Luz verde a la producción Las tribus de Cuatro, a España

Estrena en otoño la secuela de su formato: los indígenas vienen aquí

Como en las célebres comedias de los años 90 "Cocodrilo Dundee" o "Un indio en la ciudad", Cuatro ha decidido finalmente mostrarnos cómo sería la vida de un grupo de indígenas en la gran urbe, según ha conocido Vertele.com.

La cadena  ha dado luz verde a la adaptación de The tribes are coming! ("¡Que vienen las tribus!") (ver vídeo), docushow con un gran componente de comicidad que supone la aventura contraria a la que hemos visto en las dos ediciones emitidas hasta ahora de Perdidos en la tribu.

Cuatro se planteaba versionar este formato desde el pasado julio de 2009, como ya les informó entonces Vertele.com, pero ha sido en estas últimas semanas cuando la cadena ha dado finalmente su visto bueno al proyecto.

Estreno previsto para este otoño

Cuatro y la productora del formato, Eyeworks Cuatro Cabezas (Caiga Quien Caiga), ya han puesto toda la maquinaria en marcha para que el programa pueda arrancar en otoño, con Nuria Roca de nuevo al frente, siempre y cuando su inminente maternidad se lo permita.

En estos momentos, cadena y productora se encuentran  decidiendo qué tribu, de las que ya participaron en alguna de las dos ediciones de Perdidos en la tribu, sería la más idónea para viajar ahora a nuestro país, dondeserá acogida por la misma familia española que en su día convivió con ellos.

De "Perdidos en la tribu" a .... ¿"Perdidos en la ciudad"?

Tras la buena acogida que ha tenido el reality de Nuria Roca, se veía venir que Cuatro se plantease hacer la aventura inversa. De hecho, algunos críticos ya apuntaban a esta idea hace tiempo, como Daniel R Caruncho (ADN) en nuestro Zapping de la Crítica, quien incluso llegó a bautizar al futuro programa como "Perdidos en la ciudad".

Así, en este secuela de Perdidos en la tribu, una de las tribus aborígenes africanos que acogieron a las tres familias españolas, viajarán a nuestro país para ser, esta vez, los invitados de lujo en los hogares españoles.

El formato mostrará así los lógicos contrastes entre la cultura occidental y la primitiva, así como la capacidad de aclimatación que tendrám estas tribus en nuestras ciudades.

"Perdidos en la tribu", una de las revelaciones del curso 08/09

Recordar que Perdidos en la tribu se posicionó en su primera edición como una de las revelaciones de la temporada en Cuatro, cuya final, celebrada el 5 de julio de 2009, fue seguida por casi 2 millones de espectadores y un 14% de share.

La segunda edición, emitida este pasado invierno (de enero a abril) tuvo un seguimiento medio menor en la noche dominical (7.7% y 1.253.000), si bien se situó casi medio punto por encima del promedio de Cuatro por entonces (7.3%).

Todos ganaron en la segunda edición de "Perdidos en la tribu"

Cuatro despidió la segunda edición de Perdidos en la tribu el pasado 18 de abril, donde las tres familias resultaron ganadoras por sorpresa. Tras varias semanas lejos de sus casas, de sus comodidades occidentales y en un entorno completamente hostil, la aventura de las familias llegó a su fin con éxito para las tres, que fueron aceptadas y se repartieron los 50.000 euros. 

Experiencia fugaz en el "Gran Hermano" de Telecinco

Telecinco ya probó el pasado mes de octubre una iniciativa similar a la que ahora pone en marcha Cuatro, al invitar a la casa de Gran Hermano 11  a una familia de indígenas de Papúa Guinea, aunque el experimento sólo duró una semana.

[VerteleVideo]

Procedentes de Irian Jaya, Yali, el jefe; Filike, su esposa; y Natalis, su ahijado, “invadieron” la casa de Guadalix de la Sierra para convivir durante dos semanas con los participantes del concurso presentado por Mercedes Milá.

Así son algunas de las tribus que vendrán a España

A continuación, les ofrecemos a modo de ejemplo tres de las familias de indígenas podrían ser las escogidas por Cuatro para vivir la experiencia española:

Los Hamer

Los Hamer viven en una apartada región al sur de Etiopía y son considerados como uno de los pueblos más tradicionales de su país. Cuando a un niño le duele el estómago, esta tribu mata a una cabra y le coloca los intestinos en la cara para que sane pronto.

Una de sus más destacados rituales tiene lugar en el paso de la juventud a la madurez. Para convertirse en hombre, el niño ha de saltar desnudo por encima de una larga fila de vacas, mientras los miembros femeninos de su familia reciben latigazos como símbolo de orgullo y devoción. Cuantas más cicatrices tenga una mujer hamer como consecuencia de este rito, más respetada será.

Una de las señas de identidad de este pueblo es el pelo de las mujeres: lo pintan de color rojizo con una mezcla de ocre y grasa animal. En cuanto a su gastronomía, no es extraño verles tomar sangre de toro.

Los Kamoro

La tribu de los Kamoro se asienta al sur de Irian Jaya, provincia indonesa de la isla de Papúa, tierra regida por las mareas. Tal es su influencia que, cuando salen a cazar, en numerosas ocasiones los Kamoro han de pasar días enteros en medio de la jungla porque las mareas no les pe miten regresar a su poblado.

Además de grandes guerreros, son un pueblo de hábiles cazadores. Los cocodrilos, tiburones o los cerdos salvajes son algunas de sus presas más habituales. En su dieta, nunca faltan las larvas ni los tambelos, una especie de gusanos que se reproducen en los árboles caídos que se pudren con la humedad. La ropa tradicional de los kamoro consiste en unas faldas de hojas superpuestas, tanto para hombres como para mujeres, y en multitud de ocasiones ambos se pintan el cuerpo de colores muy diversos y llamativos. Son además grandes escultores y creen con suma devoción en los espíritus de sus antepasados, a los que honran, cantan y homenajean en numerosas situaciones.

Los
Nakulamené

El pueblo Nakulamené, situado en el archipiélago de las islas Vanuatu, es una de las tribus más amigables y acogedoras que pueblan el Pacífico. Construyen casas en los árboles y adoran que sus invitados se instalen en ellas durante su estancia. Se trata de una tribu llena de tabúes, secretos y prohibiciones cuyo incumplimiento ofende gravemente a toda la población.

Son, además, muy sensibles al desprecio. Viven por y para su comunidad y todo lo comparten entre sí. Los Nakulamené participan diariamente en la ceremonia secreta del kava, a la que sólo pueden acudir los hombres. Las mujeres de la tribu nunca han visto ni siquiera oído nada de lo que haya podido pasar en este festejo masculino. La vestimenta de los Nakulamené es muy simple: ellos tan sólo llevan un pequeñísimo taparrabos hecho de hierbas y ellas se protegen con una larga falda, también fabricada con hierbas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba