Crítica

'Lupin' consuma su venganza en una parte 2 continuista, efectiva y sumamente entretenida

Omar Sy en la parte 2 de 'Lupin'

Este 2021 el francés se ha escuchado más que nunca en televisión, y no solo por los hits eurovisivos de Gjon's Tears y Barbara Pravi. Los responsables son George Kay (Killing Eve) y François Uzan (Family Business), dos showrunners que han creado a partir de una historia de venganza una serie a la altura del mismísimo Arsène Lupin.

Las "renovaciones" de series como engañosa táctica promocional de las plataformas

Las "renovaciones" de series como engañosa táctica promocional de las plataformas

El icónico ladrón de guante blanco da nombre a uno de los últimos grandes fenómenos de Netflix. Hablamos de Lupin, un thriller galo que con su primera parte ya hizo historia en la plataforma y que vuelve este viernes 11 de junio para confirmar que es, sin lugar a dudas, una de las series del año.

La parte 2 de Lupin, como se puede intuir por su título, más que una segunda temporada como tal es la continuación de los cinco primeros capítulos estrenados en enero. Otro pack de cinco episodios que completan un relato potente, entretenido y, por encima de todo, muy redondo.

Protagonizada por Omar Sy, y con las historias de Maurice Leblanc como base, Lupin vuelve en el punto exacto en el que nos dejó hace unos meses: con Assane Diop buscando desesperadamente a su hijo Raoul (Etan Simon) tras perderle de vista en la playa. Desde ese momento comienza una carrera contrarreloj por encontrarle en la que el protagonista vuelve a demostrar que, aún con la guardia baja, sigue siendo el mejor aprendiz de Arsène.

"Cada vez que piensas que van a atraparle, consigue escapar", cuenta Raoul en un momento de la serie sobre Lupin, al que admira por 'herencia' de su padre. Lo que no sabe es que a quien está describiendo es precisamente a su progenitor, un mago del engaño que siempre tiene todo bajo control.

Una segunda parte continuista y fiel a sí misma

A nivel de estilo narrativo, la parte 2 de Lupin es totalmente continuista. Como ya hacía la primera tanda de capítulos, la producción de Netflix sigue recurriendo al pasado del protagonista para explicar sus decisiones del presente con una serie de flashbacks muy bien hilados que, además de encajar en el relato, dotan a los capítulos de mayor ritmo.

También son recurrentes las referencias a las novelas originales tanto con menciones directas de los personajes, como con aspectos clave de la trama. No hay que olvidar que aunque esta es una adaptación muy libre y actual del Lupin del clásico literario, al fin y al cabo bebe de él.

Pero lo que mejor asume esta tanda de la primera parte es su capacidad para entretener a un público que solo podrá consumir sus episodios en modo maratón. Si por algo sorprendió Lupin con su temporada inicial fue por crear adicción en todos aquellos que se lanzaron a verla. Eso no cambia en esta segunda parte, donde todo fluye hasta llegar a un capítulo final que convence al dar un cierre a la trama de Diop y Pellegrini.

 360

Cabe señalar que los cinco episodios que llegan este viernes a Netflix no han nacido de la voluntad de la plataforma de estirar el chicle de un formato de éxito, ya que forman parte del mismo conjunto que el quinteto inicial. El hecho de dividir la temporada en dos y estrenar cada parte con cinco meses de diferencia responde a una estrategia del streamer que se va a repetir en la tanda final de La casa de papel, como ya han anunciado.

Omar Sy brilla mientras los personajes femeninos se difuminan

Tampoco cambia con respecto a parte 1 el rendimiento de Omar Sy, que vuelve a brillar en la piel del bueno de Diop. En este caso, y tras mostrarse infranqueable en la primera tanda, enseña sus debilidades en una temporada algo más dramática y familiar.

Sus trucos y engaños siguen siendo efectivos gracias, en gran medida, a su escudero Benjamin (Antoine Gouy), que gana protagonismo a la fuerza tanto en el pasado como en el presente. También se crece Juliette Pellegrini (Clotilde Hesme), el único personaje femenino que no cae a una escala de figurante en esta segunda parte.

El gran 'pero' de la continuación es la ausencia de roles femeninos potentes o al menos interesantes que sí tuvo la primera tanda de capítulos. Un aspecto a considerar –y, por supuesto, solucionar- en la ya confirmada tercera temporada de Lupin.

La continuidad de la serie está asegurada después de que Netflix y Sy anunciaran a la par la renovación de su éxito conjunto. Una noticia que no sorprende vistos los datos de la primera parte -según las informaciones que ofrece la propia plataforma, Lupin es con 70 millones de visualizaciones la ficción más vista de su catálogo en 2021-, y que salvo sorpresa se repetirán con el lanzamiento de estos cinco últimos capítulos.

Con lo visto esta temporada, el recorrido de Assane Diop podría haberse dado por cerrado tras completar su gran propósito inicial. Sin embargo, teniendo en cuenta el potencial histórico del caballero ladrón, queda pensar que hay Lupin para rato.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats