La Noche D

Chenoa: “Que te lapiden por una frase, situación o escena es una mochila”

Chenoa, en el plató de 'La Noche D'

Han pasado más de 20 años desde que Chenoa pisara por primera vez un plató de televisión. Fue el 22 de octubre de 2001 sobre el escenario de Operación Triunfo1, en el que defendió el tema Last dance. Desde entonces, además de desarrollar su carrera musical, la cantante ha hallado en la pequeña pantalla su segundo hábitat, donde ha participado en programas como Increíbles: el gran desafío, Oh Happy Day, Zapeando, Celebrity Bake Off y Tu cara me suena. A su trayectoria suma desde hace una semana La Noche D en La 1 de TVE, en el que cuenta con su propia sección musical.

Eva Soriano: "Espero que mi evolución siga en alza o se mantenga, porque si no la hostia va a ser terrible"

Entrevista | Eva Soriano: "Espero que mi evolución siga en alza o se mantenga, porque si no la hostia va a ser terrible"

El formato de la cadena pública supone también su reencuentro con Eva Soriano tras el concurso de Antena 3 que “creó” esta pareja televisiva con gran potencial. “Nos reímos mucho de que todo el mundo comentara el tándem, porque no nos conocíamos de antes pero conectamos muy rápido”, expone a verTele en esta entrevista al hablar del clamor que generaron sobre todo en redes sociales. Ambas están acompañadas de los otros dos colaboradores del formato, Leo Harlem y Florentino Fernández, con los que también hablamos.

Al recordar la percepción que hubo sobre su personalidad en su paso por la Academia, apunta que “quizás era una tía demasiado potente para lo que todavía se estaba estilizando en la calle. Pero esa lección no era asunto mío, sino de una sociedad que todavía no estaba preparada”. “El punto de la bordería venía en un momento en el que el 'Me Too' no existía todavía”, argumenta, antes de reconocer que al llevar tantos años en televisión “la gente piensa que sabe cómo soy y a veces no tienen ni idea”.

Este martes volveremos a verla en La Noche D, cuya entrega estará dedicada a Eurovisión. En ella hablará con Laura Pausini, presentadora del festival este año; para la que han preparado un kit de supervivencia que le permita conducir la gala y vivir para contarlo.

¿Qué supone para ti entrar en 'La Noche D'?

Mi sección es chiquitita dentro del programa. Tengo mi parte de música divertida, sin ser tan técnica ni tan seria, que es algo que también me apetecía hacer. La música, después de lo que nos han robado de años, es una manera de sacar a la gente del mood “llego a casa hecho polvo”. El objetivo es que eso se transforme en un “mira qué gracioso es esto, vamos a adivinar canciones”.

La música siempre motiva, sobre todo al coco, a que te dé serotonina y buen rollo para irte a dormir de otra manera. Esa es mi aportación a La Noche D. Los encargados del humor son, evidentemente, los que son, ya los conocéis desde hace muchos años. Aprendo muchísimo con ellos... pero yo soy graciosa a mi manera.

También tienes tu sentido del humor.

Bastante incomprendido muchas veces [ríe].

¿Eres de las que dice algo que crees que es gracioso pero nadie se ríe?

Lamentablemente no tengo filtro y a veces la gente se ríe de algo que digo en serio y no era para hacer gracia. Y como no me hace gracia, me hace gracia que a la gente le haga gracia. Juego con eso. Cuanto más guion te pongan, en mi caso va en contra, porque no sé llevarlo. Pero cuanto más me preguntes, igual te salgo con una rareza. Pero no lo hago a posta. Es que pienso así de raro.

¿Qué te vamos a ver haciendo, imitaciones, coreografías...?

Cantar sí, en alguna entradilla por ejemplo, para darle un poco de vidilla. Y jugar mucho con los invitados, sacarles del rollo. Decirles “vamos a jugar” a ver si sabéis decir estas canciones. Yo también juego, me presto de concursante, no de presentadora. Me pongo detrás de los atriles junto a ellos.

¿'La Noche D' va a afectar a tu continuidad en 'Tu cara me suena'?

No, Tu cara me suena vendrá más adelante. No me he desvinculado. Justo he estado ahora hablando con el jurado en el chat que tenemos, de que nos echamos de menos. Nos queremos mucho.

Precisamente de 'TCMS' surgió una 'pareja televisiva' muy querida por el público, la que conformas junto a Eva Soriano. Volvemos a veros juntas, ¿cómo está siendo el reencuentro?

Ha sido súper llamativo. ¿Sabes dónde me di cuenta? En redes sociales. Fue donde dije ¿pero qué ha pasado? Porque todo el mundo comentaba el tándem. Eva y yo nos reíamos mucho porque nos conocimos ahí pero conectamos muy rápido. ¿Sabes esto de la gente que dices se está metiendo conmigo pero me sienta bien? Hay gente con la que no conectas y dices 'no te metas conmigo, métete contigo', y con ella era como muy rápido todo.

Realmente nos hemos encontrado en otras vidas y a partir de ahí la gente ha querido juntarnos en todos lados y nosotras vamos encantadas. Lo guay cuando estás en cualquier sitio de trabajo es que te lleves bien. Da igual la posición. El problema está en cuando eso no ocurre. En este caso tengo suerte. Estando de jurado le decía a Eva: “Te vas a comer un 4”. Y ella se reía lo más grande. No podía de la risa.

Igual ahora se venga...

Seguramente, ahora me voy a comer la venganza. No me importa.

¿Te ha hecho sentir más cómoda compartir programa con ella?

En los trabajos no suelo estar incómoda porque suelo ser más curiosa que incómoda. La incomodidad la siento mucho cuando me veo prejuzgada, no cuando me dejan libertad. Me molesta mucho el prejuzgue. Llevo tantos años que la gente se piensa que sabe como soy, y a veces no tienen ni idea.

No me dan la oportunidad de decir “tomemos un café, no soy así del todo”. El punto de lapidar por frase, situaciones o por alguna escena en concreto es una mochila. Al final cuando llevas veinte años en esto es normal.

¿Porque la gente piensa que eres una persona quizás más seria?

No. El punto de la bordería venía en un momento en el que el Me Too no existía. Quizás era una tía demasiado potente para lo que todavía se estaba estilando en la calle. Pero esa lección no era asunto mío. Esa lección venía de una sociedad que todavía no estaba preparada. Yo no estaba haciendo nada malo ni daño a nadie. Con lo cual, partiendo de eso, vamos bien.

El problema es cuando lo haces mal y te terminas metiendo con gente que ni pincha ni corta. Soy una currante más que tengo una manera de ser, quizás muy echada para adelante, pero las situaciones de la vida te llevan a ser de muchas formas y nadie tiene culpa.

Me molesta mucho el prejuzgue. Llevo tantos años que la gente se piensa que sabe como soy, y a veces no tienen ni idea

Chenoa

¿Sientes que es algo que ha cambiado dentro de la televisión? ¿Hay ahora más hueco en la tele a decir 'aquí cabemos todas' incluyendo a mujeres con caracteres diferentes?

Lo hemos peleado entre todas, empezando por quienes nos atendéis. Entre todas y entre todos, porque conozco hombres maravillosos que evidentemente quieren que estemos todos al mismo nivel de hacer un humor, o de gastar un chiste, o de llevo un tacón y tú una deportiva, pero eso no es pelearse. Es hacer piña.

La tele se va flexibilizando, nos vamos desencorsetando y vamos entrando todos en algo, llamémoslo neutro. No tanto en el qué llevas puesto, cómo estás de altura, si estás gordo o flaco, si te gusta una chica o un chico, todo eso me parece de... estamos en 2022, por Dios.

¿Tienes más proyectos a la vista?

Cuando estoy en un proyecto me centro muchísimo en lo que estoy haciendo y mi intención es hacerlo lo mejor que pueda. También seré muy crítica con esto. Lo voy a hacer, y voy a ver. Yo me dejo llevar, aprendo, tengo un equipo... pero también luego veo la película desde fuera y veo si encajo o no.

Con los años, tengo esa veteranía de ser crítica. No dejo más espacio a proyectos porque no tengo más tiempo. También es verdad que no he parado. Hay una parte de mi que necesita oxigenar como todos.

Etiquetas
stats