Flash La televisión, más cercana al lenguaje creativo de Internet

La industria de la televisión está aprendiendo muchas cosas de Internet. Sobre todo en lo referente a diseño, creatividad y adopción de lenguajes como Flash.

Esta semana la cadena musical norteamericana MTV compraba la serie de uno de los diseñadores más reputados de Flash que existen en la actualidad. Josh Kimberg, diseñador de Bullseyeart, es conocido por sus dibujos animados en Internet que narran las aventuras de Miss Muffy y su panda. Es sólo un ejemplo de cómo los productores de televisión se lanzan a la búsqueda de nuevos personajes en nuevos campos.

Pero también destaca su interés por este lenguaje de diseño, creado por la compañía norteamericana Macromedia y que ha venido a revolucionar la Red desde 1997.

Para este diseñador la estrategia de la MTV conduce a un único movimiento que será seguido por la industria del entretenimiento y en especial por la televisión. “Unificar los contenidos y estrategias de marketing de Internet y TV en uno solo”.

Así que mientras Hollywood y las cadenas de televisión se enamoran de la estética que inunda la Red y se lanzan a la carrera de crear pequeñas películas o emisoras de televisión basadas en Flash, los diseñadores comienzan a enfocar sus productos hacia aspectos más comerciales, como anuncios, vídeos musicales o programas en televisión.

Artistas como Beck, Madonna o Duran-Duran ya tienen sus vídeos en este soporte para poder ser vistos en la tele o en la Red. Y compañías tan importantes como BMW han decidido que Internet sea el escenario de sus spots. Estos anuncios, en forma de películas de cinco o seis minutos, han sido producidos por David Fincher, director de Seven o El club de la lucha y dirigidos por directores como John Frankenheimer o Ang Lee.

Se trata de una vuelta de tuerca más respecto a algunas campañas que ya había realizado Adidas por ejemplo, en la que el público tenía que acceder a Internet para conocer el desenlace del anuncio.

Bajo coste

Una de las razones por las que los productores televisivos han optado por este nuevo lenguaje es que les permite ahorrar costes además de ganar en tiempo en lo que a la entrega del trabajo se refiere. Un capítulo de dibujos animados en Flash de media hora de duración cuesta hacerlo unos tres meses, frente a los 14 que llevaría mediante métodos tradicionales.

En el aspecto técnico, Flash utiliza un diseño de tipo vectorial. Esto se traduce en imágenes de gran calidad que pesan muy poco y que pueden ampliarse sin que pierdan definición. Esto no es posible con los tradicionales programas de diseño, basados en mapas de bits que cargan el peso de las animaciones. Las creaciones en este programa pueden ser traducidas a cualquier otra forma multimedia más popular como Smil, formatos de vídeo como Quicktime y AVI e incluso ficheros de animación del tipo Gif.



Noticias relacionadas

-Especial Ciberseries en Latino Televisión

-Las series on line, un buen recurso comercial

Volver arriba