Análisis

Así ha comenzado 'Ya son las ocho' su duelo en audiencias contra 'Pasapalabra'

Sonsoles Ónega, en el plató de 'Ya son las ocho'

Pedro Zárate


Ya son las ocho arranca este lunes su tercera semana en Telecinco. El programa vespertino de Sonsoles Ónega comenzó sus emisiones el pasado 15 de noviembre con la misión de inquietar en audiencias a Pasapalabra. Un reto mayúsculo que en cuestión de meses se ha cobrado 'víctimas' tan diferentes como Sálvame Tomate, El Precio Justo o el fracaso más sonado de todos: el de la tira diaria de Secret Story, que desapareció a principios de noviembre tras ser anunciada como la gran revolución de Mediaset solo dos meses atrás.

Así han cambiado las audiencias de los programas que ya no 'trocean' su emisión

Análisis | Así han cambiado las audiencias de los programas que ya no 'trocean' su emisión

Después de 10 emisiones, el futuro de Ya son las ocho no pinta mucho mejor que el de su predecesor en parrilla, aunque todo dependerá de la paciencia que Telecinco tenga con el formato y el interés que el propio programa consiga despertar en próximas semanas. Hasta entonces, vamos a detenernos en analizar cómo están rindiendo Ónega y su equipo en comparación a otras apuestas pasadas de Mediaset.

'Ya son las ocho' vs. 'Pasapalabra'

Vayamos primero al quid de la cuestión: ¿Cómo ha comenzado la batalla entre Ya son las ocho y Pasapalabra? Pues en la línea de los anteriores, muy desnivelada a favor del concurso de Antena 3.

Las diferencias entre ambos espacios empezaron a hacerse patentes desde el mismo día que nació su rivalidad, el 15 de noviembre. Esa tarde, Ya son las ocho hizo su debut con un 12.8% de cuota y 1.647.000 de espectadores, a casi 10 puntos y más de un millón de espectadores de su rival (22.1% y 2.761.000). Desde entonces, la distancia entre los dos programas apenas ha sufrido cambios:

Audiencia media de la primera semana (15-19 noviembre):

  • Pasapalabra: 22.3% y 2.738.000
  • Ya son las ocho: 12.3% y 1.530.000
  • Pasapalabra gana por 10 puntos y 1.208.000 espectadores de diferencia.

Audiencia media de la segunda semana (22-26 noviembre):

  • Pasapalabra: 21.1% y 2.695.000
  • Ya son las ocho: 11.8% y 1.518.000
  • Pasapalabra gana por 9.3 puntos y 1.177.000 espectadores de diferencia.

Audiencia media de las dos semanas (15-26 noviembre):

  • Pasapalabra: 21.7% y 2.711.000
  • Ya son las ocho: 12% y 1.524.000
  • Pasapalabra gana por 9.7 puntos y 1.187.000 espectadores de diferencia.

'Ya son las ocho' vs otras apuestas de Telecinco

Con ese 12.8% de cuota y 1.647.000 televidentes de su debut, el programa de Sonsoles Ónega tuvo un estreno en sintonía con los de otras apuestas de Telecinco, que rindieron así en su primera tarde contra Pasapalabra:

  • Sálvame Tomate (18/5/2020): 19.5% y 2.192.000
  • La Campos Móvil (10/3/2021): 12.6% y 1.954.000
  • El precio justo (19/4/2021): 13.5% y 1.701.000
  • Alta tensión (6/9/2021): 11.9% y 1.128.000
  • Secret Story (14/9/2021): 13.3% y 1.424.000
  • Amor a segunda vista (15/10/2021): 7.4% y 753.000
  • Ya son las ocho (15/11/2021): 12.8% y 1.647.000

Algunas de estas intentonas, como La Campos Móvil, Alta Tensión y la serie turca Amor a segunda vista, tuvieron un paso tan efímero por la tarde de Telecinco que ni siquiera merecen ser consideradas apuestas propiamente dichas. En cambio, sí se ganaron dicha consideración otras más firmes como fueron las de El precio justo, Secret Story y Sálvame Tomate, cuyo rendimiento permite poner en perspectiva al de Ya son las ocho.

Para ello, vamos a comparar los datos que estos formatos cosecharon en sus primeras dos semanas contra Pasapalabra y los que ha cosechado el programa de Ónega en el mismo periodo de tiempo. En este sentido, la comparación queda tal que así:

  • Sálvame Tomate (18-29 de mayo de 2020): 18.3% y 1.974.000
  • El Precio justo (19-30 de abril): 12.1% y 1.558.000
  • Secret Story + Sálvame Tomate (13-24 de septiembre): 12.4% y 1.283.000
  • Ya son las ocho (15-26 de noviembre): 12% y 1.524.000

De primeras, estas cifras hablan por sí solas, pero para entenderlas mejor hay que contextualizar el momento en el que se produjeron. Básicamente, porque cada uno de estos programas se enfrentaron a momentos muy diferentes de Pasapalabra. Las cifras Sálvame Tomate, por ejemplo, fueron tan buenas porque coincidieron con la llegada del concurso a Antena 3. El programa de Roberto Leal aún se estaba adaptando a su nueva casa, así que Sálvame aprovechó la tesitura para sumar una victoria tras otra en aquellos primeros compases de rivalidad.

Sin embargo, la situación cambió radicalmente menos de un año después. Pasapalabra se asentó en el liderazgo y Sálvame Tomate dejó su sitio a El Precio justo, que tuvo la mala suerte de competir contra una de las rachas más dulces de su enemigo, capaz de reunir cada día a tres millones de espectadores gracias a Pablo Díaz y su imparable camino hacia el bote.

Hablamos, por lo tanto, de un contexto dificilísimo para el concurso de Sobera, que aun así firmó un mejor arranque del que ha firmado ahora Ya son las ocho, lo que no habla precisamente bien del programa de Sonsoles Ónega, que está compitiendo con una etapa algo más "terrenal" de Pasapalabra. Igual que le ocurrió antes al tándem Secret Story + Sálvame Tomate, al que está superando en número de espectadores tanto si comparamos sus dos primeras semanas de emisión como si cogemos las dos últimas de la tira diaria del reality:

  • Secret Story + Sálvame Tomate (13-24 de septiembre): 12.4% y 1.283.000
  • Sálvame Tomate + Secret Story (1-12 noviembre): 11.2% y 1.413.000
  • Ya son las ocho (15-26 de noviembre): 12% y 1.524.000

La ventaja de 'Pasapalabra' sobre las apuestas de Telecinco

Es decir, que después de estos primeros quince días, la nueva apuesta de Telecinco está siendo un poco más vista que la anterior. Sin embargo, la prioridad de Telecinco en esta batalla no es tanto aumentar su número de espectadores como reducir la distancia con su rival. Dos cosas que no siempre van de la mano, como vemos al comparar la desventaja con Pasapalabra de las dos primeras semanas de Ya son las ocho y la de las dos últimas del tándem Secret Story + Sálvame Tomate:

  • Sálvame Tomate + Secret Story (1-12 noviembre): -9.9 puntos y 1.173.000 espectadores
  • Ya son las ocho (15-26 noviembre): -9.7 puntos y 1.187.000 espectadores

Por lo tanto, los intentos de Telecinco no solo dependen de su acogida entre el público, sino también del momento en el que pillan a Pasapalabra. Ampliamos la diferencias con el concurso tras dos semanas de los siguientes formatos:

  • Sálvame Tomate (18-29 mayo de 2020): +1.6 puntos y 163.000 espectadores
  • Sálvame Tomate (23 agosto-3 septiembre): -8.8 puntos y 740.000 espectadores
  • El precio justo (19-30 abril): -14 puntos y 1.719.000 espectadores
  • Sálvame Tomate + Secret Story (13-24 septiembre): -9.4 puntos y 956.000 espectadores

Como se puede ver, en esta última comparación hemos incluido las dos últimas semanas que Sálvame Tomate se emitió diariamente a última hora de la tarde, lo que tuvo lugar entre el 23 de agosto y el 3 de septiembre. Ahí, aún siendo una época de bajas audiencias generalizadas, el programa de La Fábrica de la Tele y Pasapalabra no faltaron a su cita diaria con el público, por los que esas dos semanas fueron de legítima rivalidad.

Y en ellas, Telecinco firmó la menor desventaja sobre el concurso de Antena 3 en varios meses, demostrando nuevamente que Sálvame Tomate es el formato que más y mejor le ha funcionado contra Roberto Leal y sus concursantes.

Y todo a golpe de 'corazoneo', ingrediente que también cuenta Ya son las ocho y que, visto lo visto, es el que más le puede acercar a su rival en el futuro. De conseguirlo, Telecinco tendría ante sí una gran duda: conformarse con reducir la diferencia y aceptar que no puede ganar a Pasapalabra, como ya ocurrió con el Tomate, o buscar otro formato que le permita voltear la situación, como ya analizamos en su momento. Hasta entonces, Ya son las ocho tiene trabajo por delante.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats