cintas que se venden no se pueden coser. Se creen que la Virgen del Pilar es solo de ellos, que tienen la patente. Me dieron la razón en primera instancia, y ahora está en el Supremo y recurrido.

También tuviste enfrentamientos legales con José Antonio Fernández de Landa, el poligrafista que trabajó para Antena 3 (‘DEC’), con quien tuviste una relación…

Hace muchos años. Este señor estaba en Antena 3. Cuando yo empecé a ser poligrafista se empezó a meter conmigo. Yo fui a Antena 3 a decirles quién era, y desde esa misma tarde no salió más. Empezó una guerra conmigo que me ha puesto cinco juicios penales, que he ganado todos. Como no tiene otra cosa que hacer se dedica a hablar de mí. Pero él tiempo pone a cada uno en su sitio, y él no ha vuelto a trabajar y yo sí, afortunadamente. Contraté a un investigador que encontró en la red 1.300 comentarios negativos hacia mí. Indagando vimos que lo hacía a través de 5 cuentas en Facebook y Twitter. He ganado el juicio gracias a la policía científica y tuvo que pagar las costas.

¿Ya no hay relación entre vosotros?

No, ha sido un acoso impresionante los siete años últimos. Si el tiempo que ha invertido en esos comentarios lo hubiese dedicado a trabajar…. Es una obsesión absoluta y a degüello porque me conoció solo cuatro meses.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba