Entrevista 'Escándalo, relato de una obsesión'

Fernando Líndez protagoniza 'Escándalo' en Telecinco: “Es más fácil prejuzgarla a ella”

Fernando Lindez y Alexandra Jiménez en 'Escándalo, relato de una obsesión'

Telecinco vivió la semana pasada cómo el estreno de su nueva serie, Escándalo, relato de una obsesión, demostraba los prejuicios de los ultracatólicos como la asociación Abogados Cristianos, que incluso antes de poder verla pidieron su cancelación por su trama: una mujer de 42 años que se obsesiona de un joven de apenas 15, con el que mantiene relaciones.

Alexandra Jiménez: "Ahora parece que los actores solo debemos contar personajes convenientes, aceptables y correctos"

Alexandra Jiménez: "Ahora parece que los actores solo debemos contar personajes convenientes, aceptables y correctos"

Sin embargo, los juicios posteriores al estreno fueron muy diferentes a esos prejuicios. Tras ver su primer capítulo, que la cadena de Mediaset emitió el pasado miércoles, el publicó elogió a la serie por reflejar el maltrato psicológico y la violencia machista. Y aunque es cierto que las audiencias no terminaron de acompañar, dieron la razón a las explicaciones que habían dado su creadora Aurora Guerra, su productor Aitor Gabilondo, y su protagonista femenina Alexandra Jiménez en sus entrevistas con verTele.

Este miércoles, Telecinco lanza el segundo capítulo. Y aprovechando la visita a su rodaje, también pudimos hablar con su protagonista masculino, Fernando Líndez. A sus 22 años, y con una consolidada trayectoria como modelo, afronta su primer proyecto audiovisual como protagonista tras su experiencia en Skam España. En esta serie es Hugo, el salvador de Inés (Alexandra Jiménez) con el que ella se obsesiona y con el que comienza una tortuosa relación imposible y prohibida.

“Es una situación delicada, es muy complejo el tema”, explica el actor con cautela, pidiendo paciencia para ver como se desarrolla la serie. Y es que, pese a reconocer que es “más fácil prejuzgarla a ella por lo que hace”, adelanta que su personaje Hugo no se queda corto: “También tiene sus traumas, y también tiene bastante culpa”, comenta entre risas.

¿Qué pensaste cuando te llegó este papel?

Cuando me llegó no sabía lo que iba a requerir. Yo en principio lo vi como un reto, y a mí me gustan mucho los retos, me considero un adicto a la adrenalina, y coño, por vivir una nueva experiencia. Lo vi con buenos ojos, tanto yo como mi familia.

¿Y ya en en el rodaje y en el papel, te ha resultado complicado hacer ciertas cosas?

Siempre hay escenas que... [ríe]. Es una serie intensa, y tiene escenas bastante complejas. Sí que es verdad que hay días que a nivel emocional uno se queda más tocado, con la sensación de esa emoción que luego sí que es difícil sacarla. Pero no he tenido problema ninguno. Me han ayudado muchísimo, tanto el resto del reparto como el equipo.

¿Alexandra Jiménez te lo ha hecho fácil?

Bastante.

Hay personas que independientemente de la edad, se acaban enamorando de una personalidad

Fernando Líndez

En relación al punto de partida de la historia, ¿el amor tiene edad? ¿Te ha pasado alguna vez algo similar?

La verdad es que nunca me ha pasado enamorarme de una persona mayor que yo, pero aún así no niego que hay personas que independientemente de la edad, se acaban enamorando de una personalidad, o de una ilusión que tengas montada en la cabeza.

¿Cómo afrontas que se prejuzgue a los personajes, aunque quizás el tuyo está menos expuesto que el de Alexandra Jiménez?

Sí es verdad que Inés es un personaje muy fácil prejuzgar por lo que hace, pero yo creo que en esta serie se dan razones más que suficientes para llegar hasta a entenderla, a comprender por qué hace esto. Es decir, que por partes se puede llegar a entenderla. Y respecto a Hugo, mi personaje... la verdad que también tiene sus traumas, y también tengo bastante culpa [ríe].

¿Crees que se juzgará peor al personaje de Alexandra que al tuyo?

Es que es una situación delicada, es muy complejo el tema. No sé, depende de cada individuo, de cómo vea esta situación y lo que acaba pasando. Sí creo que será más fácil prejuzgarla a ella por lo que hace, porque yo sólo soy un menor que se está acostando con una mayor, y eso no tiene cárcel ni castigo ninguno. El castigo se lo llevaría a ella por ley, y por eso sí que es más fácil prejuzgarla a ella.

Alexandra Jiménez contó que estuvisteis tres semanas de convivencia y ensayando. En la serie hay escenas muy de índole sexual y duras. ¿Cómo se entrena o cómo se fija una escena así?

Pues sin pensarlo y yendo al grano. Y así fue desde el primer momento. Es algo que la gente tenía mucho miedo, porque “a ver qué química van a crear, cómo va a ser el primer contacto”... Y la verdad es que desde que Alexandra y yo nos cogimos y nos tocamos, todo surgió, fluyó perfectamente.

¿La escena de la playa, cuando ella se intenta suicidar, fue especial?

Yo me mojé, pero más se mojó ella, más valiente fue ella, que estuvo ahí a las tres de la madrugada metiéndose en el mar a 12 grados. Yo me metí, pero no tenía por qué haberme metido. Me metí y me salí inmediatamente. Pero ella estuvo ahí, horas y horas... con dos huevos [ríe]. La verdad es que sí, esa escena fue muy difícil.

Hablabas de que te pareció bien tanto a ti como a tu familia. ¿Qué apoyo tienes de ella, te mantienen con los pies en la tierra?

En ese aspecto me considero un privilegiado. Tengo una relación muy sana con mi familia, tanto mi padre como mi madre siempre han estado apoyándome en todo momento, dándome muchísima libertad, y eso es algo que se agradece.

Esto sigue siendo parte de mi formación, y espero que así siga siendo

Fernando Líndez

¿Desde pequeño tenías claro que querías ser actor?

No, la verdad es que no. Yo de pequeño no tenía claro qué quería ser la vida, no tenía ni idea [ríe]. La vocación me llegó por casualidad. Yo empecé con la moda, me introduje primero en ese mundillo, y todo esto llegó a base de redes sociales. Me llamaron por ahí, empecé con el modelaje poco a poco, luego me llegó un casting para la serie Skam, y dije: “¡Coño, esto me gusta! Voy a aprovechar ya que me he introducido en este mundillo”, y por ahí fui descubriendo una pasión en la que dedico tiempo para formarme, y en eso estoy todavía. Esto sigue siendo parte de mi formación, y espero que así siga siendo.

¿Te sigues formando, a parte del trabajo que ya es una formación?

Sí, por supuesto. Yo tengo un coach con el que tengo muy buena relación, que es el director de Central de Cine y es mi maestro, es mi Yoda [ríe].

Protagonizaste también un videoclip de Aitana. ¿Cómo recuerdas el trabajo con ella?

Fantástico. Ella es es súper guay, una persona muy normal, y tengo muy buenos recuerdos de ese vídeo. Fue un buen día, la verdad. Pero bueno, ya fue hace cuatro años y justo al principio, cuando yo estaba empezando con esto, entre medias de Skam. Ella es fantástica, fenomenal.

¿Estás preparado para cómo puede repercutir en tu carrera, al ser tu primera gran serie como protagonista?

Es una gran oportunidad, yo todavía estoy sin creérmelo. La verdad es que hay un poco de vértigo, y no sé si estoy preparado, ahora ni lo pienso [ríe].

¿Y te has mentalizado para que te reconozcan por la calle y sentir la fama?

La verdad es que ya lo veré en el momento. Ya conozco un poco lo que es esa sensación, pero sí es verdad que hay que mentalizarse para luego recibir bien al público e intentar ser lo más generoso posible con él. Yo soy una persona a la que le gusta tener su privacidad, su espacio. Y es verdad que la fama, en una medida muy extrema, puede llegar a ser algo que te quite todo, y eso a mí no me gustaría. A mí me gusta mucho mi trabajo, me gusta mucho lo que hago, pero es algo que va ligado, algo a lo que hay que saber adaptarse, y saber recogerlo con la mayor positividad.

La ambición del momento es lo que me va a llevar a que en el futuro me vengan buenas oportunidades

Fernando Líndez

¿Eres ambicioso? ¿Te planteas y piensas qué quieres hacer después de esta serie?

Me considero una persona ambiciosa, pero en el momento. Ambicioso con lo que estoy haciendo en el momento. Por ejemplo, ahora que estoy con esta serie, me gusta exprimirlo al máximo y siempre estoy intentando dar lo máximo posible, el 100%. Y creo que esa ambición del momento es lo que me va a llevar a que en el futuro me vengan buenas oportunidades.

¿Que te gustaría no dejar de hacer? ¿Cuáles son tus aficiones?

Pues planes con mis amigos de toda la vida. Soy bastante conservador con mis buenas relaciones, tengo a todos mis amigos del insti de toda la vida y los sigo conservando. Al fin y al cabo son los que me sacan un poco de esta burbuja. Me vacilan siempre [ríe]. Y a parte, me gusta mucho el deporte de riesgo, pero con esta profesión... Ahora me estaba intentando sacar el curso de paracaidismo.

Etiquetas
stats