Estados Unidos La "telerrealidad" entra en crisis tras los ataques terroristas

Aunque la temporada de otoño comenzó hace tan sólo una semana, los últimos datos de audiencia descubren que el interés del público por los reality shows ha decrecido en favor de los programas veteranos y los informativos

Así lo demuestra el fracaso de la segunda edición de The Mole en la ABC -en el que un grupo de jóvenes convive tratando de descubrir a un espía entre ellos-, el de The Amazing Race en la CBS, Love Cruise en la FOX y Lost en la NBC. Incluso la audiencia del concurso ¿Quiere ser millonario? -que consigue situarse cada semana entre los diez espacios más vistos- se ha visto resentida en los últimos días.

Algunos ejecutivos creen que la culpa de la escasa acogida del público a los reality shows recién estrenados la tienen los ataques terroristas del pasado 11 de septiembre. Los especiales informativos han obligado a cortar y aplazar la emisión de muchos de ellos, con lo que han podido perder su impulso inicial. Además, las imágenes reales de pérdida y destrucción ofrecidas repetidas veces por todas las televisiones podrían haber influido en la apatía de los espectadores por los conflictos insignificantes habituales en programas de este género.

Survivor tiene la respuesta

Pero muchos expertos ya atisbaban síntomas de estancamiento en el género mucho antes de producirse los ataques terroristas, debido en gran parte a la saturación de espacios de este tipo en todas las cadenas. Uno de los pocos reality shows con los que los expertos se muestran optimistas y dudan que se vea afectado por los ataques es Fear Factor, la revelación del verano que regresará a la parrilla en enero. “Más que intentar sobrevivir, lo que hacen los concursantes de este programa es vencer sus miedos”, ha defendido un ejecutivo. Pero para saber si el reality ha muerto definitivamente en EEUU, habrá que esperar al próximo 11 de octubre, cuando debute en la CBS la tercera entrega de Survivor.

Otra gran duda está en saber si las cadenas darán finalmente luz verde a muchos programas que tienen en la nevera y que pensaban lanzar este otoño, como es el caso de The Runner -en el que el concursante ha de evitar ser capturado en su recorrido por todo el país-, cuya emisión en estas circunstancias parece bastante improbable.

El triunfo de los veteranos

Por otro lado, el regreso a la parrilla de los programas familiares ya establecidos no se ha visto afectado por los atentados, sino todo lo contrario. Es de destacar el éxito del debú en la NBC de la última temporada de Friends, que ha batido el récord de audiencia de todas sus entregas anteriores. Otros programas que han vuelto con fuerza a su horario habitual son El abogado en la ABC; Frasier, Law and order y ER en la NBC; y CSI , Jag y Todo el mundo quiere a Raymond en la CBS.

Pero sin duda, los que más favorecidos se han visto por los ataques terroristas son los programas informativos, especialmente los que se emiten en horario de máxima audiencia. Programas como 60 minutes II y Prime Time Thursday vienen obteniendo, desde el 11 de septiembre, los índices de audiencia más elevados del año.

Noticias relacionadas:

-La realidad tiene un precio

-La primera batalla de realities de la temporada se saldó con un empate

-Reality TV, ¿hasta cuándo?

-Fear Factor se estrena con éxito en la NBC

-El reality sigue siendo el rey en todas las televisiones

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba