Informe Digital + ¿Cómo va la fusión digital?: Una foto a color

La cuenta de resultados de Digital + sigue teñida de rojo. Esperan conseguir un millón de abonados más en cuatro o cinco años y empezar a ganar dinero en 2005. Asignaturas pendientes: contener la sangría del fútbol y acabar con el pirateo, que permite a 300.000 personas ver la señal gratis

Digital+ ha perdido 20.000 abonados desde que Sogecable, su propietaria, absorbió a Vía Digital (en julio del año pasado) hasta finales del 2003.

La operadora tiene en estos momentos alrededor de 1.800.000 abonados (a mediados del mes de marzo) mientras que Canal+ cuenta con 596.513. La compañía hizo públicas recientemente sus cuentas referidas al ejercicio 2003, que arrojan unas pérdidas de 329,6 millones de euros, frente a los 54,2 millones de déficit en el ejercicio anterior. Dichas pérdidas se deben a los costes de reestructuración provocados por la absorción de Vía Digital, que sus directivos evalúan en 266,3 millones de euros.

A pesar de estos pésimos datos, los ejecutivos de Digital + son optimistas. El volumen de negocio de Sogecable creció un 19,8 por ciento, hasta alcanzar los 1.169,2 millones de euros, tras lograr un total de 2.343.902 millones de abonados, es decir, un 25 por ciento más respecto a los 1.871.526 del año anterior (sumando los de Digital + y los de Canal +). Los ingresos por suscriptor fueron de 889 millones de euros, un 14 por ciento más, y actualmente se sitúan en un promedio de 43,5 euros por alta a la plataforma y a las versiones digitales de Canal+.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) tiene que supervisar ahora si Sogecable cumple las 34 condiciones impuestas hace un año por el Gobierno a la “fusión”. La CMT considera que la empresa ha cumplido dichas condiciones, pero que debe corregir algunos aspectos referidos a precios y programación, que, podrían incumplir lo exigido.

Por ejemplo, la exención de las cuotas de alquiler del descodificador de los ex-abonados a Vía Digital, a los que el precio mensual les ha sido incrementado notablemente, al igualárseles con la que pagan los demás abonados de la operadora "fusionada".

El mejor título en Bolsa para los lectores de Expansión

Los lectores del diario económico “Expansión” eligieron hace poco a Sogecable como el mejor valor en bolsa del año 2003, por su extraordinaria revalorización. Pero los números rojos siguen marcando la empresa. Carlos Abad, Director General de la compañía, ha declarado a “Expansión” que “nos gustaría estar en números negros en 2005, en función de los ingresos y la racionalización de los costes. Los elementos más importantes en nuestra actividad son los ingresos de los abonados, prácticamente el 80%. Tan importante como el número de abonados será seguir los ingresos medios por usuario. Queremos situar el total del coste de programación por debajo del 50% de los ingresos. En costes de estructura hemos avanzado mucho: con una plantilla única, en la misma instalación (en Tres Cantos, Madrid) salen al aire 23 canales, producidos por 700 de los 1.500 empleados); hemos resuelto el problema de los satélites; y las dos plataformas utilizan la misma tecnología”.

Por lo que se refiere al número de abonados cree que “dentro de 4 ó 5 años deberíamos haber sido capaces de sumar otro millón de abonados para acercarnos a 3 millones, de forma que añadiríamos 200.000 abonados netos anuales”

Sogecable, que domina el mercado de la televisión de pago en España, había dicho anteriormente que aspiraba a registrar beneficios en 2004.

Telefónica tiene una participación en torno al 24,8% en Sogecable, mientras que Prisa elevó su participación en la compañía a un 20% desde un 19.7%.

Contener la sangría del fútbol

Una de las partidas que lastran la cuenta de resultados de Sogecable es el referido a los derechos del fútbol. Los derechos de los 42 equipos de la Liga española han tenido un coste de 208,8 millones de euros para Sogecable este año, prácticamente el doble del ejercicio anterior, aunque por el efecto del incremento de participación desde el 40% al 80% en Audiovisual Sport. El acuerdo con el G-30 –el grupo formado por los treinta clubes de fútbol más modestos-, así como los contratos individuales con los equipos más poderosos, prevén subidas de casi un cinco por ciento para las dos temporadas siguientes.

En 2003, la filial de Sogecable aportó al grupo unos ingresos de 67,3 millones con la venta de los derechos para su emisión en abierto a Forta. Además, la tenedora de derechos de fútbol se ha asegurado otro 66 millones de euros de ingresos por el partido semanal de Canal Plus, que vende a la propia Sogecable. Durante 2002, Audiovisual Sport obtuvo unos ingresos de 210 millones de euros, una cuarta parte de la facturación de Sogecable. Los partidos de Pago Por Visión (PPV) aportaron sólo seis millones de euros, a razón de seis euros netos por cada uno del millón de consumos que se hicieron en la pasada temporada.

El resto de la facturación se cubre con la venta de resúmenes y paquetes de partidos en diferido para programas de televisiones en abierto, así como la venta de los derechos de emisión internacionales. En 2004, Sogecable prevé empezar a rentabilizar las inversiones en clubes.

El problema del pirateo de la señal de Digital Plus: 300.000 personas ven la señal gratis

Aunque desde Digital Plus aseguran desconocer el número exacto de usuarios que piratean la televisión de pago, se estima que unos trescientos mil usuarios podrían verla gratis.

Los piratas temían que con la fusión de las dos plataformas se endureciesen los sistemas de control, pero parece que no ha sido así. En los foros de Internet circulaba el rumor de que la nueva plataforma adoptaría la herramienta antipirateo de Canal Satélite, mucho más eficaz que la de Vía Digital, pero al final los abonados siguieron con sus mismos decodificadores, tarjetas y satélites.

En abril de 2002, Canal Satélite decidió sustituir más de un millón de tarjetas decodificadoras por la V7, conocida como la viuda negra. Miles de abonados decidieron entonces pasarse a la competencia porque Vía Digital era más fácil de piratear. La viuda negra acabó con el fraude fácil y los piratas han tenido que agudizar el ingenio para saltarse los sistemas de control establecidos por la ingeniería en telecomunicaciones. Actualmente resulta mucho más difícil encontrar tarjetas fraudulentas y los vendedores no ofrecen garantías de que vayan a funcionar por mucho tiempo. En el mercado sus precios oscilan entre 50 y 180 euros.

El negocio parece estar ahora en el pirateo del Canal Plus analógico. Por cien euros es posible adquirir el sintonizador y la tarjeta pirata por lo que no es necesario ni siquiera darse de alta. Eso sí, cada mes es preciso actualizar los códigos por lo que es preciso estar constantemente pendiente de las nuevas cifras que circulan en los foros de Internet

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba