Tecnología Cómo ver vídeos de televisión en Internet (legal e ilegalmente)

Terra lanza un servicio de pago cuando ya hay varios portales que lo ofrecen gratis

Terra, la filial de Internet de Telefónica, presentó ayer su servicio Pixbox, plataforma para el intercambio y la venta de contenidos audiovisuales por Internet, basado en un sistema legal de intercambio entre usuarios por medio de redes 'peer to peer'. El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), y los productores de música y cine (Promusicae y EGEDA), ya dispone de un catálogo de 1,2 millones de canciones a partir de 0,75 euros cada una.

El servicio fue presentado ayer en rueda de prensa por el consejero delegado de Terra, Rafael Casado, que explicó las ventajas de un sistema basado en originales y copias de alta calidad, que pueden ser descargados a todo tipo de dispositivos, como reproductores Mp3, PC o teléfonos móviles, y que ofrecerá distintas modalidades de comercialización, desde la descarga permanente de los contenidos, hasta el alquiler del mismo por un período de tiempo. Según las previsiones de la compañía, las expectativas de descargas para este año oscilan entre el millón y los dos millones.

El sistema se basa en el sistema de seguridad DRM de Microsoft --con el que exige compatibilidad con Windows Media para descargarse a un reproductor-- y las plataformas para el hogar de Intel, para asegurar que el contenido del original no pueda ser modificado y permita la difusión de virus. El proyecto establece que un usuario pueda descargarse un contenido ya sea desde el servidor de Telefónica como desde la 'tienda virtual' de otro usuario.


Con esta posibilidad, aseguró Casado, Terra pretende que se constituyan "comunidades" en Internet de personas con los mismos gustos, que estimulen el consumo y den origen a "pequeños líderes de opinión" en la Red. Mediante un proceso informático, el servidor de Terra determina si la descarga se hace desde su servidor central o desde los archivos que un usuario pone a disposición de los internautas, en cualquier caso garantizados por el código de seguridad DRM.

0.75 euros por descarga

Cuando un usuario se descarga un contenido de la "tienda" de otro, el segundo es premiado con puntos canjeables por más consumo. Por el momento, los precios base son de 0,75 euros más IVA, que variarán en función de los servicios futuros y la modalidad de consumo elegida. Según Casado, la compañía ofrecerá cuando aumente el catálogo, una opción de suscripción por contenidos, sean de música, cine, juegos, o series de televisión.


Al acto asistió la secretaria general técnica del Ministerio de Cultura, Concepción Becerra, que enmarcó el servicio en el compromiso del Gobierno en el Plan antipiratería, como muestra del "esfuerzo unificado para la promoción de la Sociedad de la Información". En este sentido, aseguró que demuestra que es posible "que todos los sectores trabajen juntos para el disfrute lícito de la cultura y de Internet con garantías de seguridad".

Los representantes de Promusicae, Antonio Guisasola, y de EGEDA, Enrique Cerezo, aplaudieron la iniciativa "de un sector que últimamente da pocas alegrías --según Guisasola--, ya que hay 13 tiendas de música en Internet y ninguna funciona, por lo que hay que pensar que algo se estará haciendo mal". Por su parte, Cerezo se mostró confiado en que "pronto" estará en el catálogo las producciones españolas.

El fenómeno de los vídeos gratis en la Red

El servicio Pixbox de Terra nace con buenas intenciones pero se enfrentan a la difícil, si no imposible, tarea de cambiar los hábitos de un público que ya está acostumbrado a ver sus vídeos favoritos de manera fácil y gratuita en portales como YouTube, Google Videos o My Space, entre otros.

Uno de los que más triunfa actualmente es YouTube. Un reciente artículo de El Heraldo de Soria contaba cómo surgió este proyecto. ¿Quién no ha intentado alguna vez enviar por correo electrónico a sus amigos un vídeo divertido y se ha desesperado ante los innumerables mensajes de error por sobrecarga que se lo impedían? En esta situación se encontraban dos jóvenes estadounidenses a principios de 2005, aunque el final de su historia fue diferente: nacía YouTube, una página web que ha revolucionado el acceso a contenidos audiovisuales en Internet. Los usuarios pueden encontrar vídeos de sus programas favoritos (“Buenafuente”, “Cruz y Raya”, “¡Mira quién baila!”, entre muchos otros) al poco tiempo de estrenarse en televisión, o programas antiguos como "El jueco de la oca", "Sorpresa, sorpresa", etc).

El concepto es muy sencillo: una web en la que cualquier persona, a través de un simple registro, puede publicar un vídeo que unos minutos después verán usuarios de todo el mundo. Sólo hay dos condiciones: técnicas (que el fichero no supere los 100 Mb o los diez minutos de duración) y de contenido (vídeos obscenos, con derechos de autor...). Esta última, en la práctica, no se cumple, ya que no es muy difícil encontrar vídeos de carácter erótico o con alto grado de violencia. La razón es que el control que se realiza es mínimo (actualmente, reciben una media de 35.000 vídeos al día), por lo que sólo se retiran aquéllos que son "denunciados" por otros usuarios o sobre los que se reclaman derechos de autoría (videoclips, trailers de películas...). Éste es el riesgo que corren las páginas creadas bajo la filosofía "wiki", en las que cualquiera puede modificar los contenidos de forma libre.

Esta web no es la única en su categoría, pero sí la pionera y la que ha tenido un crecimiento más espectacular, con una media de 25 millones de descargas diarias, según informa El Heraldo de Soria. Otras webs, como Google, que se ha asociado con la cadena americana CBS y ofrece la mayor parte de sus vídeos previo pago, o My Space siguen la estela de YouTube.

También hay quien aprovecha esta plataforma para dar a conocer sus creaciones artísticas (videoarte, cortos de animación y otras manifestaciones culturales). Tal y como ocurrió en su momento con el fenómeno blog, son tantos los contenidos, y tan novedoso el concepto, que es difícil entrar en este tipo de páginas buscando algo concreto. Lo habitual es navegar por la web enlazando temas y usuarios, y dejarse sorprender.

El servicio ofrece varias posibilidades como suscribirte a un usuario determinado para estar informado al instante de los últimos vídeos que comparte, foros y grupos de discusión de aficionados a una misma temática, etc.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba