Amor y misterio, dos recursos de 'El Señor de los Anillos: Los anillos de poder' para “engancharnos” a todos

Nazanin Boniadi (Bronwyn) e Ismael Cruz Cordova (Arondir)

Tras la larga espera y la enorme expectación, el gran momento al fin ha llegado. Y los que ya han podido ver el estreno de El Señor de los Anillos: Los anillos de poder, que ha lanzado este viernes sus dos primeros capítulos en Amazon Prime Video, ya se habrán percatado de cómo el amor y el misterio son dos de los recursos que mejor introduce la ficción para presentarnos y hacernos empatizar con sus personajes, como explicamos en nuestra crítica.

'El Señor de los Anillos: Los anillos de poder', el eslabón perdido de Tolkien hecho realidad

'El Señor de los Anillos: Los anillos de poder', el eslabón perdido de Tolkien hecho realidad

En el evento internacional organizado por la plataforma, en el que participó verTele, sus creadores contaron el plan para las 5 temporadas en las que se desarrollará la serie, y sus actores “elfos” explicaron cómo construían a los únicos personajes que sí son conocidos por el público de las películas de El Señor de los Anillos.

Como ellos, también atendieron a los periodistas Nazanin Boniadi (Bronwyn) e Ismael Cruz Cordova (Arondir), máximos exponentes -pero no únicos- de la importancia del amor en Los anillos de poder; y el que interpreta al hijo de ésta en la serie, Tyroe Muhafidin (Theo), que a su vez protagoniza una trama de misterio que apunta a ser clave en el desarrollo de la ficción.

Dado que los periodistas sólo hemos podido ver dos capítulos con antelación, los mismos que ya están disponibles para los suscriptores de Amazon Prime Video, no hay riesgo de spoilers. Y aunque aún no hayas podido las dos primeras entregas, este encuentro con los actores fue en la presentación, por lo que no hay riesgo de revelaciones que te impidan disfrutar del comienzo de la epopeya.

El amor prohibido que todos querrán seguir

Desde antes de su estreno, con la presentación de los personajes, El Señor de los Anillos: Los anillos de poder ya demostró que apostaba por la relación prohibida entre dos de sus nuevos protagonistas. Las líneas para describir al elfo Arondir decían que iba a mantener una relación prohibida con Bronwyn, una curandera de los hombres sobre la que añadían que es madre soltera.

La serie, ya en su primer capítulo, incide en esa irresistible atracción entre ambos personajes, al mismo tiempo que dedica diálogos a señalar que las uniones de elfos y hombres nunca salen bien y acaban en tragedia, indicando al espectador su carácter prohibido. Sus actores, además de ello, se ven como un ejemplo de la lucha contra el mal de Sauron en la que ellos se sitúan en primera línea: “Somos como una especie de base. Quiero decir, estamos como en el nivel básico de descubrir el mal que se desarrolla ante nosotros”, explica Nazanin Boniadi.

Estamos como en el nivel básico de descubrir el mal que se desarrolla ante nosotros

Nazanin Boniadi Bronwyn

Al respecto de su trama, y el amor que la impulsa, Charles Edwards ya había incidido en el 'factor Tolkien': “Es Tolkien, ha sido probado una y otra vez. Sus temas de amor, lo simple de las cosas simples... Claro que tienes los mundos épicos que creó. Pero dentro de eso, están esos momentos no diría ”humanos“, pero sí aplicables en algunos casos”, en este ejemplo, medio hombre medio elfo.

A Ismael Cruz Cordova, que interpreta a Arondir, ya se le conocía sobre todo por la miniserie The Undoing, tras intervenir también en The Mandalorian, Ray Donovan o The Good Wife. En Los anillos de poder, interpreta a un soldado elfo serio y frío de personalidad, e implacable como héroe de acción. Un lucimiento que seguramente dispare sus redes sociales, que antes del estreno cuentan con 180.000 seguidores en Instagram. Veremos cómo evoluciona ese número.

En relación a ese amor imposible de su personaje con el de Bronwyn, el actor explica: “El carácter de mi personaje es su vocabulario. Hay mucha comunicación, aunque las palabras tal vez no estén ahí. Pero eso no debe confundirse con cuánto podemos decir y hacer con nuestros cuerpos y lo que nos gusta a través de nuestros ojos”.

El actor cuenta que el secretismo le ayudó a crear un personaje con esa frialdad y rectitud: “Al principio tenía muy poca información, como todos nosotros, sobre el papel. Yo ni sabía que era un soldado, pero como también me gusta acercarme a mis personajes físicamente, porque creo que lo que hacemos impacta en nuestra psicología hacia la interpretación, comencé un entrenamiento como soldado. Y encima, adquiriendo el físico de los elfos”.

Para el actor, “la forma en la que los elfos transmiten su emoción es muy diferente. La forma en la que se relacionan con la vida, ya que son inmorales, es muy diferente. No los ves llorar a menudo, y cuando lloran es por algo muy profundo los daña. Para mí era importante poder sentir ese proceso y cómo funcionan los sentidos de los elfos. Y creo que eso es lo que se ve”.

“En términos de la acción, quería crear algo que fuera hermoso”

En cualquier caso, Cruz Cordova profundiza más en el carácter de acción de su personaje sin salirse de esa frialdad, poniendo un ejemplo concreto: “Hice un esfuerzo importante para que no mire al suelo cuando está peleando. Rara vez mira al suelo, casi en ningún momento. Fue algo que me ayudó a alcanzar la dureza y la determinación del personaje”.

El actor explica que, “en términos de la acción, quería crear algo que fuera hermoso. Creo en el poder de la narración también en términos de estética, que tanto como cualquier otro ámbito pienso que puede aportarle profundidad a un personaje. En el caso de Arondir, hay un contraste entre lo valiente que es y, en muchos sentidos, el conflicto que le rodea”. Cruz Cordova recuerda que tanto Arondir como Bronwyn son “de la clase más baja dentro de nuestras razas”, por lo que “tener momentos de belleza y destreza, yuxtapuestos con eso, es crear un lenguaje tan espiritual con el que puedes brillar”.

Pasar de la teoría a la práctica no fue sencillo, como reconoce el intérprete: “Se tradujo en interminables horas de entrenamiento en diferentes habilidades como taekwondo, wushu, taichí, capoeira, kung-fu... Me probaron y entrenaron, y luego me dieron alas para poder hacerlo yo mismo, sin dobles. Así que gran parte del trabajo que se ve en la serie es en un 95% mío”. Tampoco ayudaron las condiciones climatológicas: “Todavía era ese verano, y el calor del sol de Nueva Zelanda es bastante penetrante. Fueron horas y horas de lucha bajo ese sol, cubierto de barro y cables colgando. Hubo un momento en el que sentí que no sabía si iba a poder terminar ese día. Pero fui a ver mi tráiler y se me saltaron las lágrimas”.

Nazanin Boniadi también destaca esa dureza del rodaje, al recordar que “pasamos mucho tiempo en tierra y barro”, aunque la actriz confiesa que, pese a todo, “fue muy divertido”. La intérprete aporta una visión más allá del rodaje, sobre el tiempo que convivieron en Nueva Zelanda por las grabaciones.

Lo hace al hablar de su hijo en la ficción, Tyroe Muhafidin (Theo), cuyo personaje como ya adelantaron incluso los trailers protagonizará una misteriosa trama al ser el poseedor de una extraña espada que parece un artefacto oscuro, como ya puede verse en los dos primeros capítulos.

Boniadi tiene recuerdos de cómo estrecharon su relación en Nueva Zelanda para ser madre e hijo: “Pasamos mucho tiempo viviendo aventuras. También con Rachel, su verdadera madre, con quien acabé siendo muy cercana. Hicimos muchos viajes y fue divertido, pasamos mucho tiempo uniéndonos y espero que eso se traduzca en la pantalla”, ante lo que el joven actor quiso apuntillar: “Comimos mucho también. Y fuimos de compras”, entre risas.

Dos elecciones de casting que pudieron no ser

Los tres intérpretes compartieron también sus experiencias de casting. En el caso de Nazanin Boniadi, que ya había intervenido en Scandal, Homeland, Cómo conocí a vuestra madre y sobre todo General Hospital; fue un proceso más típico, aunque ella destaca que fueron “meses de duración. La primera fue en abril de 2019, y abarcó cuatro audiciones”. La actriz recuerda que cuando tuvo que mudarse a Nueva Zelanda para el rodaje fue “muy rápido”, y que en ese momento “todos teníamos seudónimos. Cuando hicimos la prueba, no teníamos a nuestros personajes, ni los nombres reales”, dando una idea del secretismo que rodeaba a la producción.

Mucho más llamativos fueron los otros dos casos. El de su hijo en la ficción, Tyroe Muhafidin, porque en un principio el que se presentó al papel de Theo fue su hermano mayor, Tobías. “Mi hermano mayor consiguió la audición para el papel antes que yo. Le dijeron que querían verle en el papel, pero una semana después corrigieron diciéndole: 'En realidad, vamos a intentarlo con alguien más más joven'”. Fue entonces cuando él mandó su vídeo: “Estuve un tiempo sin saber nada, y luego, de repente, fui preseleccionado. De ahí en adelante todo se movió muy rápido, después de moverse tan lento, y me encontré en Nueva Zelanda haciendo una prueba de pantalla. Una semana después me estaba mudando a Nueva Zelanda con mi madre”.

La lucha que en la serie siempre tiene Arondir, su personaje, tuvo también que demostrarla Ismael Cruz Cordova para conseguir el papel. El actor relata cómo se quedó fuera en múltiples ocasiones, pero siguió insistiendo hasta que logró su cometido: “Primero hice una audición en Nueva York, y la pasé. Luego estaba en Los Ángeles por un trabajo, y tuve otras dos audiciones allí. Me enviaron a Sudáfrica para hacer una película en el desierto, y estando allí fue mi primer rechazo para el papel, lo que me enfadó mucho. Pero dije: 'No, voy a seguir luchando por esto'. De alguna manera, mis agentes pudieron situarme de nuevo en el proceso. Estaba aún en el desierto de Sudáfrica cuando envié otro vídeo desde mi tienda a la siguiente ciudad donde hubiera wifi para que lo mandaran. Y entonces volví a recibir una respuesta diciendo que no”.

Lejos de rendirse, el actor se empeñó en ello: “Yo estaba como 'no, ya está bien, ¿sabes? Voy a aparecer en sus casas y convencerlos'. Mis agentes me dijeron que les gustaría que no acabase en la cárcel. Pero sabían que quería luchar por el papel, por lo que me enviaron un bonito correo electrónico diciéndome: 'Escucha, eres maravilloso, pero no va en tu dirección'. En ese punto, lo dejé pasar. Sin embargo, cuando estaba en Nueva York de repente regresaron y me dijeron: 'Vamos a hacer una prueba de pantalla a cinco candidatos y tú estás bien, te daremos una oportunidad'. Me fui a Nueva Zelanda fingiendo que no me importaba absolutamente nada conseguir el papel, aunque en realidad me importaba mucho. Y por fin fui e hice la prueba de pantalla final”.

El resto de su historia se ha empezado a escribir desde este mismo viernes 2 de septiembre en Amazon Prime Video, con el nombre de Arondir, y veremos si se alarga durante las cinco temporadas que durará El Señor de los Anillos: Los anillos de poder.

Etiquetas
stats