Crítica

'The Morning Show' arranca con dudas su temporada 2, pero con la certeza de conocer el mundo que nos rodea

Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, en la segunda temporada de 'The Morning Show'

No ha sido fácil, pero ya está aquí. La segunda temporada de The Morning Show llega este viernes 17 de septiembre a Apple TV+ tras una larga espera de casi dos años. 637 días, para ser exactos, desde aquel lejano 20 de diciembre de 2019 en el que vimos por última vez en acción a Alex Levi (Jennifer Aniston) y Bradley Jackson (Reese Witherspoon). Y lo de "acción" es literal, porque su despedida no pudo ser más explosiva.

'The Morning Show' lanza nuevo tráiler de su nueva temporada con Julianna Margulies como tercera protagonista

'The Morning Show' lanza nuevo tráiler de su nueva temporada con Julianna Margulies como tercera protagonista

Porque la última vez que supimos de ambas estaban contando a la millonaria audiencia de 'El Matinal' que el presidente de la cadena UBA, Fred Micklen (Tom Irwin), maniobraba en la sombra para tapar los abusos sexuales cometidos por Mitch Kessler (Steve Carell) contra varias trabajadoras del programa. Fred, furioso, se reponía del shock inicial mandando cortar la emisión mientras la cámara nos mostraba el rostro desencajado de Mitch, cuyos planes de redención acababan de saltar por los aires.

'The Morning Show' incluye la pandemia en sus nuevos capítulos

637 días después, las cosas ya no son iguales dentro y fuera de The Morning Show. En parte, por culpa de la pandemia. Porque sí, la serie de Apple TV+ forma parte de la larga lista de producciones afectadas por la crisis del coronavirus. En su caso, los problemas comenzaron en marzo de 2020, cuando se vio obligada a detener su rodaje coincidiendo con el inicio de la pandemia. Para entonces Aniston, Witherspoon y compañía ya habían grabado los dos primeros capítulos de la nueva temporada, que tuvieron que ser reescritos para incluir una subtrama relacionada con el virus. Por segunda vez en dos temporadas, The Morning Show se veía obligada a cambiar su hoja de ruta por la irrupción de un suceso de gran calado social.

Ya pasó en 2017, cuando la serie no era más que un proyecto de ficción recién vendido a Apple. Entonces el caso de Matt Lauer, copresentador del programa Today (NBC) despedido entre acusaciones de abuso sexual, propició que The Morning Show renunciara a ser un retrato de los entresijos de un programa de televisión para convertirse en un retrato de nuestra sociedad a través de los entresijos de un programa de televisión.

Hablamos, por tanto, de una serie que nunca ha podido -o nunca ha querido, según cómo se mire- comenzar sus temporadas como tenía pensado inicialmente. Siempre surgía un tema al que adaptarse y que acoplar sobre lo ya escrito. Quizá esto explique por qué la primera y la segunda temporada cuentan con arranques irregulares, propios de un programa que lucha por reordenarse tras verse sacudido por una noticia de última hora, pero también por qué uno de los grandes valores de The Morning Show es su voluntad de estar tan pegada a nuestro presente.

La 2ª temporada arrastra las virtudes y los defectos de la 1ª

Ambas cosas, el inicio dubitativo y el reflejo de nuestros días, se notan en los primeros episodios de la nueva temporada. Con respecto a lo primero, la serie de Apple TV+ vuelve a exigir una paciencia y a despertar una impotencia parecidas a las del arranque de su primera temporada. Ahora, como entonces, por el mismo motivo: buenos mimbres mal aprovechados. El final de la primera temporada, con esa incendiaria emisión interruptus, pedía una continuación directa para ser testigos de los actos de Alex y Bradley. Y aunque esas consecuencias se acaban sabiendo, llegar hasta ellas resulta menos intenso de lo que podía haber sido.

En su defecto, The Morning Show opta por bajar pulsaciones y situar a sus protagonistas en un escenario diferente. Uno en el que Bradley y Alex han separado sus caminos tras la marcha de la segunda, que decidió apartarse de 'El Matinal' tras la tormenta vivida la temporada anterior, y en el que Mitch también ha dado un volantazo a su vida yéndose fuera de Estados Unidos.

Que el personaje de Steve Carell, a todas luces un acosador sexual tras los hechos narrados en la primera temporada, se mantenga en esta segunda y, además, se le retrate por momentos de una manera alegre y cándida, refleja la osadía de una serie que a veces peca de dudar entre ser una ficción "seria" o una ficción con retazos de culebrón -esas cámaras lentas, esas músicas machaconas, ese Billy Crudup desatadísimo-, pero que tiene claro que su principal virtud es hablar de los tiempos en los que vivimos.

Tiempos en los que la identidad sexual de las personas puede ser un problema, en los que el racismo existe, en los que las redes sociales pueden causar estragos, en los que algunos abusadores sexuales no pagan sus pecados con la cárcel y en los que la felicidad no se mide por tener un buen puesto de trabajo, sino por encontrarnos a nosotros mismos y nuestro propio lugar en el mundo. Todo eso está en la segunda temporada de The Morning Show, que al igual que la primera, también va de menos más para demostrar que conoce bien el mundo que nos rodea.

* Apple TV+ estrena este viernes 17 de septiembre los dos primeros episodios de la segunda temporada de The Morning Show. Después, llegará un nuevo capítulo cada viernes.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas