Crítica / Crónica

Así fue el estreno del 'Drag Race' de Atresmedia, un talent show total y necesario en la España de hoy

Imagen del primer programa de 'Drag Race España'

Se ha hecho esperar, pero ya está aquí. Atresplayer Premium estrenó este domingo Drag Race España, la adaptación de un formato que ha revolucionado la industria del entretenimiento y que llega al fin a la TV española con una versión que mantiene la esencia de RuPaul a la vez que explota las señas de identidad patrias con diez reinas dispuestas a dar mucho que hablar y con una Supremme de Luxe en modo estrella.

Supremme de Luxe inicia con 'Drag Race' su conquista de la TV: "Que no cuestionen que una drag está presentando un programa"

Supremme de Luxe inicia con 'Drag Race' su conquista de la TV: "Que no cuestionen que una drag está presentando un programa"

Esa es la principal sensación que dejó la primera gala, emitida como evento en la plataforma de pago de Atresmedia, entre el séquito de fans de la marca y en una espectadora -la que escribe estas líneas- que no se había asomado hasta ahora a un fenómeno que pedía a gritos tener una versión española.

Como se puede intuir por su título, Drag Race España tiene como propósito coronar a la mejor drag queen del país entre un elenco de diez participantes con mucha carrera. Sin embargo, lo que hace grande al programa no es solo la espectacularidad de los looks o de los números, sino una mecánica que hace que sea un talent show total con la diversidad como bandera.

Quien como servidora se enfrentó al estreno totalmente virgen se encontró un formato ágil, fresco y sobre todo divertido. Un ejercicio de buena televisión impulsado por diez concursantes que derrochan carisma y una presentadora que ha nacido para el show. A ello se suma, además, la visibilidad que da a un colectivo históricamente silenciado en un contexto como el actual en el que ciertos sectores políticos continúan intentando negarle su libertad.

Para los seguidores del programa desde 2009, año en el que se estrenó RuPaul's Drag Race en Estados Unidos, lo de este domingo fue la culminación de un sueño: el de ver en la TV española el formato de sus vidas. Y a tenor de los comentarios que se acumulan en Twitter desde las 20.00h, Drag Race España no solo no ha decepcionado, sino que ha encandilado.

Un inicio a lo grande

La versión patria de Drag Race arrancó con la clásica presentación de las concursantes en su entrada a los talleres. Una a una fueron mostrando sus 'armas' para la competición, con mención especial para Killer Queen, Vulcano, Arantxa Castilla La Mancha, Hugáceo Crujiente y Carmen Farala, quienes se desmarcaron de inicio como favoritas para la audiencia y el jurado.

Allí se reunieron por primera vez con Supremme de Luxe, la maestra de ceremonias, para arrancar los retos. El primero fue una divertida sesión de fotos sobre un toro mecánico, una prueba con aroma español que dejó algunos de los grandes momentos de la gala.

El desafío principal de la entrega fue la confección de looks con materiales de mercadillo, un reto doblemente complicado por tratarse del primer programa, y por tener que presentar sus prendas ante una eminencia como Ana Locking, jurado de la edición junto a Javier Calvo, Javier Ambrossi y el invitado Jon Kortajarena. Precisamente los jueces se llevaron una de cal y una de arena en el estreno: la primera fue aplaudida en su debut como juez en un talent show, mientras que el papel de sus compañeros necesita mejorar, especialmente sus intervenciones faltas de naturalidad.

La mejor para el jurado fue Carmen Farala, que se coronó como la primera triunfadora de la edición con su victoria en las dos pruebas de la noche. Por contra, The Macarena y Dovima Nurmi fueron señaladas como las peores del desfile y se jugaron la expulsión con una batalla de Lip Sync a ritmo de Sobreviviré, de Mónica Naranjo. Finalmente, The Macarena se convirtió en la primera eliminada de la edición.

Supremme de Luxe ha nacido para la TV

Más allá del acertado casting de concursantes, si alguien destacó en el estreno de Drag Race España fue Supremme de Luxe, la RuPaul patria. Si bien desde Atresmedia ya avanzaron que la presentadora podría conducir cualquier formato televisivo, su debut en el programa da fe de ello.

La drag demuestra que ha nacido para la TV por sus grandes dotes comunicativas y por su sentido del espectáculo tanto cuando aparece como personaje, como cuando lo hace con su aspecto natural. Ella es la primera gran revelación de esta versión española de Drag Race y no hay dudas de que el medio ganaría si le permitieran seguir creciendo a base de asumir el mando de otros programas.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas