Entrevista

Javier Olivares: “TVE desechó la temporada 5 de 'El Ministerio del tiempo', pero está lista desde hace un año”

Javier Olivares

Javier Olivares anunció en julio de 2021 que estaba desarrollando una serie que prometía ser 'The Crown a la española'. El creador de El Ministerio del Tiempo e Isabel había comenzado a trabajar junto a The Mediapro Studio en la adaptación de la novela biográfica de Pilar Eyre Yo, el Rey, que recorre el reinado de Juan Carlos I. Estaba previsto que la ficción durara tres temporadas de entre 10 y 12 capítulos. Más de un año después, no ha habido más noticias sobre el proyecto.

'Borgen' renace como ejemplo del éxito mundial de las series políticas... salvo en España

'Borgen' renace como ejemplo del éxito mundial de las series políticas... salvo en España

El pasado verano, el guionista reflexionó en Twitter sobre la “imposibilidad” que había en nuestro país de hacer una serie política. “No te la compra nadie. Y como la profesión lo sabe, no se intenta”, escribió. Pero se ve que es una circunstancia que no sólo afecta a los este tipo de títulos. “En España no se puede hablar de determinados temas que en el resto de Europa y en Estados Unidos sí”, advierte alcanzado octubre a verTele. El también historiador del arte incide así en que se trata de una problemática que afecta igualmente a proyectos sobre el propio rey emérito, la guerra civil -como demostró la cancelación de Movistar+ del título de Rodrigo Sorogoyen e Isabel peña preparaban sobre ella- y, en general, aquellos que tienen que ver “con la historia de la España reciente”.

Olivares debatirá sobre este asunto junto a Pilar Eyre este jueves 20 de octubre dentro del marco del Serializados Fest que se está celebrando en Barcelona. Ambos dialogarán sobre lo que significa emprender una producción sobre la polémica figura de Juan Carlos I. Sobre su intento de llevarlo a cabo comenta que “una plataforma se interesó, pero sus abogados acabaron diciendo que era problemático”.

¿Por qué es tan complicado hacer una serie sobre el rey emérito?

Que no se haga una serie como El Rey es más filosófico que político. Tiene que ver con la mentalidad que hay en este país sobre de qué se puede hablar y de qué no. No hay ningún impedimento personal. Al día siguiente de salir la noticia recibí llamadas de tres personas que habían trabajado en la Casa Real ofreciéndose para informarme. A lo mejor no hay ese tabú en su día a día ni por parte del Emérito. No estamos hablando de que hubiera una mano negra; si no de la imposibilidad de hablar en España de una serie de temas que en el resto de Europa y en Estados Unidos sí se abordan.

La industria audiovisual se divide entre la americana y de las plataformas, que no para de producir; y de la que se habla muy poco, correspondiente a las televisiones públicas europeas. Ahí están la BBC y las nórdicas que tienen audiencias de 40% de cuota en sus emisiones en abierto. De los siete días de la semana, la británica emite cinco prime time de ficción propia. Francia ha estrenado ya 35 series o temporadas nuevas en un año.

Esto choca con España, que está cayendo en el modelo de producir para plataformas. Distribuir en abierto parece que no funciona, pero somos un raro espécimen dentro de Europa. Si analizas la producción que tiene la ZDF alemana o la BBC, ves que generan series que hablan de lo que verdaderamente pasa en sus países. Salvo excepciones muy puntuales, ¿cuánto se ha tratado en España? No se reduce sólo a que sea difícil hacer una serie sobre el rey, sino que es algo global. En los últimos años he presentado otras ficciones que han sido rechazadas, como una sobre la transición democrática desde un punto de vista casi policial. No interesa.

También ha pasado con la Guerra Civil.

Ahí está el ejemplo de Rodrigo Sorogoyen. Tengo preparada otra serie con los actores de Malaka sobre Franco desde su infancia. Es cierto que el más pesado o el más tonto de este asunto soy yo [bromea], porque siempre toco los temas que no se venden. Por eso, al hacer otras series como El Ministerio del Tiempo, meto una visión política aunque sea de aventuras.

¿Pero quién dice que no?

Tu presentas el proyecto. A veces te dicen que es muy interesante y parece que va a salir adelante, pero después hay abogados de la empresa que dicen que es problemático. Que no lo es, porque todo está ya escrito. Lo que más me llama la atención de los documentales sobre el Rey, salvo en el de HBO Max en el que se descubre que había una fotógrafa amante del emérito, es que no hay ningún dato que no se haya podido leer desde hace años. Tampoco causa ningún impacto porque si quieres que algo no lo tenga, escribe una novela o haz un documental. Pero con la ficción no ocurre. No es lo mismo que en un documental te digan lo que pasó a que en ficción veas cómo pasó.

Acaba siendo la interpretación más realista e impactante de cara al espectador de los hechos que pasaron. Por eso The Crown impresiona tanto y cualquier documental que hagan de Isabel II no. Nuestra visión de la serie era muy parecida. Hay cosas que han sucedido ahora que sólo se entienden si analizas cómo creció el rey y cuál fue su entorno. No hablo de justificar, pero sí ver cómo una persona va buscando algo que no ha tenido.

Me sorprende que no haya un interés comercial en hacer esta serie sobre el rey. Sería un bombazo, pero pasa por la tendencia de nuestra industria de que al querer abordar nuestra historia más reciente la reacción es “vamos a hablar de otra cosa”. Es triste porque mientras no contemos las cosas que han pasado no entenderemos qué nos está pasando. Los documentales me parecen muy correctos, pero carecen de metáfora y muchas veces hablan de una sola persona de la monarquía, no de la monarquía. Esto en la ficción es imposible.

Sobre la familia real hay temas como los problemas que tuvo el rey Felipe con sus primeras novias, la difícil adaptación de la reina a la Casa Real y sobre todo a Juan Carlos. Es un historión. Cuando la gente se extraña de que Letizia vaya a los actos religiosos pero no asuma todos los ritos religiosos, me parece maravilloso por parte de ella. Tiene que ver con todo lo que viene detrás. En un documental, por muy bien hecho que esté, no genera el mismo impacto. Escrito desde la emoción, todo llega mucho más profundo. Desde el dato, no.

La serie se anunció en el verano de 2021, ¿qué ha pasado hasta ahora?

Ha habido presentación a todas las plataformas. Hubo interés por parte de una pero sus abogados acabaron diciendo que era problemático.

¿Qué alegan estos abogados?

No lo sé. Me dijeron que era arriesgado. Una cuestión de “¿para qué vamos a meternos en líos?”.

Hubo interés de una plataforma por la serie 'El Rey', pero sus abogados acabaron diciendo que era problemático

Javier Olivares

¿Por qué hablar de la monarquía lo es?

Hace poco se quiso hacer una serie sobre Amancio Ortega y tampoco se hizo. Al hablar de alguien que está vivo hay un temor a posibles situaciones que no alcanzo a comprender. Sabiendo que cuando presentas un proyecto pueden decirte que sí o que no, me llama la atención que todos los que no he podido desarrollar tengan que ver con temas políticos y sociales. Hacer series está para avanzar y contar a la gente la sociedad en la que vive.

¿Habéis probado también con cadenas?

No lo sé, porque no soy la productora. He hecho zooms con todas las plataformas; pero con Antena 3, Telecinco y TVE no. Era un producto más de plataforma. No existe mano negra porque nosotros mismos desde hace décadas nos hemos autocensurado para no hablar de ciertos temas. Esto habla más de nuestra sociedad que de nadie que te pueda decir que no. No tienen ni que molestarse en eso. La propia industria hace que de esto no hablemos. Ves productos de fuera y te das cuenta de que hablan de violencia de género y un montón de cosas que aquí se ven muy puntualmente.

En España no existe mano negra, nos hemos censurado desde hace décadas para no hablar de ciertos temas

Javier Olivares

¿Es algo que ha ido cambiando en función de quién ha estado en el gobierno?

No es un tema ideológico. La ficción española echa mucho de menos una cadena pública potente que tenga ficción y compense este maremágnum. Aun así, TVE jamás se metería en una serie política por una cuestión de equilibrios políticos. Ha habido grandes profesionales en TVE gobernara quien gobernara. Y otros que no lo han sido tanto. Para mí no ha influido ese tema. Es una cuestión del poco respeto que todos los partidos tienen a la industria de la ficción, a la que consideran un mero entretenimiento. No cultura ni seña de identidad.

¿Cambiará esta situación en algún momento?

Es difícil. Tengo mi teoría incluso respecto a lo que ocurrió en 2020. Aitor Gabilondo hizo la maravillosa Patria, pero probablemente si no hubiera sido un bestseller, como idea propia no sé si se hubiera logrado tan fácil. El caso de Veneno es similar. Si no hubieran estado detrás los Javis, que tienen un talento maravilloso y una visión social de todo lo que hacen, no sé si se habría hecho. Fariña es otra de las mejores series de nuestro país, y coincidió con el secuestro del libro, que fue un escándalo. Cuando se estrenó tuvo mucha audiencia. Además de ser una obra maestra, impactó y el público la vio. Es como si se le dijera a la audiencia que no le van a gustar una serie de cosas, y están equivocados. Hay parte que igual que dejó de ver la televisión, está dejando de ver las plataformas por el algoritmo. El algoritmo lo define todo. No hay una mano negra, hay un algoritmo.

¿Existe la posibilidad de cambiarlo?

A la BBC ni a la gente que hace series en Europa le cambia el algoritmo. Aunque siendo sinceros, la BBC no podría haber hecho The Crown. Estoy convencido de que Isabel de Inglaterra vio la serie y se lo pasó estupendamente. Es que así se cuenta la historia. No es una cuestión de decir “mira qué malos los reyes” o “qué villanos”. Claro que los ha habido, pero se relata describiendo personas, no faltándoles al respeto. Faltar al respeto no es edulcorarlo ni suavizarlo. ¿Acaso se puede suavizar a Franco? No, pero sí puedes hacer entender el universo de donde parte. Eso es lo que me interesa.

¿Has comentado esta situación con otros compañeros que hacen ficción?

No, comento pocas cosas con nadie. Echo de menos más series que hablen de la sociedad. Si en España sales a la calle ves a gente de todas las razas hablando castellano. ¿Aparecen luego en las series? Este es un ejemplo más de algo más global. La imposibilidad de hablar de esa parte de España que nos ha hecho ser como somos y no hemos analizado. ¿De dónde surge un dictador y por qué aguanta donde está tanto tiempo? ¿Cuáles son los años de la transición y qué pasa? Incluso de ETA se habla de su mal pero no de cómo surge. Hubo una serie que dijo que sí, pero no. ETA es horrible pero a lo mejor si no hubieran pasado ciertas cosas antes no hubiera existido.

Sabiendo todo esto, ¿pensabas que aun así la serie sobre El Rey saldría adelante?

Sí, por lo divertido que es el libro y lo tan The Crown que era lo que queríamos hacer. Con episodios como cuando a Juan Carlos le llevaron a un internado en el que le zurraron, que es una historia muy parecida a la que le ocurrió de joven al marido de Isabel II. A nivel humano y emocional es tan potente que pensaba que se haría, pero no. Se intentará hacer otra vez, seguiré picando piedra. Tengo muy claro que cuando deje de hacer ficción abriré una web con todos los proyectos y capítulos pilotos que han sido rechazados para que mi público pueda acceder a esa obra.

Cuando deje de hacer series abriré una web con todos los proyectos que me han rechazado

Javier Olivares

¿En qué punto está El Ministerio del Tiempo?

Presenté una quinta temporada a petición de TVE. Al final se desechó, pero la temporada está hecha desde hace un año. El Ministerio del Tiempo es una serie que ha demostrado que la audiencia no es la que marca. Pones una noticia en una web y esa web bate el récord ese día. Es impresionante. Habrá otros intereses.

¿No se ha interesado ninguna otra plataforma?

Los derechos los tiene TVE por lo que lo único que se puede hacer es intentar comprárselos. Pero es complicado. Aparte de que es una serie muy de televisión pública, pero ha pasado año y medio con un presidente [José Manuel Pérez Tornero, que dimitió a finales de septiembre] al que dudo que le interesara lo más mínimo la ficción porque no se ha producido ni planteado.

Muchas productoras hemos llevado proyectos casi hasta la línea de meta pero luego nada. Jamás he visto a un presidente de una televisión pública que desprecie más la ficción. De ningún partido. Puede gustarte una más que otra, pero que haya habido la nada más absoluta por algo por lo que TVE era referente a nivel mundial… Alguien tendría que plantearse de manera urgente dar un cierre digno a una serie tan histórica como Cuéntame. Probablemente nuestra mejor serie de todos los tiempos. No puede estar en el aire, El Ministerio del Tiempo está entrenada, pero Cuéntame no.

Etiquetas
stats