Entrevista El Estado seguirá avalando la deuda de RTVE en 2004

Ignacio Ruiz-Jarabo, Presidente de la SEPI. concede hoy una entrevista al diario Cinco Días donde habla ampliamente de su gestión en RTVE. La reproducimos por su interés

La reciente decisión del comisario de la Competencia, Mario Monti, de impedir el aval del Estado a la deuda de Radio Televisión Española (RTVE) le ha complicado la vida. La presión de Bruselas le ha obligado a explicar los avances de los planes de la SEPI en el saneamiento de RTVE. Entiende que las nuevas directrices de Bruselas no afectarán en exceso al ente, cuya deuda seguirá disfrutando el año que viene del aval del Estado. Y defiende que el momento de la verdad llegará para la radiotelevisión pública a finales del año que viene; situada ya sin déficit y con deuda cero, una vez que el Gobierno tome la decisión de qué hacer con el abultado endeudamiento crónico de la televisión publica.

Pregunta. El comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, ha puesto de nuevo de actualidad a RTVE. ¿Qué impacto va a tener en la situación del ente público la decisión del comisario de la Competencia impidiendo que la deuda de RTVE cuente con aval público?

Respuesta. Lo más importante de la decisión de Monti es lo que no ha hecho. No ha abierto ningún expediente. Y ha dicho exactamente que hagamos lo que llevamos haciendo dos años en RTVE.

Lo primero que dice Monti es que una televisión pública tiene que tener los suficientes instrumentos jurídicos y técnicos como para tener perfectamente identificado el coste neto en el que incurre para proporcionar el servicio público. Pero ajustarse a lo que quiere Monti no supone detenerse ahí. Primero hay que definir lo que es el servicio público y luego saber lo que te cuesta. Todavía no estamos en condiciones, aunque estamos a punto de tenerlo, de hacer un cálculo riguroso de costes.

Pero Monti dice que, una vez que esa información esté disponible, se ha de cumplir con el principio de proporcionalidad, que quiere decir que ese coste real debe marcar el máximo que se pueda aportar a RTVE. Esto precisamente es lo que nosotros habíamos definido hace un año en el plan marco.

Monti dice, además, que la subvención de RTVE es escasa. Nosotros ya lo habíamos dicho en el plan marco. En los dos últimos años hemos logrado desbloquear la subvención, que llevaba dos años congelada, incrementándola por encima del IPC. Sabiendo que la subvención habrá que ponerla en un nivel suficiente a finales de 2005.

Pero de nada vale conocer el coste neto si no se funciona de una forma eficiente, éste es el corazón de nuestra actuación, y con buenos resultados hasta ahora.

Monti también dice que el hecho de que la deuda de RTVE esté avalada por el Estado supone una situación de privilegio respecto al resto de los operadores del mercado y, por tanto, ese privilegio debe acabar. Nosotros queremos ir más lejos que , no sólo queremos que acabe la garantía del Estado, deseamos acabar con la deuda; que el problema histórico se resuelva con una solución que el Gobierno tendrá que adoptar entre las varias alternativas que estamos preparando, pero queremos colocar a RTVE en break even, en rentabilidad. Por lo tanto, si no hay deuda, el problema de quién la garantiza desaparece.

Por lo tanto, creemos que vamos a poder compatibilizar los términos concretos de las recomendaciones de Monti, si es que los hay, con lo que estamos haciendo.

P. Y hasta que se alcance el equilibrio, ¿seguirá el Estado avalando la deuda de RTVE?

R. El break even debemos alcanzarlo en 2005, por lo que estamos hablando de un último año en el que el Gobierno debería seguir avalando la deuda.

P. ¿Y eso no incumpliría lo que ha dicho Monti?

R. No, porque Monti no ha establecido un plazo perentorio.

P. Dentro de esta búsqueda de la aceleración de los procesos, ¿es un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) en RTVE la madre del cordero?

R. Es muy importante, pero no es la madre del cordero. En RTVE no es un elemento extraño, hasta hace unos meses había uno en marcha que ha estado abierto tres años.

Pero un ERE en RTVE debe ir acompañado de una decisión sobre la dimensión de la plantilla. De nada vale adoptar una solución de este tipo si no se toma a la vez sobre el marco laboral de RTVE y un plan de producción propia. Si adoptamos una decisión inteligente sobre los tres aspectos, RTVE habrá dado una salto cuantitativo y cualitativo en eficacia.

P. ¿Pero hay en marcha un expediente formal?

R. No hay nada en marcha. No hay ninguna propuesta, pero digamos que está en el ambiente. No es la primera y la última vez que los directivos de la SEPI y los trabajadores de RTVE han comentado encima de la mesa esta posibilidad. Pero no hay abierto un proceso de negociación. Lo que sí está es el convenio el 2003, que está vinculado a que este mismo año se produzca de forma pactada una reducción de categorías laborales como primer paso hacia lo que puede ser una reforma más amplia del marco laboral.

Esto si está pactado y está ahora abierto en la mesa de negociación. Un eventual acuerdo en este punto daría derecho a los trabajadores a un aumento salarial del 0,5%.

P. Si Bruselas objeta el aval del Estado a la deuda de RTVE, con más razón podría poner peros a la eliminación de toda la deuda...

R. Yo creo que no, porque incluso el documento elaborado por Monti da algunas pistas. El origen de la deuda de RTVE se produce cuando se incurre en déficit, y ese momento es anterior a nuestra entrada en la Comunidad Europea.

Por tanto, como el origen del problema es anterior, se trata de un tema histórico no sobrevenido. No tendremos ningún problema, pero efectivamente habrá que consultarlo en todo caso con Bruselas.

P. ¿Y cómo piensa eliminar la deuda?

R. Estamos planteándonos todas las alternativas teóricas posibles y en cada una de ellas construimos una relación de ventajas e inconvenientes. Además, hemos elaborado informes sobre la forma en que se podrían instrumentar cada una de esas soluciones. Y ese informe se lo entregaremos en su momento al Gobierno para que decida.

P. ¿Cuántas alternativas son?

R. Son varias combinaciones. Manejamos todas las posibilidades teóricas como que el Estado asuma toda la deuda y la pague de golpe. También que se establezca un plazo de pago de varios años. Dentro de esta última posibilidad se abre la alternativa de una titulización con un ingreso vinculado específico o nutriéndose directamente de los ingresos generales del Estado. O con una combinación de ambas cosas. Una parte de la carga de la deuda se pagaría con cargo a ese ingreso específico y el resto con cargo a los Presupuestos del Estado.

Hay más opciones. También se puede quedar la deuda en RTVE. Si es así y ella se encarga de la carga de la deuda, se la va nutriendo de los ingresos suficientes para que la atienda. Estos ingresos pueden ir contra Presupuestos o contra un ingreso específico o establecer una combinación mixta. Las posibilidades son variadas y numerosas, pero será el Gobierno el que tenga la última palabra.

P. Cuando habla de ingreso específico, ¿se trata de un impuesto como el que existe en otros países? Un canon en definitiva...

R. Sí, un impuesto, un recargo. Estudiamos y analizamos cualquier posibilidad teórica sin descartar ninguna.

P. Y en este contexto, ¿cómo encaja la intención de limitar la capacidad de emisión publicitaria en RTVE que puso en marcha el Ministerio de Ciencia y Tecnología?

R. Es uno de los temas que hay que discutir y analizar en profundidad. Y no tanto por cuánta publicidad global hay en RTVE, que seguramente habrá que limitar, sino si es razonable o no discriminar la publicidad en televisión, tanto por contenidos como limitando la emisión por franjas horarias.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba