Entrevista

Glòria Serra: "Puedes encontrar a gente que te pague mucho para contar vete a saber qué, pero no serás periodista"

Glòria Serra

Glòria Serra estrena este viernes la temporada 13 de Equipo de investigación con una entrega dedicada a José Luis Moreno. No fue el plan inicial para el arranque pero, tras la detención del productor el pasado mes de junio, optaron por darle prioridad absoluta. Más allá de poner el foco en la Operación Titella, al indagar sobre su figura se dieron cuenta de que, para explicar lo sucedido, "había que contar quién es él de verdad". Y con este propósito han afrontado su análisis.

Así pone Gloria Serra su voz  de 'Investigación' a una receta de lentejas: "Esto me va a hundir definitivamente"

Así pone Gloria Serra su voz de 'Investigación' a una receta de lentejas: "Esto me va a hundir definitivamente"

Los delitos, casos relacionados con el consumo y la actualidad van a seguir siendo "las tres patas principales" del programa, que competirá en la parrilla con el regreso de En el punto de mira a Cuatro. "Somos radicalmente distintos", sostiene la presentadora para explicar por qué "no nos preocupa esta competencia".

La veterana periodista forma parte de la plantilla de laSexta que, en los últimos meses, ha cambiado notablemente tras la salida de Mamen Mendizábal de Más vale tarde. Sobre la posibilidad de seguir su línea y embarcarse en nuevas aventuras televisivas, reconoce que pese a que "siempre estoy abierta a hacer cosas nuevas (...), hace mucho que no le pido nada a los Reyes Magos". Agradecida por lo cosechado en su carrera, defiende que "siempre es un buen momento para ser periodista".

Más allá de lo que "han cambiado los medios", considera que "la esencia de la profesión no". De ahí a que recuerde que lo importante es que mantener "nuestra credibilidad y nuestro buen nombre".

Arrancáis con una entrega dedicada a José Luis Moreno, ¿cómo va a ser el pistoletazo de salida?

Es una temporada sorpresa. Nos habíamos organizado antes de las vacaciones para, a la vuelta, tener dos programas para emitir. Pero a mitad de verano saltó la operación Titella, con José Luis Moreno en el epicentro. Obviamente, mandamos nuestros planes a freír espárragos y nos centramos en este tema. Ha sido un arranque de los que nos gustan porque nos va mucho la marcha; y contar las cosas cuando creemos que merece la pena hacerlo.

Teniendo en cuenta lo ocultas que ha estado durante tanto tiempo las estafas de José Luis Moreno, ¿habéis tenido problemas para conseguir información dentro de la industria televisiva?

Más que ocultar, hasta este momento todo lo que rodeaba a la figura de José Luis Moreno podía ser polémico, había habido acusaciones, pero siempre estábamos hablando de cosas menores. No tenían tanta relevancia y al final en muchos casos, sobre todo con algunas de las acusaciones más graves, eran "él dice", "la otra dice" y era complicado porque no se judicializaba nada para aclarar si había algo relevante. Sí había mucho "run run", pero sobre cosas pequeñas. Aquí estamos haciendo otro salto. La Operación Titella no es ninguna tontería, hablamos del blanqueo de 85 millones de euros, que es mucho dinero, una cifra nada habitual. Además de un montón de personas implicadas. Vamos a ver en qué queda, porque parece que el juez ha cometido un error y si se ha vulnerado algún derecho igual se queda en nada.

Arrancamos por ese lado, pero nos dimos cuenta de que había toda una parte que había que contar: quién es de verdad. Se habla mucho, pero se contrasta poco porque hasta ahora, no ha habido necesidad. Con una operación de esta magnitud encima de la mesa, sí que vale la pena profundizar a ver qué había. No ha sido especialmente difícil, sí muy minucioso porque a veces hemos tenido que remontarnos muy lejos en el tiempo y eso siempre genera más dificultades. En algunos casos nos hemos encontrado con problemas legales para poder abordar todas las esquinas de estas presunciones; pero sí hemos podido conseguir información relevante, importante, cierta y contrastada. Estamos muy orgullosos.

Nos hemos encontrado con problemas legales para poder abordar todas las esquinas

Una vez recopilada la información, ¿pensasteis que podría dar para más de una entrega?

No. Al final, si solo nos dedicáramos a esa parte de dilucidar quién es José Luis Moreno sin la parte de la Operación Titella, que es realmente la pieza de importancia, haríamos cotilleo. No nos vamos a meter una hora para decir "esto es lo que él dice". Puede ser muy divertido para otro tipo de programa, pero no es nuestro caso. Nosotros nos hemos caracterizado siempre por abordar temas que consideramos que son de importancia. Aquí estamos hablando de 85 millones de euros, muchísima gente y conexiones internacionales. Lo otro ha sido el complemento, inesperado, que ayuda a dar mosaico de por qué estamos hablando de esta persona.

Más allá de José Luis Moreno, ¿qué otros temas vais a abordar durante la temporada?

Nos vamos a seguir basando en nuestras tres patas principales. La primera son los grandes delitos, sobre todo el narcotráfico, que además estamos viviendo una efervescencia en España. Nos hemos convertido en país productor de droga, no solo transmisor. La segunda es el consumo, que nos ha funcionado siempre muy bien desde que lo empezamos a abordar. Hemos pasado de información de servicio a información de relevancia. Ocurrió con el caso del aceite de palma, que ayudó a abrir debate sobre este producto en la industria alimentaria. Y la tercera, lo que surja, que es mucho. Desde José Luis Moreno, el pequeño Nicolás o el Rey del Cachopo. Cosas que salen de pronto y tienes que abordar con cierta rapidez.

Volvéis este viernes y de nuevo haciendo tándem con 'laSexta Columa', ¿piensas que es una dupla que continúa funcionando o que quizás pueda desgastarse con el tiempo?

No, porque precisamente una de las cosas que cambiamos con nuestro paso de Antena 3 a laSexta fue que la parte más centrada a la actualidad, sobre todo la política, ha quedado más relegada porque estamos en una cadena con mucha información política de actualidad. También porque laSexta Columna es la que se encarga de abordar los temas más pegados a la semana. Sería nuestro Informe Semanal, para decirlo sencillo. Eso nos va bien porque nos quita la presión que nos tocaría a nosotros hacer algo muy gordo en una semana; y nos podemos focalizar en trabajar a esa otra velocidad, mirar más a largo plazo o incluso volver a temas dormidos. Abordamos desapariciones, casos que están enfriados y que nos apetece volver a poner en el plano para ver si salen nuevos indicios. Nos complementamos fenomenal.

Cuatro va a competir con un formato similar como es 'En el punto de mira', que estrena su nueva temporada este viernes también. ¿Cómo lo valoras?

Esta competencia no es algo que nos preocupe especialmente porque entendemos que son formatos, sobre todo este año, radicalmente distintos. Ellos lo van a basar sobre todo en reporteros estrella y personalidades conocidas que ponen el foco en algún tema de actualidad, un poco al estilo de lo que en su momento hizo Mercedes Milá con Diario D. No tiene mucho que ver con el nuestro, que es una hora de reportaje puro y duro de investigación. Por supuesto, cualquier competencia es bienvenida en el sentido de que nos ayuda a afinar más, pero entendemos que la noche del viernes, que es muy jugosa y su prime time también, tiene espacio para todo. Ya el espectador decidirá cuál es el formato que más le puede apetecer, siendo en el fondo distintos.

Después de tantos años haciendo 'Equipo de investigación', ¿sientes que todavía quedan temas por tratar?

Todo lo contrario. Ahora porque no podemos estar mucho en la redacción y trabajamos mucho en remoto, pero tenemos una mesa en la que se trabajan todos los temas que surgen. A las compañeras que se dedican a ello no se les ve porque encima de ellas hay millones de carpetas, papeles, libros, documentos y archivadores. Cuando podíamos ir a la redacción a veces preguntaba si habían llegado porque había que asomarse para encontrarlas. Así que al revés, por ejemplo teníamos un programa para arrancar que se ha quedado en la cola. Esto pasa a menudo, haces una planificación, luego sale actualidad, y de todos los temas que tenías, que son muchos, se van quedando atrás.

En esa mesa, ¿mantenéis temas a los que os hayan dicho que no por si la situación cambiara?

No nos ha ocurrido. El filtro lo ponemos nosotros. Decimos que no cuando creemos que no tenemos todos los puntos de vista ni la calidad. Nos pasó, por ejemplo, con un reportaje sobre la energía eléctrica en España. Lo hicimos y no nos gustó, porque no conseguimos reflejar la complejidad del tema. Era muy complicado contarlo bien, y a las compañías no les apetece mucho contarlo, como puedes imaginar. Quedó flojito, fue dando tumbos durante meses, lo acabamos de rematar y lo emitimos; pero no es un programa que nos guste mucho. Pero no porque alguien nos dijera "cuidado por aquí", sino porque hay temas que son complicados.

Por ejemplo, José Luis Moreno y la Operación Titella es un tema fascinante en cuanto a la trama económica; pero para contarlo cuidado, es muy complicado. Sobre todo al hacerlo a un gran público, no para unos economistas que se van a entender entre ellos. Por eso digo que el filtro lo ponemos nosotros. Siempre hay alguien que llama porque a la gente no le apetece que le hagan un programa, que es un poco como han ido las conversaciones con José Luis Moreno en las que he estado implicada. El hombre no es facilito. Pero bueno, esa no es la barrera, la barrera es ¿podemos contar algo que no se haya contado? ¿Queda interesante? No olvidemos que es una hora de televisión. No es un programa con tres reportajes, que es otro formato que hacen otros compañeros y está bien; pero no es el nuestro. En una hora tienes que contar muchas cosas para no meter paja.

Siempre hay alguien que llama porque a la gente no le apetece que le hagan un programa

La última temporada incluyó un reportaje sobre la Veneno, para el que conseguisteis un testimonio inédito, que llevó incluso a plantearse reabrir el caso. Que al hablar de un determinado tema pueda generar cambios más allá del programa, ¿es algo que tengáis en cuenta a la hora de elegir y de incluso medir la importancia de vuestro trabajo?

No es nuestro objetivo porque no somos justicieros. La justicia y la policía ya se encargan de ello. Pero sí es verdad que, sobre todo en casos como la Veneno, en el que hay demasiadas dudas sobre su fallecimiento, de desapariciones o muertes sin resolver; ahí sí que nos lo tomamos muy en serio, pero porque nos ponemos mucho en el lugar de las familias. Más que un fallecimiento, no hay nada peor para una familia que no saber. No saber es la muerte en vida de esa familia. Te lo dicen y te lo dirán todos los familiares de personas que han desaparecido, el caso de Marta del Castillo es paradigmático.

Tenemos mucho en cuenta estos casos, porque sí pensamos en qué puede implicar reabrir un caso con un reportaje y darle otro ángulo. A veces hay gente que ha estado callada años y que por cosas así dice ahora sí es el momento de hablar. Mi vida y mis circunstancias han cambiado y lo voy a contar. Eso sí que lo tenemos en cuenta.

También nos gusta mucho poner el foco en un determinado tema que creemos que va a suscitar un debate social. Ocurrió con el aceite de palma, que cuando lo hicimos en su momento nadie hablaba de aquel tema, nosotros mismos dudábamos si iba a gustar y si se iba a entender; y fue un éxito de audiencia y suscitó un gran debate. A raíz de este programa, se hicieron muchos más debates y artículos sobre ello. Ahora al ir al supermercado si veo en la etiqueta "sin aceite de palma" en un producto, pienso que a lo mejor una parte de esa decisión empresarial se debió al debate que abrimos nosotros. Pero con toda la modestia, nada de que somos la bandera de los justicieros en España.

Nos gusta poner el foco temas que creemos que van a suscitar un debate social

Recientemente se han dado varios cambios de presentadores dentro de laSexta. En tu caso, ¿te has planteado querer estar en otro tipo de programa más allá de 'Equipo de investigación'?

Los cambios son buenos. Hablé con Mamen al final de la temporada pasada, que llevaba diez años en el mismo programa diario brutal, hasta el punto que se han dividido entre dos compañeros. La entendí perfectamente, a parte de que su momento personal quizás no es el mío, tienes muchas ganas de hacer otras cosas. En mi caso, hace muchos años que no pido nada a los Reyes Magos porque siempre que pedía algo me traían otra cosa que era mejor. La vida me ha dado una suerte tan enorme con mi carrera profesional, ha sido tan increíble todo lo que me ha pasado en los últimos 30 años, que de verdad que hace muchos años que no pido nada.

Siempre estoy abierta a hacer cosas nuevas. Equipo de investigación sigue siendo nuevo porque cada reportaje es como empezar de cero y estoy muy a gusto en la casa. Y además, si algún día se acaba o consideran que no soy yo, habrá otra cosa tanto o más interesante por hacer. Sí me apetece apuntarme si me proponen hacer alguna colaboración, que a lo mejor algo de eso sí va a haber esta temporada dentro del tiempo que tengo. Me gusta explotar esa parte un poco más divertida o menos formal que tengo sin manchar mi reputación.

Me gusta explotar mi parte un poco más divertida o menos formal sin manchar mi reputación

Contando con una trayectoria tan amplia a tus espaldas, ¿en qué punto crees que se encuentra ahora la profesión? ¿Ha podido afectar, para bien o para mal, el uso masivo de las redes sociales? ¿Es este un buen momento para ser periodista?

Un buen momento para ser periodista lo es siempre porque, por suerte, la sociedad siempre tiene una demanda muy alta de lo que nosotros ofrecemos, que es información. Saber qué pasa, cuándo y por qué. Aunque sí es cierto que ahora hay un cambio de paradigma, recuerdo la canción de Parchís El vídeo mató a la estrella de la radio, que era la mentira más grande del mundo. La radio tiene mejor salud que nunca, de hecho las nuevas tecnologías le han ayudado con los podcast.

Siempre hay la misma demanda, pero de un cierto tipo de periodismo. Es verdad que las redes sociales ayudan a hacer más fácil la transmisión pero al final todo se basa en lo mismo. Da igual que estés sentado en un plató, escribiendo, en una radio o en Instagram; si no te mantienes con una credibilidad, una firmeza en cuanto a los hechos que transmites, rectificando y aceptando tus errores en el momento en que sea oportuno, siendo muy fiel al oyente en el sentido de saber que la gente ya es mayor, opinará lo que opine yo le voy a decir lo que ocurre; fracasas.

Y la historia está llena, pero no solo en las redes sociales, también en televisión, en radio y en prensa escrita, lo más tradicional del mundo; de casos de gente que subió muy rápido pero luego perdió de vista ese A-B-C. Tu carrera va a tener las patas muy cortas si no te ciñes a eso, da igual que hables de Equipo de investigación como que des una receta de cocina. Puedes tener tu momento de gloria, pero lo más importante que tenemos los periodistas es nuestra credibilidad y nuestro buen nombre. El día que pierdes eso, te conviertes en otra cosa. Te puede ir muy bien, encontrar a gente que te pague mucho para contar vete a saber qué; pero no serás periodista y sólo convencerás a una parte de gente: la que quiera comprar tu producto que estará adulterado. Ahí ya, a escoger. Entonces sí, cambian los medios, pero no cambia la esencia de la profesión desde que se empezó a escribir la primera Gacetilla. 

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats