Ramón Narváez, 49 años '¡Qué voy a pegar a Tertsch!, soy apolítico y no tengo ni televisor'

Su presunto agresor se defiende así tras ser puesto en libertad sin fianza

Descendiente del general Narváez según sus parientes y consejero de una constructora familiar con 5,2 millones de euros de capital social, Ramón Narváez, de 49 años, hizo el sábado a las 22.05 una entrada triunfal en su bar de la madrileña calle Lagasca, según informa Público.

Este hombre corpulento pero no muy alto, de pelo cortado a cepillo, aire de boxeador y abrazo contundente es el mismo a quien el PP madrileño presentó como un airado radical que atacó a Tertsch influido por consignas de odio televisivo.

Pero Ramón Narváez ni siquiera ve el programa de José Miguel Monzón en la Sexta: "¿El Gran Wyoming? Yo no veo la televisión, no tengo televisor, lo tiré al cubo de la basura". Rodeado de parientes, amigos y clientes de este local donde una bandera rojigualda aparece flanqueada por cornamentas, fotos de toreros, imágenes hípicas y retratos de Camarón, Narváez habló con Público un par de minutos.

Los suficientes para negar la mayor: "¡Qué le voy a pegar [a Tertsch]. Yo me lo encontré tirado en el suelo!", exclama entre palmada y palmada este peculiar empresario a cuyos antecedentes por lesiones restaban ayer importancia sus íntimos. "Todo el mundo ha tenido una pelea de joven", justificaba un cliente. A su lado, un joven de jersey rojo sobre camisa celeste y zapatos castellanos, señalaba la clave: "¿Una agresión política? Si Ramón es de derechas".

El aludido, sin embargo, se declara apolítico. "Yo no soy de nada, soy de mi bar, de mi gente, de mis amigos". Y no quiere hablar más del asunto. El porqué lo ofrece él mismo: "Porque todo esto me parece vergonzoso, vergonzoso".

El juez permite la libertad sin fianza al agresor de Tertsch

El titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, en funciones de guardia de detenidos, acordó  dejar en libertad sin fianza a Ramón N.G., detenido como presunto autor de la agresión a Herman Terstch, aunque, como medidas cautelares, le impuso la prohibición de acercarse a menos de 500 metros del periodista, así como ponerse en contacto con él por cualquier medio.

El juez imputó a Ramón un delito de lesiones y, además, acordó la obligación de personarse en el juzgado siempre y cuando se requiera su presencia para practicar diligencias. Asimismo, el magistrado decidió inhibirse sobre el Juzgado de Instrucción número 25, el órgano que primero tuvo conocimiento de los hechos y que inició el correspondiente expediente, informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Niega la agresión pero admite su presencia en el local

Ramón N.G., propietario de un local nocturno de la capital, negó esta tarde en su declaración ante el juez haber agredido al periodista, aunque sí admitió que se encontraba en el piano-bar de Madrid donde el pasado día 7 de diciembre fue agredido el director del informativo 'Diario de la Noche' de Telemadrid, que tuvo que ser hospitalizado.

Durante la tarde del viernes, además, el juez practicó tres ruedas de reconocimiento y tomó declaración a dos testigos de los hechos que figuran en la causa.

El periodista fue presuntamente agredido en la madrugada del pasado día 7 de diciembre de 2009. Varios testigos identificaron a un hombre de unos 45 años como autor material de la agresión. Terstch fue atendido por un servicio médico de urgencias a causa de una fractura de costillas, encharcamiento de pulmón y daños en las vértebras.

Según las averiguaciones de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y las declaraciones de varios testigos, Terstch fue abordado por un varón de complexión fuerte y unos 45 años de edad. Este hombre sujetó y golpeó a Terstch, le recostó posteriormente en un sofá, y abandonó el local, según los testigos presenciales.

Esa noche no se produjo llamada alguna al 091 informando sobre ninguna reyerta o altercado de orden público en la zona. Asimismo, los investigadores constataron la ausencia de cámaras de seguridad en el piano-bar o los alrededores, que pudieran haber recogido lo ocurrido o a algún implicado. Con estos datos, se tomó declaración a varios testigos presentes en el interior del local en el momento en que ocurrieron los hechos.

Tras escuchar las declaraciones y efectuar diversas pesquisas, los agentes han arrestado a R.N.G., varón de nacionalidad española, como presunto autor de la agresión. R.N.G., relacionado con el mundo de la noche por ser el propietario de un local de ocio nocturno en Madrid, ha sido puesto a disposición judicial como presunto autor de un delito de lesiones.

Aficionado al boxeo y a las broncas con famosos

R.N.G., el hombre detenido el jueves por agredir presuntamente al presentador de informativos Herman Tertsch, protagonizó ya en el año 2007 una polémica con Aída Nizar, ex concursante de 'Gran Hermano', según cuenta El Mundo.es.

R.N.G., dueño de un bar de copas en la calle Lagasca, en el barrio de Salamanca, colindante a un 'loft' de la tertuliana televisiva, denunció en noviembre de ese año al director de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid por prevaricación.

El dueño del bar, gran aficionado al boxeo, según fuentes de su entorno, aseguraba que el Consistorio cerró su local ilegalmente instigado por la popular tertuliana televisiva, "cercana al PP", según aseguraba.

El Ayuntamiento cerró en varias ocasiones el local, casi siempre tras denuncias de Aída Nizar, que se quejaba de los ruidos en el bar, según publicó M2, el suplemento de Madrid de EL MUNDO.

El propio agresor de Tertsch también denunció a Aída incluyendo en sus escritos las frases amenazantes que él aseguraba recibir por parte de la tertuliana, como: "Os váis a joder porque voy a llamar a mis amigos de Medio Ambiente del PP y os van a cerrar".

Según fuentes del Consistorio, las denuncias contra el Ayuntamiento fueron retiradas pocos días después de presentarse. El local, que ya había obtenido la licencia de funcionamiento en septiembre de 2007, antes del cruce de denuncias, abre desde 2008 con normalidad.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba