Entrevista "A las telenovelas hay que darles tiempo para que funcionen"

Hablamos con Juana Uribe, productora de "Betty, la fea" y creadora de "El auténtico Rodrigo Leal", la serie colombiana que adaptará Antena 3

La colombiana Juana Uribe es una de las autoras de telenovelas más prestigiosas de Latinoamérica. Además de producir “Betty, la fea”, ha ideado, escrito y producido otros seriales de gran éxito en Colombia como “El inútil” y “La baby sister”. Una de sus últimas creaciones, “El auténtico Rodrigo Leal, llegará a España en septiembre a través de la adaptación que realiza Grundy para Antena 3.

La serie, que comenzó a rodarse el 27 de junio, está protagonizada por Iván Sánchez ("La sopa boba"), Cristina Urgel (presentadora de MTV España), Fernando Albizu ("Casi perfectos") y Laura Manzanedo ("La Selva de los Famosos" y "Al salir de clase"). Es una comedia sobre el mundo de la televisión y los reality shows que cuenta la experiencia de un joven que simula ser gay para participar en un concurso de convivencia.

¿Cómo surge la idea de adaptar a España “El auténtico Rodrigo Leal”?

Antena 3 vio la serie original, le pareció interesante para el mercado español y que se podía adaptar con éxito aquí. Se inició la negociación con Grundy, que tenía los derechos, y después se formó un taller de guionistas españoles y comenzó a estudiarse la viabilidad del proyecto.

¿En qué te inspiraste para escribir esta telenovela?

El mundo de los realities de convivencia, como “Gran Hermano”, siempre me ha fascinado porque me sorprende mucho que una persona tome la decisión de entrar en un concurso de este tipo y venda su intimidad. Yo siempre pensé que los primeros concursantes de reality shows no tenían ni idea de donde se metían y no medían las consecuencias de lo que hacían. Quise ponerme en el lugar de uno de ellos, que lo hace por necesidad, como el protagonista de “El Rodrigo Leal”. Por otro lado, me pareció interesante combinar los aspectos positivos del reality show, es decir, su narrativa, su manera de contar historias sin mucha continuidad (el reality demostró que el público está más preparado para ver historias fragmentadas de lo que uno creía) con las virtudes de la telenovela. Era un reto juntar ambas cosas.

¿Cuál es la clave del éxito en “El Rodrigo Leal”?

Es una telenovela para toda la familia pero muy atractiva visualmente para la gente joven. En primer lugar, el público se enganchó con la historia de amor y con el conflicto del protagonista. Y para la gente que ha visto reality shows resultaba muy atractivo porque era como ver las dos cosas. Normalmente el público que ve los realities sospecha de lo que hay detrás, en el backstage, pero nunca lo había visto y aquí lo puede ver. La serie tiene ese doble atractivo, de ver lo que el mago esconde.

¿Es “El Rodrigo Leal” un reflejo de la sociedad colombiana como era “Betty, la fea”?

Es un claro reflejo de la naturaleza humana, más que de la sociedad colombiana. De hecho, por eso se pudo adaptar a España. Era todo muy universal, y los aspectos más locales los hemos cambiado.

¿La serie de Grundy es una adaptación fiel o habrá cambios importantes?

Es bastante fiel porque la idea central es muy universal. El protagonista es un joven que decide participar en un reality show, algo que estamos viendo a menudo hoy día. Se cambió la profesión de algunos personajes para que fuera más creíble en España. Por ejemplo, si la familia política de Rodrigo allí tenía un supermercado típico colombiano, aquí será una cervecería. Pero la esencia de la serie permanece.

¿Cómo se ha seleccionado al equipo de guionistas y cuál es tu grado de implicación en el proyecto?

Se hizo un casting de guionistas con gente que había trabajado en reality shows y otros que tenían experiencia como guionistas de telenovelas. Yo participé en el taller de adaptación, les expliqué cómo era la esencia de los personajes principales. Mi papel es fundamentalmente de asesoría.

Tras el éxito de “Betty, la fea”, Antena 3 y Telecinco se animaron a emitir otras dos telenovelas colombianas, “El inútil” y “La Baby Sister”, las dos creaciones tuyas. Sin embargo, ninguna de las dos funcionó como se esperaba y fueron retiradas al poco tiempo de su estreno. ¿A qué atribuyes este fracaso?

A las telenovelas hay que darles el tiempo necesario y a ninguna de las dos se lo dieron. Con esto no quiero decir que de haber tenido más paciencia con ellas hubieran funcionado, porque realmente no lo sé, pero el fenómeno de “Pasión de gavilanes” es un buen ejemplo de cómo una telenovela puede empezar muy abajo, y si se le da el tiempo, terminar arrasando. Por otra parte, en el caso de “El inútil” y “La baby sister”, también partieron los capítulos, que eran de una hora de duración, lo cual también dificultó que la audiencia se enganchase. A todo esto hay que sumar que el público venía de ver “Betty, la fea”, que había dejado el listón muy alto.

¿Cuáles son los ingredientes para el éxito en un culebrón?

De entrada, dejar de llamarlo “culebrón” y dejar de verlo como un género menor. Es un género muy bonito y con muchas posibilidades. Quizá en Latinoamérica hemos evolucionado más en este género, precisamente, porque siempre lo hemos visto como un género importante. Nuestros críticos siempre vieron la telenovela como un producto cultural en el sentido de que era una expresión de nuestra esencia, y nunca ha habido una posición intelectual contraria a la telenovela. Aquí valoramos el género. Uno no produce bien algo que mira con desprecio y eso ha cambiado mucho, por fortuna. La telenovela es fundamentalmente una gran historia de amor. Y sobre todo, un amor muy imposible, cuya imposibilidad no es intelectual, sino real. Y es una historia donde lo que importa no es lo que ocurre, sino lo que la gente siente de lo que pasa. Es el mundo de las emociones. El gran secreto está en perder ese miedo a contar los sentimientos.

¿Cómo explicas el fenómeno de “Pasión de gavilanes”? ¿Qué tiene esta telenovela para que arrase como lo ha hecho en todos los países en los que se ha emitido?

Es una historia clásica metida en una producción muy bonita. En general, las telenovelas tienen mujeres muy bellas. “Pasión de gavilanes” también, pero además tiene hombres muy atractivos que gustan mucho al público femenino. Por otra parte, la historia central es muy fuerte. Porque no tiene una sino tres historias de amor y venganza, con conflictos que se van alternando entre los personajes. De todas maneras, el autor de “Pasión de gavilanes”, Julio Jiménez, es uno de los mejores guionistas de telenovelas en Colombia que siempre ha tenido mucho éxito con todo lo que ha hecho.

En Latinoamérica las telenovelas se emiten en prime time, pero en España estamos acostumbrados a que se ofrezcan por la tarde, lo cual supone un problema porque a menudo se las critica por incumplir el código de protección infantil. ¿Es apta para todos los públicos “El Rodrigo Leal”?

Sí, es una telenovela que no tiene ningún contenido prohibido, que aunque aborda historias complicadas, nosotros siempre cuidamos de que sean historias constructivas. No creo que los temas en sí sean conflictivos, sino la manera en que se traten. Y en el caso de “Rodrigo Leal”, es elegante y respetuosa.

Pero en general, las cadenas españoles se quejan de la dificultad de encontrar una telenovela latinoamericana que sea de corte “familiar” y apta para todos los públicos….

Es cierto que existe un tipo de telenovela muy truculenta. Pero “El auténtico Rodrigo Leal” es una comedia, sin exceso de violencia, sexo o cualquier cosa que haga daño a un menor. Cuando hay comedia es difícil que se incumpla el código. Uno puede contar una gran historia de amor sin necesidad de matar o violar a nadie. Aunque éste es un recurso que se utiliza muchas veces, cuando los argumentos se agotan y los guionistas tienden a “sacar el revolver”, pero no es obligatorio.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba