Entrevista

Elena Rivera: "Si queremos una industria audiovisual fuerte tenemos que apostar por una televisión pública fuerte"

Elena Rivera

Inés del alma mía, Alba, Los herederos de la Tierra y Sequía. Elena Rivera lleva dos años y medio sin dejar de trabajar. La intérprete ha encadenado el rodaje de estas cuatro series en las que, además, ejerce de protagonista. Dos de ellas son coproducciones internacionales, circunstancia que la actriz alaba por cómo "te enriquece personal y profesionalmente".

El Día Internacional de la Niña, con seis actrices que han "crecido" en la TV

El Día Internacional de la Niña, con seis actrices que han "crecido" en la TV

Pendiente de estreno están la secuela de La Catedral del Mar, que lidera junto a Yon González; y Sequía, ficción producida por TVE junto a la televisión pública portuguesa que fue presentada en el pasado Festival Iberseries Platino Industria. Rivera atendió allí a un grupo de medios, entre los que se encontraba verTele, para hablar del título y el gran momento profesional que atraviesa.

El punto de partida del thriller -que capitanea con Miguel Ángel Muñoz, Rodolfo Sancho y Myriam Gallego- es la aparición de dos cadáveres en un pueblo que emerge de las aguas a causa de una fuerte sequía. La actriz encarna a la inspectora de policía Daniela Yanes, que es quien se hace cargo del caso.

La trayectoria televisiva de Rivera ha estado desde sus inicios en Cuéntame estrechamente ligada a TVE. Pese a que reconoce que a la hora de elegir los proyectos se guía "por la historia y si me motiva el personaje", también defiende que "ahora más que nunca, si queremos que la industria audiovisual sea fuerte, tenemos que apoyar y apostar por una televisión pública fuerte". Algo en lo que considera que "los actores tenemos un poco la responsabilidad de que esa fuerza en TVE exista". Eso sí, por el momento, aunque "hay cosas" encima de la mesa, no le importaría tomarse, por fin, unas más que merecidas vacaciones.

Vuelves a rodar en Extremadura tras 'Inés del alma mía', ¿cómo has vivido el reencuentro?

Me hizo mucha ilusión porque volví a rodar en las mismas calles y plaza que en Inés del Alma Mía. Al ser una serie de época todo estaba attrezzado de otra manera, pero me vinieron muchos flases. Sentía, "fíjate cómo es la vida". Hay tantísimos sitios en los que podríamos estar rodando y en poco tiempo he vuelto al mismo con un proyecto totalmente diferente. Es un lujazo no quedarte siempre en Madrid con el cartón piedra que digo yo. Tener decorados reales y naturales, poder ir tanto a Lisboa como a los parajes extremeños ha sido un gusto.

En la presentación, el actor portugués Marco D'Almeida comentó que era increíble lo que os paraban en la calle. ¿Notasteis mucho calor por parte de la gente?

En Extremadura se notó un montón. En Madrid la gente está más acostumbrada a los rodajes, a ver a actores, cantantes… pero cuando sales de Madrid es otra historia. En Cáceres se sabía que íbamos a ir, todo el mundo lo tenía muy fichado. No tuvimos problemas para rodar, pero en cuanto decían 'corten', se notaba el cariño y el calor de la gente. Cuando fuimos a Lisboa fue al revés. Todo el mundo estaba deseando hablar con Marco, que allí es muy conocido, y nosotros estábamos en segundo plano.

Dentro de la serie, ¿tu personaje va a vivir un viaje emocional más allá del componente de thriller?

Sí. Lo que vas le va a costar es que hay un momento en el que para seguir tirando del hilo y conseguir que salga a la luz la verdad, se le mezclan cosas personales que no le hacen tanta gracia. Decepciones. Va a tener que ir lidiando un poco con eso, que a la vez es lo más interesante del personaje. Sequía no solo se queda en el thriller y en el caso de la investigación, sino que es muy de personajes.

Es un thriller muy psicológico y desde el primer capítulo se ve que todos tienen algo en el pasado. Hay algo que les atormenta, hay como una sequía de sentimientos que van aflorando. Hay contradicciones, todos los personajes tienen luces y sombras. En el mío hay una coraza que tenía que marcar mucho, le cuesta confiar en la gente. Tiene que contar un hecho del pasado que para ella fue muy traumático. Hemos intentado crear algo que para el espectador enganche.

Comentabas también en la presentación que había sido un reto físico encarnar a una inspectora de policía porque, a priori, no es la primera profesión en la que se te enmarcaría.

He confiado en la confianza que me han dado los productores y en la historia. Daniela es una tía con mucho carácter, tiene las cosas muy claras, es muy honesta y va hasta el final aunque le perjudique personalmente. Lo he intentado crear desde ahí. No me quería obsesionar con el físico y que a lo mejor no doy el perfil de policía.

Además, que a mí con poco se me marca mucho el brazo [ríe]. Todo el mundo me ha ayudado un montón y me he quedado muy contenta y satisfecha. El personaje estaba muy bien escrito para darle esa profundidad de una mujer que ha vivido mucho y que, aunque pienses que por el físico puedo no darlo, luego tela. También es verdad que yo soy así, muy guerrillera. En Inés del alma mía me pasó igual. Soy chiquitilla pero matona, como me dicen muchos en los rodajes.

Mirando atrás en tu trayectoria, queda patente que apuestas mucho por la televisión en abierto, y en concreto por TVE. ¿Es una decisión personal o algo circunstancial?

Por suerte, todos los proyectos que me han ido llegando han sido más de televisión en abierto y TVE, siempre lo digo, es mi casa, he crecido aquí. Me guío por el proyecto, la historia y si me motiva el personaje. Tengo que estar agradecida porque tengo la suerte poder elegir. A parte, es la segunda vez que hago una coproducción internacional con TVE. Con Inés lo viví muy apasionadamente. Trabajar con personas que no tienen nada que ver con el audiovisual que tenemos aquí te enriquece personal y profesionalmente.

Esto fue lo que más me gustó de Sequía, volver a vivir esa sinergia de complementarnos unos con otros; y saber que visualmente el espectador es el que más va a ganar.

Ahora más que nunca, si queremos que la industria audiovisual sea fuerte, tenemos que apoyar y apostar por una televisión pública fuerte. Los actores en cierto modo, tenemos también un poco esa responsabilidad de que esa fuerza en TVE sea así. Si encima ellos apuestan por coproducciones como esta, yo encantada.

¿Cómo ha sido la experiencia con los compañeros de rodaje?

Miguel Ángel y yo teníamos la espinita trabajar juntos porque tuvimos una oportunidad hace tiempo que al final no salió. Aquí por fin nos la hemos quitado y muy bien. Siempre se dice lo típico de que "todo el elenco nos hemos llevado muy bien", pero al tener que viajar fuera se crea otra cosa. En Lisboa estuvimos más de un mes e hicimos una piña real. Una familia muy fuerte. Eso luego se plasma en la pantalla. Cuando hay esa confianza, lo juegas un montón. Hay veces que hacemos la toma de una manera, luego la probamos de otra, todo eso al final la cámara es muy lista y se ve. No pido más.

El propio título de la serie, 'Sequía', y su punto de partida son un problema medioambiental. ¿Va a crear debate en torno a ello?

La serie es muy actual, pero no hay una trama en concreto que hable del cambio climático. El punto inicial es muy potente, porque por la sequía emerge un pueblo. Esto es algo de lo que no tenía ni idea. Luego supe que era real, que hay casos; y me impactó muchísimo. Ahí encima aparecen dos cadáveres que no se sabe ni de qué época son, que lo hace muy interesante, pero después nada de lo que se desarrolla tiene que ver con el cambio climático.

Evidentemente en la realidad sí que lo hay. Lo estamos viendo, con Filomena, las olas de calor o lo que está pasando en la Palma. Están ocurriendo cosas históricas que no habían ocurrido nunca. Sí poco a poco nos vamos mentalizando aunque sea desde el audiovisual, bienvenido sea.

Trabajar en coproducciones permite también que se te conozca fuera de España. ¿Hasta qué punto te gustaría enfocarte en proyectos internacionales que pudieran surgir en Latinoamérica o, por ejemplo, Italia?

Siempre digo que bienvenido sea. Con Inés del Alma mía parecía que era el punto final porque ya se había emitido en Chilevisión; pero ahora de repente está también en Uruguay, en Italia... Y voy recibiendo una cantidad de mensajes abrumadores. Es una cosa escandalosa. Fue un rodaje muy duro, muy complicado, y que ahora sus frutos se estén viendo ya no solo en España, sino fuera; bienvenido sea si de ahí luego vienen más cosas. Latinoamérica o donde sea. Nunca se sabe.

Ya no hace falta irse a Hollywood para triunfar a nivel internacional y que se te reconozca más allá de España, ahora puedes viajar con cualquier serie a través de las plataformas. ¿Es algo que notes?

Sí. Es increíble. Cuando las series se estrenan te ven en una cantidad de países de la que no eres ni consciente. Aun así, voy viviendo muy el día a día. Me van viniendo proyectos y, como siempre, me intento centrar en que la historia me guste, me motive y vaya a sacar algo de mi, que pueda aprender algo como persona o actriz. Si después te dan la oportunidad de hacer tu trabajo y que se te vea cantidad de sitios que ni pensabas y eso genera que puedas tener más trabajo en cualquier punto del mundo; es una locura, una maravilla.

Sí es verdad que es algo que tengo interiorizado en cierto modo, porque tuve la suerte de empezar en Cuéntame, que en el Canal Internacional se veía mucho. Ahora con las plataformas es la novedad, pero aunque no lo haya vivido tan a lo grande, en parte sí sé lo que es. Me ocurría de ser muy niña y que amigas mías que se iban a estudiar por becas a, por ejemplo, Canadá; y me decían que cuando comentaban que era su amiga, todo el mundo se asombraba. Yo soy la primera que me asombraba de que que me conocieran ahí. Es muy fuerte. La cabeza te estalla un poco cuando te dicen estas cosas, pero es un lujo. Que tu trabajo llegue a tanta gente es también nuestra finalidad.

Una vez terminado el rodaje de 'Sequía', ¿qué te espera ahora?

Hay cosas, pero nunca sabes. Hasta que no me dicen 'acción'... Si viene trabajo bienvenido sea, pero también diré que llevo dos años y medio sin parar. Sin vacaciones. He ido enganchando proyectos y hasta alguna vez se me han solapado. Siento que personal y profesionalmente viene bien, aunque sea uno o dos meses, descansar para coger fuerzas para otro reto.  

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats