Análisis

'Sálvame' encuentra en su última gran trama, el choque Marta Riesco vs. Rocío Carrasco, un salvavidas de audiencias

Rocío Carrasco responde a Marta Riesco durante su visita a 'Sálvame'

Pedro Zárate


El cisma entre Rocío Carrasco y Marta Riesco se está dejando notar positivamente en las audiencias de Sálvame. Y además desde el primer día. El reciente cruce de acusaciones entre la hija de Rocío Jurado y la novia de Antonio David Flores se ha erigido esta última semana en el tema estrella de Telecinco, y también en un filón para atraer al público.

Telecinco, la cadena que se ataca a sí misma con una 'guerra de productoras'... muy rentable

Telecinco, la cadena que se ataca a sí misma con una 'guerra de productoras'... muy rentable

El martes 3 de mayo, por ejemplo, Sálvame Naranja se fue hasta el 17.5% de cuota y 1.636.000 espectadores coincidiendo con la presencia de Rocío Carrasco en plató. A simple vista, el dato parecía propio de otra época y no de la actual, en la que el formato de La Fábrica de la Tele trata por todos los medios salir de su crisis.

Las cifras de los días siguientes no fueron tan altas, pero igualmente confirmaron la tendencia al alza del programa, sobre todo con respecto a la semana anterior. Así las cosas, si entre el lunes 25 y el viernes 29 de abril Sálvame Naranja promedió un 14% de cuota y 1.233.000 espectadores; en esta semana entre el lunes 2 y el viernes 6 de mayo, se ha elevado hasta un 15.8% de share y 1.455.000 espectadores. Es decir, 1.8 puntos y 222.000 espectadores más.

Una subida nada desdeñable que invita a los más acérrimos seguidores del formato a dejarse llevar por el optimismo. A pensar que Sálvame ha encontrado en la rivalidad entre Rocío Carrasco y Marta Riesco el impulso que andaba buscando.

Un impulso, eso sí, que corre presunto peligro tras las últimas directrices del programa, que estudia dejar de hablar de Riesco y Antonio David, y de Unicorn Content, la productora de Ya son las ocho y El programa de Ana Rosa, que pretende apartar a la periodista del foco mediático para acabar con la polémica de los últimos días.

El precedente de la ruptura de Anabel Pantoja

El paso de las emisiones confirmará si efectivamente Sálvame está ante el inicio de su ansiada remontada o si, por el contrario, la subida de audiencias de la última semana solo ha sido eso, flor de una semana. Vistos los precedentes parece más probable lo segundo que lo primero, pues el magacín ya ha experimentado este año otros incrementos similares, incluso superiores, que luego se han quedado en nada.

En este sentido, cabe señalar que la visita de Rocío Carrasco no supuso ningún récord para Sálvame Naranja en este 2022. Antes de su entrevista, el magacín ya había superado hasta en cuatro ocasiones el 17% de cuota, tres de ellas entre el lunes 31 de enero y el lunes 7 de febrero. Y en todos esos días, con más público que los 1.636.000 espectadores que congregó la hija de Rocío Jurado. El récord, de hecho, son los 1.816.000 televidentes y el 17.9% de share que Sálvame cosechó el último día de enero. ¿Y qué pasó ese día? Pues que Anabel Pantoja confirmó su ruptura con Omar Sánchez.

Sí, la sobrina de Isabel Pantoja puede presumir de haber sido la protagonista de las entregas más vistas de Sálvame en lo que llevamos de año. Marta Riesco y Rocío Carrasco, que por aquel entonces estaba de actualidad por la apertura de los contenedores de Montealto, contribuyeron a dar al programa de Telecinco un buen inicio de 2022, pero fue el terremoto sentimental de la actual concursante de Supervivientes lo que espoleó las audiencias del programa con más fuerza:

  • Semana de la ruptura de Anabel Pantoja (del 31 de enero al 4 de febrero): 16.8% y 1.671.000
  • Semana del cisma de Rocío Carrasco y Marta Riesco (del 2 al 6 de mayo): 15.8% y 1.455.000

Sin embargo, una vez se calmaron las aguas en torno a Anabel y 'El negro', y la tertuliana dejó de amagar con su posible marcha de Sálvame, el espacio volvió a perder fuelle. Tanto, que firmó algunos de los datos más bajos de su historia en los dos meses siguientes. En marzo, cuando las reposiciones de Pasión de Gavilanes le causaron una herida difícil de cicatrizar. Y en abril, cuando firmó su mínimo histórico de público en día no festivo (1.092.000 espectadores el día 7) y mínimo histórico general (10.6% y 891.000 el Jueves Santo).

'Sálvame, ante el resto del día a día

De todo esto se extrae una primera conclusión: Sálvame Naranja ya no fideliza diariamente como antes, pero la audiencia todavía responde cuando hay un tema más candente de lo habitual. Y esto, al final, no deja de ser algo común entre los programas actualidad más veteranos, hablen de crónica social, política o cualquier otro asunto. Porque todos, sin excepción, sufren en algún momento el inevitable paso del tiempo, pero gracias a lo sembrado en el pasado, aún siguen estando vigentes cuando tienen un contenido potente entre manos.

La disputa entre Carrasco y Riesco así lo está demostrando, dejando claro que reactivar la 'guerra de productoras' ha sido una jugada rentable para Sálvame. De hecho, si comparamos los datos de la semana pasada con otros periodos ya analizados en verTele durante la presente temporada, podemos ver lo excepcional de estos últimos días a nivel de audiencia. Sin obviar que Sálvame Limón ha conseguido en días consecutivos su mejor cuota del año -sin contar el Lemon Tea-: primero el miércoles 4 (13.3%) y después el jueves 5 (13.5%).

  • Del 23 de agosto al 5 de septiembre: 16.5% y 1.480.000
  • Del 1 de diciembre al 14 de enero: 14.6% y 1.481.000
  • Del 31 de enero al 4 de febrero: 16.8% y 1.671.000 (ruptura de Anabel Pantoja)
  • Del 21 al 25 de febrero: 14.7% y 1.434.000
  • Del 7 al 10 de marzo: 13% y 1.257.000
  • Del 25 al 29 de abril: 14% y 1.233.000
  • Del 2 al 6 de mayo: 15.8% y 1.455.000 (choque entre Rocío Carrasco y Marta Riesco)

Por todo ello, en estos momentos el reto de Sálvame no pasa tanto por encontrar temas atractivos, pues la mera actualidad ya se encarga de dárselos cada cierto tiempo, como por recuperar y fidelizar al público como lograba hasta hace no mucho en los días de menor interés informativo. De lo contrario, no ahuyentará sus propios fantasmas y los buenos datos de la última semana quedaran en una simple anécdota.

Etiquetas
stats