Entrevista

Eva Soriano: “Espero que mi evolución siga en alza o se mantenga, porque si no la hostia va a ser terrible”

Eva Soriano

Eva Soriano debutó como colaboradora en televisión en 2018, en Ese programa del que usted me habla en La 2. Cuatro años después, puede presumir de contar con una trayectoria en alza en la que ha pasado por programas como Late Motiv, Las que faltaban, Zapeando y Tu cara me suena 9; además del matinal diario de Europa FM Cuerpos especiales. El siguiente paso es debutar como presentadora en La Noche D, cuya tercera temporada se estrena este martes 3 de mayo en La 1 de TVE (22:40 horas).

RTVE presenta la vuelta de 'La Noche D' con Eva Soriano: "Humor sano sin meterse con nadie"

RTVE presenta la vuelta de 'La Noche D' con Eva Soriano: "Humor sano sin meterse con nadie"

La primera entrega girará en torno a las bodas, y contará como invitados con Jaime Lorente, Yon González, Lorenzo Caprile, Bibiana Fernández, Malú y Paz Padilla. La cómica, que toma el relevo de Dani Rovira, estará acompañada de los también nuevos colaboradores del programa, Chenoa, Florentino Fernández y Leo Harlem. Sobre su papel dentro del formato, comparte que es “una persona muy inconsciente, me puedes ver haciendo cualquier cosa”.

“No esperaba presentar un prime time a los cuatro años de empezar mi carrera”, reconoce agradecida por la oportunidad. Eso sí, al mirar hacia el futuro, confiesa bromeando que es “una chaquetera, lo único que quiero es presentar unas Campanadas. A la cadena que me deje, voy”.

¿Cómo afrontas tu primer programa como presentadora?

Sé que es un gran reto y una gran oportunidad, pero estoy bastante tranquila. Soy una persona que no le da muchas vueltas a las cosas, que es una gran virtud dentro de esta profesión, porque al no darle vueltas, no te rayas. Y si no te rayas, no lo pasas mal. Y si no lo pasas mal, lo disfrutas. Y si lo disfrutas, sale bien. Y si no, lo intentas.

¿Te preocupan las comparaciones por el hecho de ser un programa que ya ha presentado otra persona?

Tengo claro que se nos va a comparar, pero Dani y yo no tenemos nada que ver. Somos cómicos. Que te guste Dani no implica que no te pueda gustar yo. O al revés. Que te guste él no tiene que implicar que te guste yo. Es una apuesta diferente. Puede que se dé el “me gustaba más cuando estaba Dani, pero bueno, tampoco puedo hacer nada más. Intentaré que te guste y si no te gusta no pasa nada, porque cómicas y cómicos hay tropecientos mil. Así que si no quieres consumirme a mí, lo entiendo. Yo tampoco me consumiría [ríe]. Estoy haciendo la peor promo...

No esperaba presentar un prime time a los cuatro años de arrancar una carrera

Eva Soriano

¿Has llegado a hablar con él?

No me ha contado nada, me ha enviado muchos besos, abrazos y fuerza. No me ha dicho nada más y prefiero que no me cuente nada más. Él vivió su experiencia de una forma y yo tengo que vivir la mía. Y vivirla desde cero, sin tener feedback de otra persona. Quiero estar cero intoxicada por nada, quiero estar fresca, que me vengan las cosas y no sepa por dónde. Por eso le dije que no quería que me contara nada, quiero vivirlo y a ver qué pasa.

¿Te sorprendió la llamada de RTVE al ser todavía poco habitual ver a una mujer liderando un formato de humor?

Me sorprendí muchísimo ya no solo por eso, sino por mi trayectoria. Pienso en las carreras de otros compañeros y compañeras, y veo que a mí me ha llegado muy pronto. No esperaba presentar un prime time a los cuatro años de arrancar una carrera. Empecé en televisión en 2018, estamos en 2022, con dos años de pandemia entre medias; y me han dado un prime time.

Esperemos que mi evolución siga en alza o se mantenga, porque si no la hostia que me voy a pegar va a ser terrible. Soy la primera que dice “qué oportunidad tan grande”, pero es verdad que llevo muy poco. Como decía, no pienso las cosas, digo que sí. Tengo 32 años. Puedo ser la persona más joven de la historia en presentar un prime time, también te lo digo [ríe].

Hacemos un casting y da igual si son tíos o tías, los que son mejores van a pasar

Eva Soriano

¿32 años es un buen momento?

Sí, porque Jesucristo murió a los 33 entonces, ¿quién sabe lo que espera? El año que viene igual leemos “Eva, una muerte accidental, pero cumplió su sueño. Murió joven pero con éxito” [ríe]. No, no, no quiero eso. Por favor. Toquemos madera.

¿Cómo lo vas a compaginar con la radio?

Con mucho sueño. Me levanto a las seis de la mañana. Me calzo unas siestas importantes, pero no son incompatibles. La Noche D son dos días de grabación y de esfuerzo, pero no sé por qué no me hacéis la pregunta de cómo viviste Tu cara me suena. Esto es la nada para mí, un paseo por el parque. TCMS era irme a Barcelona, grabar, terminábamos a la 1 de la mañana. Aquí acabo a las 20, me voy a mi casa y me duermo. Lo llevo genial.

Durante tu carrera, ¿has sentido discriminación por ser mujer dentro de la comedia o perteneces a una generación en la que esto está más superado?

He vivido la transición de pasar de estar en un casting con cuatro huecos, presentarnos dos mujeres y el resto ser cómicos. Y ahí decir vale, solo vamos a estar tú y yo, independientemente de que nuestra pruebas sean las mejores, no nos van a poner a las dos. Ahí era 'mientras tengamos una, ya está'.

He vivido la transición de de pronto decir “no, vamos a hacer un formato y queremos que estén este número de personas”. Hacemos un casting y da igual si son tíos o tías, los que son mejores van a pasar. Eso ahora, gracias a Dios, está pasando. Ya no nos encontramos en el punto de decir “es que las mujeres tenéis mucha rivalidad entre vosotras”. No, es que nos han hecho competir durante toda la vida porque era “o tengo este puesto o tengo este puesto”. No hay una alternativa. No es si las dos somos las mejores, que en muchas ocasiones sucedía, nos vamos a quedar las dos. Esto ha cambiado y vemos a muchas compañeras, ya no sólo colaborando en programas de televisión, sino llevando sus programas. Y eso es maravilloso.

¿Has notado mucho cambio en tu popularidad tras estar en Tu cara me suena?

Lo he notado pero tampoco tanto. Sí que es verdad que Tu cara me suena es un formato tan amable que los fans que tengo son muy majos. Y muchos niños, que eso me fascina. El otro día estaba en el Mercado de San Miguel tomando algo, y de repente me tiraron del abrigo. Me giré y era una niña pequeñísima pidiéndome una foto. Estoy acostumbrada a gente deleznable, borracha, de bares, de la noche. Entonces, esto me chocó. Me puse a su lado y estaba temblando.

Su madre me dijo “eres su ídolo, le hace muchísima ilusión”. Luego se fue llorando y yo me quedé “está todo mal, yo no sé gestionar que llore un infante” [ríe]. No sabía nada. Miraba a mis amigas diciéndoles “me ha dejado mal cuerpo la niña. No sé si le gusto o no”. El hecho de convertirte, para niñas y niños, en un ídolo, para mí es abrumador. No quiero ser el ídolo de nadie, si soy una persona muy ridícula, ¿cómo va alguien a querer ser como yo de mayor? De pronto esto de “Eva, quiero ser como tu”, ¿pero qué padres tienes?

El hecho de convertirte, para niñas y niños, en un ídolo, para mí es abrumador. No quiero ser el ídolo de nadie, si soy una persona muy ridícula, ¿cómo va alguien a querer ser como yo de mayor?

Eva Soriano

Esto ahora aumentará ahora, presentando un formato en prime time.

Ya verás, entre los niños, el que pueda llegar a un público más adulto y mayor. Que sea lo que Dios quiera. Yo encantada si de repente empiezo a recibir mensajes de sugar daddys de “ey. ¿te apetece venirte?”. Pues oye, [ríe], otro mercado más.

Has dejado claro en más ocasiones que querrías dar las Campanadas. ¿Te gustaría que fuera con Chenoa?

No sois conscientes de la cantidad de veces que he tirado las Campanadas en muchos sitios. Cuando salimos Chenoa y yo que ella quedó cuarta en OT y yo en Tu cara me suena, hice un chiste en redes en el que dije “¿nos imaginas presentando las Campanadas y cuando lleguen los cuartos señalarnos?”. El meme era el de Spiderman diciéndonos “somos tú y yo”. Todo el mundo empezó a decir “Chenoa y Eva Soriano Campanadas Atresmedia”. Ahora tengo un programa en La 1, así que Campanadas en TVE. Soy una chaquetera. Lo único que quiero es presentar unas Campanadas. La cadena que me deje, yo voy. ¿Netflix? Pues ahí estoy.

Hablabas antes sobre los ídolos, ¿hay algún invitado que haga especial ilusión traer a 'La Noche D'?

No sé a quién van a traer más allá del primer programa. Me haría muchísima ilusión Rosalía. La entrevisté para Europa FM, me parece la mejor persona del mundo, tiene una entrevistaza y a mí sólo me apetece hablar con esa persona. Eso y que me he hecho adicta a su disco y estoy de La Combi Versace que ya no puedo más. Necesito saber cómo se sale de esa canción. No sabes muy bien qué ha hecho. Es como un sortilegio.

¿Vas a cantar y bailar?

Me atrevo a todo. Me podéis ver de cualquier cosa, cantar, bailar, boxear, de todo. Soy una persona muy inconsciente. No pienso en las consecuencias de mis actos y me puedes ver haciendo cualquier cosa.

¿Cómo ha recibido tu familia tu fama?

Mis padres lo llevan muy bien. Teniendo en cuenta la transición es muy curioso que de pronto tu hija pase a que de repente se me conozca. Tampoco ha sido muy de repente. Ha sido muy gradual y eso ha ayudado a que no me haya vuelto loquita, que transicione de una forma natural. Aceptar que dentro de la profesión en la que estoy y la profesión que tengo, es normal que sea conocida y la gente me pida fotos. Forma parte de mi trabajo y es lo que hay.

Estoy contenta de que la gente aprecie lo que hago, y mis padres también tienen un punto de orgullo de “qué bien que la gente venga a hacerse fotos con la niña cuando no dábamos un duro por ella”. En la ESO era una pedazo de pieza muy grande. Con lo que hablo todo el rato me expulsaban y me echaban de clase, era un poco de “no sé qué vamos a hacer con esta chiquilla”. Sacaba muy buenas notas pero los mensajes eran “no para de hablar, no deja estudiar a nadie”. Pero claro, no me podían hacer repetir porque sacaba las cosas.

Y luego pasé por un montón de trabajos. He sido cajera, vendedora, cantante de orquesta, estuve en Port Aventura pasando los tornos de las entradas, cajera de Mercadona tres años. En Kiko Milano hice de vendedora y maquilladora, que no tengo ni idea de maquillar. Maquillaba a las señoras como si fueran Drag Queens. Podría maquillar perfectamente en Drag Race España porque los circo que hacía...

¿Cómo llegó el humor a tu vida?

El humor ha estado en mi vida siempre. Quería ser actriz, me vine a serlo y me comí un mojón porque soy muy alta. A no ser que ya tengas un nombre, ser alta en un casting te hace que si están entre tú y otra persona, si ella da más altura con el chico que es el protagonista, te vas. Hasta el papo de chicos de 1,70. Mido 1,78, que crezcan ellos, ¿tengo yo la culpa de eso? Pues no.

Etiquetas
stats