Entrevista

Begoña Vargas, villana de 'Paraíso': “Me he sentido un poco en Hollywood rodando las secuencias de acción”

Begoña Vargas en 'Paraíso'

Paraíso estrenó el pasado jueves su temporada final con Begoña Vargas como gran reclamo. Curtida en series como La otra mirada y Alta mar, y consagrada bajo la batuta de Daniel Monzón en la premiada Las leyes de la frontera, la actriz y modelo madrileña se pasa a la fantasía como la nueva villana de la ficción de Fernando G. Molina para Movistar Plus+.

'Paraíso' justifica su regreso con una temporada final que enriquece el conjunto

'Paraíso' justifica su regreso con una temporada final que enriquece el conjunto

“Evelyn es un personaje con un power increíble, con todo su séquito de mujeres, y me encantaría ser un poco ella”, admite entre risas en una entrevista telefónica con verTele, en el marco de la promoción de los nuevos capítulos de Paraíso. Una serie que considera que “está muy bien hecha” y que a su juicio, supera el reto que suponía abrir camino en el género fantástico en la industria patria: “Me he sentido un poco en Hollywood rodando todas las secuencias de acción y las que requerían efectos VFX”, afirma.

Vargas, que solo en este 2022 ha estrenado también la serie Bienvenidos a Edén y la película Centauro de Daniel Calparsoro, ambas en Netflix, valora su momento profesional actual y confiesa que necesita un verano de desconexión para “reconectar un poco más conmigo misma” y valorar qué camino le gustaría seguir, mientras en su teléfono ya ha recibido llamadas de fuera de España.

“Quiero plantearme qué estoy haciendo, si es lo que quiero, y hacia dónde me gustaría ir... En estos días de vacaciones pensaré, pero quizás me apetece volver al teatro, cine es lo que más me gusta de todo, no sé si de repente me apetecería probar fuera o si es demasiado pronto…”, verbaliza.

Llegas a Paraíso como el gran reclamo de esta temporada final. ¿Qué te atrajo del proyecto? ¿Ha cumplido las expectativas?

No he visto la temporada entera todavía, he visto cuatro capítulos, y honestamente estoy muy contenta con el proyecto en general. Creo que Paraíso es una serie muy bonita, con un mensaje muy bonito también de fortaleza de amistad, de quererse... Y luego está toda la trama de mi personaje Evelyn y la oscuridad. La combinación de luz y oscuridad que hay en Paraíso me engancha un montón y todo el grupo de protagonistas adolescentes me encantan. Yo en mi época de 15-16 años me hubiese enganchado muchísimo. Es súper Los Goonies, de aventuras, y está muy bien hecha para mi gusto.

Interpretas a un personaje con gran peso en la trama que promete ponérselo difícil al grupo protagonista. ¿Qué es lo más gratificante de estar en el bando antagonista?

Lo más gratificante como actriz es la fantasía de hacer un personaje villano que tiene poderes y que dentro de que es mala tiene su corazoncito de humana. Aunque tenga 300 años y lo haya vivido absolutamente todo, es una tía que actúa por un motivo muy humano, por amor y por dolor. Me lo he pasado súper bien interpretando a Evelyn, ha sido súper divertido. Además es un personaje con un power increíble, con todo su séquito de mujeres, y me encantaría ser un poco ella.

¿Como espectadora sueles tener predilección por los villanos?

Depende de la historia. Como espectadora no sé... porque aunque el villano sea muy guay, al estilo Cruella que es súper fabulosa, también es muy mala. Tiene que ser una villana que aunque sea mala me caiga bien. Otras veces quiero que gane el protagonista porque sufre, pero hay veces que los villanos sufren más.

La fantasía y la ciencia ficción son géneros pocos explorados por la ficción española. ¿Crees que esta temporada final de Paraíso está a la altura del reto que suponía abrir camino en este terreno?

Sí, creo que sí. Yo me he sentido un poco en Hollywood rodando todas las secuencias de acción y las que requerían efectos VFX y demás. Era muy loco, porque Fer [Fernando G. Molina, el director] me explicaba lo que iba a aparecer después porque en el momento no estás viendo nada, te lo tienes que imaginar todo y que luego se vea real. Y todo lo que rodamos con arneses para salir volando, o cuando mataba a algún personaje con la mirada… ha sido curioso, y lo poquito que he visto me parece súper guay.

Tras el estreno de la primera temporada hubo muchas comparaciones con Stranger Things, y también evocó a un suceso real como el caso Alcàsser. ¿En esta segunda temporada consigue desmarcarse de esos referentes para tener una mirada más propia y personal?

Sí. El mundo Paraíso es el mundo Paraíso y no se ha visto antes. Están los 'no muertos', los fantasmas, los seres humanos normales... y esta es la gracia de la serie. Si entras en el mundo Paraíso y te gusta, lo entiendes todo. Obviamente hay referentes claros a nivel estético, pero en cuanto a trama realmente no veo parecido con Stranger Things. Allí el enemigo es como un bicho que no se sabe ni lo que es, en Paraíso son personas que convives con ellas y en mucho tiempo nadie se ha dado cuenta de que eran 'no muertos'. Hay personajes que de repente se dan cuenta de que familiares directos lo son, es muy fuerte. Siento que en ese sentido el mundo Paraíso se te mete más en casa, lo puedes vivir desde un lugar más cercano.

Tras años abriéndote paso con papeles en diferentes series, podría decirse que tras Las leyes de la frontera ha llegado tu momento. ¿Cómo definirías tu momento profesional actual?

Estoy muy agradecida por todo el trabajo que siento que se me ofrece y por todos los personajes tan distintos que estoy pudiendo hacer porque es una suerte y una maravilla. Ojalá siga así mucho tiempo, con personajes que me hagan muy feliz y con compañeros como los que me estoy encontrando en la industria. He trabajado con gente de la que he aprendido mucho, me han enseñado muchas cosas sobre la profesión y sobre la vida, y ojalá este momento dure.

Llama la atención que la mayoría de tus grandes papeles son en proyectos de época. ¿Es fruto de la casualidad, del momento, o de una predilección particular por historias que no están ambientadas en la actualidad?

¡Pues no lo sé! Creo que ha sido un poco casualidad. La de Las leyes de la frontera sí que es una época que me vuelve loca, no sé si es que viví allí y me he reencarnado ahora, ¡pero es que me flipa! Pienso que tenía que haber nacido entonces. Pero por ejemplo los años veinte no es una época que me encante como tal, en España fue un momento duro y oscuro, pero me pareció interesante encontrarme ahí. Lo guay de este trabajo es poder hacer personajes de épocas que yo como Begoña en la vida viviría, pero como “Pepita” sí. Me parece súper divertido.

Siendo una de las actrices de moda de tu generación, acumulando elogios y encadenando proyectos, ¿cuesta tener los pies en el suelo?

Realmente como he pasado estos dos últimos años trabajando, tampoco me he parado mucho a pensar qué estoy haciendo, ni hacia dónde voy, ni qué necesito yo como persona. Ha sido como “trabajar, trabajar, trabajar”, y hay un punto que casi no piensas en ti como individua más allá de tu profesión. Este verano me lo voy a dar para mí, voy a descansar, a resetear un poco cuerpo, mente y alma para poder volver en septiembre con el doble de pilas. Me apetece reconectar un poco más conmigo.

Y obviamente, si hay algo que me tiene con los pies en el suelo es mi familia, mis amigos, la gente de la que me rodeo que me quiere, mi perrita… todas estas cosas te mantienen en tierra y me siento afortunada de tenerlos.

A nivel profesional, ¿cuáles son tus aspiraciones actuales?

No lo sé, es algo sobre lo que quiero pensar. Quiero plantearme qué estoy haciendo, si es lo que quiero, y hacia dónde me gustaría ir... En estos días de vacaciones pensaré, pero quizás me apetece volver al teatro, cine es lo que más me gusta de todo, no sé si de repente me apetecería probar fuera o si es demasiado pronto…

¿Has recibido llamadas de fuera?

Pues… sí y no. No ha sido algo claro, pero sí me han llegado pruebas. Todo muy light.  

Etiquetas
stats