Estreno en prime time El universo "Aída" aterriza en Telecinco

Carmen Machi protagoniza el primer spin-off de una seria nacional

Esta noche a partir de las 22:00 horas, Telecinco estrena “Aída”, una serie derivada de “7 vidas” y protagonizada por Carmen Machi que constituye el primer spin-off de una serie emitida por una cadena nacional.

En la presentación celebrada el pasado viernes, Alberto Carullo, director de Antena de Telecinco, expresó su satisfacción “por haber sido una vez más los primeros en dar un paso que todavía no se había dado: generar un spin-off. A partir de una serie muy consolidada y de gran éxito como es '7 vidas', la cadena ha conseguido generar un proyecto nuevo, una serie que ahora se materializa a partir de un personaje”.

El personaje de Aída llega a su máxima definición en la nueva sitcom de Telecinco y Globomedia: nació en “7 vidas” como capitular, creció en matices a medida que se hacía habitual del “Casi Ké No” y ahora protagoniza una serie que recoge con ironía y sentido del humor sus dificultades para hacer frente a la vida como mujer separada, madre de dos hijos muy peculiares y trabajadora con un bajo nivel de cualificación.

Alberto Carullo explicó que “se ha creado un universo nuevo de personajes a partir de Aída. Carmen Machi es una actriz cómica de raza y es la que lidera el proyecto y está muy arropada por un reparto francamente extraordinario”.

Junto a Carmen Machi, completan el elenco de la serie Marisol Ayuso, Paco Léon, Pepe Viyuela, David Castillo, Ana Mª Ruiz, Melanie Olivares, Eduardo Reina y Mariano Peña, entre otros actores.

La nueva serie de Telecinco no es sólo una comedia que aborda los problemas cotidianos de una familia, es también el retrato irónico de los conflictos sociales que más sufre la población española.

Mismo equipo de "7 Vidas"

Nacho G. Velilla, director y productor ejecutivo de la serie, señaló que la idea de la serie partió de la reflexión de que “en la ficción televisiva, donde reina el éxito tanto profesional como sentimental, no se había reflejado todavía el grupo de gente que lo pasa mal para llegar a fin de mes y cuyo fin no es el éxito, sino la supervivencia”, y ha añadido que “no veremos una familia feliz, sino que aspira a ser feliz; no veremos una persona establecida en un trabajo, sino personas que aspiran a buscar trabajo”.

“Aída” cuenta el mismo equipo creativo y el mismo sistema de grabación de “7 vidas”, una serie que cuenta en su palmarés con más de una veintena de galardones y que le valió a Carmen Machi el Premio de la Unión de Actores 2001 a la Mejor Actriz de Reparto.

Al igual que su predecesora, “Aída” utiliza un tono trasgresor, fresco y desenfadado y cuenta con un peculiar sistema de grabación, en directo y con público, que pone en juego numerosos recursos visuales.

Aída comienza una nueva vida

El punto de partida de “Aída” es la muerte del padre de la protagonista. Ella recibe la noticia en el “Casi Ké No” y marcha rápidamente al tanatorio donde se encuentra el cuerpo del difunto. Allí conoce la noticia en boca de su madre: su padre le ha dejado en herencia la casa familiar.

Lo que en un principio se presenta como una oportunidad para vivir más desahogadamente se convierte -una vez más- en un problema. Su madre, una mujer rencorosa que siempre ha visto a Aída como una fracasada y con la que nunca tuvo una buena relación, vive en la casa heredada.

Aída regresa al entorno de su infancia, al barrio donde se crió, y allí se reencuentra con sus familiares, amigos y no tan amigos. Sin embargo, no cuenta con que este reencuentro será el principio de su nueva vida.

Aída y familia

Carmen Machi interpreta a esta mujer sufrida, luchadora, noble y con la autoestima muy baja. Aída es una mujer separada, no muy atractiva, sin estudios y ex–alcohólica. Se levanta cada mañana pensando en dos cosas: si conseguirá algún día al hombre que la quiera a ella y a sus hijos, y si podrá llegar a fin de mes sin tener que recurrir a un prestamista.

Carmen Machi señaló que “como actriz, me parece un reto bastante grande cambiar de ambiente al personaje, que es una cosa muy insólita, ya que tú lo planteas siempre mirando a la cara de ciertas personas, contestando a ciertos personajes de tu entorno y de repente te ponen una familia, tienes que convivir con ella, y el discurso cambia, es otro distinto”.

Jonathan, el hijo rebelde

Jonathan (David Castillo) es el hijo menor de Aída, un chico de 13 años con pinta de “angelito” y actitud de delincuente juvenil. Jonathan es rebelde y gamberro, de inteligencia maquiavélica y de fondo honesto y noble como su madre. Capaz de lo mejor y lo peor, valora la amistad por encima de todo y adora a su madre, aunque con su actitud diaria parezca todo lo contrario.

Lorena, la hija aspirante a famosa

Lorena (Ana Mª Ruiz) es la hija mayor de Aída, una chica frívola, egoísta, irresponsable y contestona. Lorena está fuertemente influenciada por sus ídolos televisivos y de la revistas del corazón. Su gran ambición es ser famosa y haría cualquier cosa para conseguirlo. Sin embargo, al igual que sus ídolos, es una persona superficial que no tiene ninguna intención de trabajar para llegar a su meta.

Eugenia, la madre rencorosa y amargada

Eugenia (Marisol Ayuso) es la madre de Aída, una mujer rencorosa y amargada, cínica e hiriente. Culpa de todas las desgracias de la familia a su hija, ya que tras quedarse embarazada de ella tuvo que renunciar a sus aspiraciones artísticas de vicetiple.

Luis Mariano, el hermano buscavidas

Luis Mariano (Paco León) es el hermano de Aída, un chico que se dedica a sobrevivir con pequeñas estafas y chanchullos. Su salud mental y física quedó un poco afectada por el consumo de droga, aunque ya está alejado de ese mundo. Es una persona querida en el barrio, pero nadie se fía de él, ni siquiera su propia familia.

Paz, la “chica alegre” del vecindario

Paz (Melanie Olivares) es la mejor amiga de Aída y su vecina de rellano. Ejerce la prostitución y es una persona frágil e insegura. Su visión optimista y positiva de la vida choca a veces con la cruda realidad.

Chema, el tendero progre

Chema (Pepe Viyuela), es el encargado de la tienda de ultramarinos, un tipo neurótico, obsesivo y, debido a la debilidad de su carácter, fácilmente manipulable. Chema es un hombre culto y sus gustos y maneras chocan con las actitudes que se ven en el barrio.

Fidel, el mejor amigo de Jonathan

Fidel (Eduardo Reina) es el mejor amigo de Jonathan. Es un chico sonriente, alegre, hablador y un poco afeminado o, como dice Aída, “demasiado sensible para este barrio”.

Mauricio, un pequeño empresario

Mauricio (Mariano Peña) es un hombre misántropo y egocéntrico. Cree que es un gran humorista y que tiene una mente privilegiada, pero en ambos casos se equivoca. Mauricio es el dueño del bar Reynolds y de algunos locales más en el barrio, entre ellos el de Chema, y algunos pisos del edificio de Aída.

Eugenia piensa que Aída la va a meter en una residencia

Eugenia no puede soportar que su marido le haya dejado la casa a Aída en herencia y, mucho menos, tener que compartir piso con su hija y sus nietos. Para colmo de sus males, descubre en casa un folleto de una residencia de la tercera edad y sospecha que Aída quiere echarla de la vivienda y llevarla a una residencia. Presa de la ira, se encierra en casa y se niega a abrir la puerta. Aída hace todo lo posible para que su madre la deje entrar pero Eugenia, lejos de abrir la puerta, tira sus pertenencias a la calle desde la ventana.

Aída y su familia se mudan a la nueva casa y al barrio en el que vivió su infancia. Allí se encuentra con mucha gente conocida y especialmente con su amiga Paz. Las dos son vecinas y en su reencuentro se cuentan lo que les ha deparado la vida durante el tiempo en el que no se han visto. Paz, que ejerce la prostitución, está vestida de enfermera y Aída se piensa que trabaja en un hospital. Aída está orgullosa de que Paz haya llegado tan lejos y su amiga, por miedo a decepcionarla o a perder su amistad, intenta ocultar su actual ocupación.

En el barrio donde vive Aída hay muchos niños con familias desestructuradas, con problemas de desempleo, marginación e incluso drogas. Chema tiene la iniciativa de crear un equipo de fútbol para que los chicos hagan deporte y ocupen su tiempo libre en actividades lícitas. Chema le pide a Mauricio que patrocine al equipo y compre el material que necesitan. En un primer momento, Mauricio declina la oferta pero, cuando se entera de que el dueño de la ferretería va a participar él, accede a implicarse con el equipo para ganarle una apuesta.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba