Innovación Nuestras series también se apuntan a la moda "Ally Mcbeal"

Es el caso de Periodistas, que comienza a utilizar el recurso de mostrar en imágenes los sentimientos y fantasías de sus personajes

A principios de los 90, la serie Sigue soñando (Dream on), emitida por Canal Plus, mostraba las imaginaciones románticas del personaje principal a través de películas antiguas en blanco y negro. Sin embargo, fue a partir de 1997, cuando el escritor y productor de Ally McBeal ilustraba las neurosis de su protagonista con repentinas fantasías y alucinaciones a través de imágenes exageradas.

Era "Ally en el país de las Maravillas"; se sentía humillada y literalmente se encogía en la silla de su oficina; tenía pensamientos lujuriosos, veíamos caer su enorme lengua al suelo; pensaba que había metido la pata, su puño se hacía tres veces más grande y le tapaba la boca para que no hablara más; sentía rencor hacia alguien, a éste le golpeaba un enorme mazo digital. Pero sin duda, el ejemplo perfecto era cuando entraba en contacto con un niño imaginario generado por ordenador que representaba la voz de su conciencia.

En la actualidad, estas "florituras" son un elemento común en las series de mayor éxito de la pequeña pantalla. Los Soprano (Canal Plus), incluye alucinaciones febriles en imágenes, como el momento en el que el mafioso Tony escucha la voz de su compañera Pussy saliendo de un pescado muerto. Malcom (Antena 3) y Una vez más (Telecinco), también rompen normalmente la acción para que los personajes puedan contarnos su verdaderos sentimientos. Secretos que a menudo se aparecen con voz e imagen, como pudimos ver en el capítulo de Periodistas del pasado lunes, cuando una de las jóvenes redactoras imaginaba al nuevo becario del "Crónica" haciendo un streap-tease allí mismo.

Explorando nuevos campos en la ficción

Desde finales de los 90, los creativos de las series de ficción han exprimido sus ideas hasta lo que da de sí la ficción televiva. Una larga lista de series norteamericanas que vemos o hemos visto en nuestro país parecen tener a Lewis Carrol (autor de Alicia en el país de las maravillas) como referente, en el sentido de que son capaces de transportarnos a través de un cerebro en forma de vaso transparente y dentro de las fantasías de las vidas de los personajes.

Para el desarrollo de sus historias se han servido de las últimas técnicas más innovadoras y la voz superpuesta. Mientras que todas las series hasta hace bien poco se han mantenido en la mismas convenciones de los últimos 50 años, los dramas y las comedias de hoy se están transformando, dando una vuelta de tuerca más a estas reglas, llegando incluso al punto de mostrar en imágenes los sueños de sus personajes. Hasta el momento, el resultado se asemeja mucho a un dibujo animado; desafían la ley la gravedad, de las imágenes y poseen un tono eminentemente humorístico. Además, estas técnicas no son sólo utilizadas para desvelar los pensamientos de los personajes, también se usan para captar la atención de los telespectadores en momentos determinados y estimularles a seguir viendo la serie.

A pesar de la innovación que supone, algunos críticos consideran que se está haciendo un uso desproporcionado de este recurso en muchas de las nuevas series; opinan que debe ser utilizado para añadir un tono de humor, no para explicar un determinado guiño. El objetivo de hacer imagen la fantasía es dotar a la serie de otro punto de vista, esto es, el trasladar al telespectador los sentimientos de un personaje, y no para hacer bromas fáciles que no tengan relación con la historia.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba