Crónica Una tarde en el casting de azafatas para el "1, 2, 3"

Cerca de 300 chicas se dieron cita el pasado miércoles en los estudios de TVE para probar suerte ante Chicho. Os contamos lo que allí pasó

No era el proceso de selección para participar en Operación Triunfo, ni tampoco en Gran Hermano, tal vez era algo más, o por lo menos diferente: el casting de azafatas para el próximo 1, 2, 3. Este pasado miércoles 22 de octubre, a eso de las cinco de la tarde, cerca de 300 chicas se dieron cita en los Estudios Buñuel que Televisión Española posee en la capital de España. Aquello parecía la mayor concentración de belleza femenina por metro cuadrado nunca vista. La ocasión no era para menos: ser elegida para el programa estrella de esta temporada, formar parte del regreso más esperado en televisión de los últimos tiempos.

Ls chicas, conscientes de ello, reflejaban en sus rostros el nerviosismo de las grandes citas. Calentaban motores por los pasillos del plató con ejercicios de flexibilidad, se abrazaban entre ellas para darse ánimos ante la prueba o se reían nerviosamente esperando el gran momento. El 1, 2, 3 no es el Telecupón y ser azafata en este programa supone dar un salto cualitativo en la carrera de cualquiera, y si no acordémonos de Victoria Abril, Paula Vázquez, Silvia Marsó o Nina, entre muchas otras. Igual que las "chicas de Almodóvar" en el cine, a las "azafatas de Chicho" se les ha clasificado como un estirpe especial dentro de la televisión.

Procedentes de todos los puntos del país y parte del extranjero, las había de todos los colores y sabores: guapísimas, normales y menos afortunadas, altas, medianas y bajas, tipazos y tipines, delgadas y gorditas, morenas, rubias y pelirrojas, latinas y anglosajonas, maquilladas, siliconadas, curvosas, vestidas de traje, de sport, con tops mínimos que insinuaban o claramente enseñaban... ¡Vamos!, el plantel perfecto para cumplir el sueño erótico de Woody Allen. A cada una de ellas se le asignó un número en forma de pegatina sobre el pecho para acudir, en fila india de a diez, a la tarima donde emergía el imponente jurado presidido por Chicho (ver vídeo).

Durante la prueba, éste las animaba a mostrarse con la mayor tranquilidad y naturalidad posible, algo que en estos casos resulta casi imposible pero que, a la postre, resulta definitivo para el triunfo. "Elijo a las azafatas por su sonrisa", aseguraba el veterano productor hace unos días... Pues, ¡ala!, todas a sonreír. La primera criba se hizo en virtud de un mini paseo sobre el escenario, que dejó fuera ya a unas 150 aspirantes, y la segunda sobre una coreografía guiada por una profesional del fitness que, más que menos, las chicas sobrellevaron con aguante. Las que no eran elegidas se iban marchando poco a poco con una cierta y lógica cara de decepción, mientras otras eliminadas se sentaban en la parte alta del graderío para presenciar el recorrido de sus compañeras.

En uno de los pequeños descansos entre ambas pruebas, el momento más divertido de la tarde: Juan, el rubio con coleta de Cruz y raya, apareció de la nada, vestido de maruja con bata de guata, y se puso a desfilar allí delante en lo que era una parodia simpática del casting. Según afirmó él mismo: "¿No tengo muchas posibilidades, verdad Chicho? A lo que éste respondió irónicamente: "nunca se sabe". Otras de las visitas inesperadas de la jornada, esta mucho menos lúdica, fue la del director de TVE, Juan Menor, que se abrazó con Chicho y le deseó suerte en la aventura.

El presentador estuvo allí

Junto a la gran calabaza Ruperta de fondo, adivinamos por un momento la presencia de un joven alto, con gafas, cuyo rostro nos era algo familiar pero no del todo. Tras meditar unos segundos... ¡Ya está! ¡Luis Ángel Roderas! el que será presentador del 1, 2, 3. Un debutante en la televisión nacional que viene de la local de Aragón y a quien, a partir de mediados de diciembre, le cambiará la vida por completo. Allí estaba él, pasando totalmente desapercibido para la mayoría de las chicas, que si hubieran sabido quién era...

Con éstas realizando el casting a pleno pulmón, nosotros nos dirigimos a él para "cazarle". Nos atendió con toda amabilidad, charlamos durante un largo rato y nos contó algunas cosas que publicaremos próximamente en una extensa entrevista para Vertele. Del proceso de selección, 40 chicas han resultado finalistas y su siguiente paso será una entrevista personal con Chicho, en virtud de la cual entrarán, o no, en el selecto club de las doce elegidas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba