Estudio El sexo y la violencia no "venden" en televisión

Una investigación realizada en la Universidad de Iowa (Estados Unidos) concluye que los espectadores de este tipo de contenidos son más proclives a olvidar la publicidad, tanto si les ha gustado el programa como si no

Aunque siempre nos han enseñado que el sexo y la violencia es lo que más “vende” en televisión, un reciente informe viene a demostrar lo contrario, al menos para los anunciantes.
Los telespectadores de programas con contenido sexual o violento explícito tienen menos tendencia a recordar los anuncios inmediatamente después de verlos e incluso 24 horas después. Ésta es la conclusión del primer estudio publicado en el que se examina el efecto del sexo televisado en la memoria de los mensajes comerciales, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) y dado a conocer en la revista Journal of Applied Psychology.

En un experimento en el que participaron 324 personas adultas (de entre 18 y 54 años), los investigadores asignaron a los participantes a que vieran un programa de televisión que podía tener tres tipos de contenido: sexual, violento o neutral. Cada programa contenía nueve anuncios de productos de gran atractivo para el consumidor, como refrescos, cereales y detergente de lavadora. Nada más ver el programa, los participantes rellenaban un test en el que trataban de recordar los nombres de las marcas vistas en los mensajes comerciales. Al día siguiente se les preguntó por teléfono para ver si recordaban las marcas anunciadas.

El sexo y la violencia explícita limita el impacto de la publicidad

Los resultados mostraron que aquellos participantes que vieron los anuncios durante el programa neutral (sin sexo ni violencia) tenían mejor memoria de los productos anunciados que los participantes que habían visto los anuncios durante los programas de sexo o de violencia. De los 9 anuncios, los encuestados que habían visto la programación neutral recordaron 3,15 spots, mientras que los que vieron contenido violento recordaron 2,09 y los de temática sexual 1,72. El estudio demostró también que el impacto había sido el mismo, tanto para los participantes que disfrutaron el programa como para los que no.

Los mismos autores de este experimento ya habían mirado antes el efecto del contenido violento en el recuerdo de los mensajes comerciales de los telespectadores, pero el presente estudio es el primero que incluye el sexo en este enfoque. Los especialistas indican que es posible que, cuando el espectador centra su atención en el sexo o en la violencia, puede verse abrumado por pensamientos inducidos y reducir la atención prestada a los anuncios. El próximo estudio de la Universidad de Iowa, que se completará en los próximos meses, examina el impacto de los anuncios que mejor encajan con el contenido de los programas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba