'La Playlist', una mirada amplia y diversa a la historia de Spotify en formato serie

'La Playlist', la serie de Netflix sobre la historia de Spotify

Decirlo hoy parece una locura, pero en su día hubo bastante escepticismo en torno a La red social. La idea de hacer una película sobre Facebook fue recibida con incredulidad, por no decir con cierta mofa, por un importante sector de la prensa estadounidense, que inicialmente no dio crédito a que dos pesos pesados de Hollywood como David Fincher y Aaron Sorkin quisieran contar la historia de una página web.

Las ¡18! series de la semana juntan a Hitler con Chaplin y presentan la 'Sagrada Familia'

Las ¡18! series de esta semana juntan a Hitler con Chaplin y presentan la 'Sagrada Familia'

Puede que los críticos de entonces restaran importancia a la marca Facebook, despreciaran a sus millones de usuarios en todo el mundo o minusvaloraran el poder adquirido -y por adquirir- de su polémico creador, Mark Zuckerberg, pero el caso es que obligaron a Fincher a tomar cartas en el asunto. El cineasta, consciente de estas dudas iniciales, se puso en contacto con Mark Woolen, uno de los mejores editores de tráilers de la meca del cine, para intentar vender mejor La red social a su potencial público. “Le dije 'no te estoy pidiendo una gran tarea, solo tienes que hacer un tráiler que dé sentido a que alguien haya hecho esta película, así que hazlo'. Porque yo era consciente en este momento de que había gente que decía: '¿Una película sobre Facebook? ¿Pero qué cojones?'”, contó el director a Collider durante las entrevistas promocionales de la cinta.

Aquel desesperado encargo resultó clave para el éxito de la película. El segundo tráiler de La red social -lanzado en julio de 2010 tras un primer avance que apenas tuvo repercusión- consiguió cambiar la opinión de los más reacios con el proyecto, que terminaron mostrando su interés por la cinta y rindiéndose mayoritariamente a ella en cuanto la vieron. Hoy la obra maestra maestra de Fincher y Sorkin es considerada una de las producciones más aclamadas del siglo XXI, y su protagonista, Mark Zuckerberg, una de las figuras imprescindibles para entender nuestra historia reciente. De ahí que ya nadie se atreva a poner en duda lo atractivo que supone contar la historia de grandes marcas y grandes personalidades de la industria tecnológica como reflejo del mundo en que vivimos.

'La Playlist', la historia de Spotify en seis episodios

De hecho, hacerlo se ha convertido en un género en sí mismo en los últimos años. Aaron Sorkin, por ejemplo, repitió jugada en la gran pantalla como guionista de Steve Jobs (2015), el biopic sobre el revolucionario fundador de Apple protagonizado por Michael Fassbender, al que precedió otro encabezado por Ashton Kutcher en 2013. Y en televisión, solo este año se han estrenado al menos tres series que encajan dentro de esta categoría. La primera fue Super Pumped: La batalla por Uber (Showtime), sobre el auge y caída del CEO de Uber, Travis Kalanick. La segunda, WeCrashed (Apple TV+), sobre la startup estadounidense WeWork. Y la tercera, La Playlist, que llega este jueves 13 de octubre a Netflix para contarnos la historia de Spotify.

El reproductor de música en streaming más famoso del mundo cuenta, según las cifras de su último trimestre, con 433 millones de usuarios y 188 millones suscriptores en todo el planeta. Sin embargo, su camino hacía la cima no fue flor de un día, tal y como nos cuenta esta miniserie creada por Christian Spurrier a partir del libro Spotify Untold, de los periodistas de investigación Sven Carlsson y Jonas Leijonhufvud, que pone nombre y apellidos a los implicados en la creación de una de las aplicaciones digitales más famosas de la actualidad.

La Playlist empieza en 2006 de la mano de Daniel Ek (interpretado por Edvin Endre, el príncipe Erlendur de Vikingos), un joven programador informático que decide ir a por todas y construir el gran proyecto de su vida tras vender su pequeña empresa de marketing digital. Daniel quiere demostrar que Suecia, su país natal, puede competir de tú a tú con los buques insignia de Sillicon Valley, y para ello contará con la inestimable ayuda del empresario Martin Lorentzon, que conseguirá el dinero necesario para llevar a cabo la gran revolución de su socio: crear un reproductor de música en Internet que sea legal, que acabe con la piratería y que permita ganar dinero a sus creadores y a la industria musical.

Para su desgracia, Spotify, como La red social, también fue recibida en su día con mucho escepticismo. Las discográficas, que por aquel entonces estaban más centradas que nunca en acabar con las descargas ilegales, veían en este nuevo invento una amenaza más contra sus propios intereses. Cómo consiguió Spotify revertir la situación, salir al mercado y convertirse en lo que es hoy es lo que narra La Playlist a lo largo de sus seis episodios de 45-55 minutos de duración, cada uno de los cuales está protagonizado por un personaje diferente que cuenta a su manera la creación de la compañía o, en su defecto, los efectos de la misma en la industria musical.

Un amplio dibujo de la creación de Spotify

En este último punto radica precisamente el mayor acierto de la miniserie: acercarse a Spotify desde puntos de vista muy distintos, algunos de ellos completamente opuestos. Por supuesto, Daniel Ek y Martin Lorentzon tienen sus propios capítulos, pero también las personas reales que hicieron posible el nacimiento del reproductor a nivel tecnológico (Andreas Ehn) y legal (Petra Hansson), el otrora presidente de Sony Music Suecia (Per Sundin), al que se muestra como uno de los principales valedores de la compañía, y una artista ficticia (Bobbi T.) que representa la visión de los músicos. Incluso los creadores de The Pirate Bay (Gottfrid Svartholm, Fredrik Neij y Peter Sunde) tienen su parte de protagonismo en los primeros episodios, aunque su historia será contada próximamente en otra serie de televisión.

Cada personaje principal de The Playlist merecería, por sí solo, tener su propia producción narrando pormenorizadamente sus aventuras y desventuras en aquellos años, aunque la producción sueca de Netflix se las apaña bastante bien para ofrecer un dibujo completo de lo que fue y es Spotify. Eso sí, al querer abarcar tanto, se echa en falta que ciertos pasajes de su historia se cuenten con mayor detalle -la sonada renuncia de Taylor Swift en 2014 se solventa en un par de escenas, por ejemplo-, pero en líneas generales, La Playlist se presenta como un ejercicio honesto con los hechos reales en los que se inspira.

Al fin y al cabo, no hay una única historia de Spotify ni una única opinión al respecto de su impacto en la industria musical, sino que éstas son tantas como tantos son sus protagonistas. Y la miniserie de Netflix lo que hace es exponerlas y dejar que el espectador saque sus propias conclusiones a partir de los interesantísimos debates sobre Spotify y la industria musical -algunos de ellos, aún hoy de máxima actualidad- que en ella se generan, si bien a veces no hace lo suficiente por disimular su propia opinión y su animadversión hacia alguno de los personajes principales -su escena final, osada y difícil de olvidar, resulta bastante reveladora al respecto-.

En cambio, sí pone bastante empeño en hacer entender al público los detalles más complejos de la creación y el negocio de Spotify, aunque para ello caiga a menudo en una cierta sobrexplicación y de vez en cuando anteponga la brocha gorda a la sutileza. Nada grave, en cualquier caso, dentro de una miniserie que adapta su música y su factura visual a cada personaje, pareciendo en ocasiones un telefilme de sobremesa y otras una serie llena de vitalidad. Caras diferentes para versiones y personajes diferentes de una misma historia, la de Spotify, que resulta tan atractiva como compleja. Probablemente más de lo que La Playlist nos muestra, aunque la ficción de Netflix supone una notable aproximación para los más interesados en conocerla.

Etiquetas
stats