Entrevista

Jon Kortajarena conquista 'El Inmortal' con su “presentador cocainómano”: “No quería que supiera que me inspiré en él”

Jon Kortajarena en 'El Inmortal'

Este jueves 27 de octubre llegó a Movistar Plus+ El Inmortal, la serie sobre Los Miami que más allá de los narcos, cala como un interesante retrato de los 90. En esa historia sobre el ascenso de la banda tiene una importancia capital Jon Kortajarena con un personaje que es de los que más conecta a los espectadores con la época, y que promete dar mucho que hablar en el recorrido nacional de la ficción.

'El Inmortal', más allá de los narcos para calar como un interesante retrato de los 90

CRÍTICA | 'El Inmortal', más allá de los narcos para calar como un interesante retrato de los 90

En la trama, el actor y modelo es Caballero, la persona que ayuda al líder del grupo criminal a introducirse en el mundo del tráfico de drogas, y cuya profesión destaca sobre las demás por tratarse de un famoso presentador de televisión. Sobre si el papel que interpreta se basa en un rostro televisivo real y sobre sus referencias para construirlo ha hablado Kortajarena con verTele, en una entrevista enmarcada en las jornadas de promoción de la serie.

“En la historia real quien hace de puente es otra persona, pero en la serie es un presentador”, confiesa, al tiempo que admite que para prepararlo se ha inspirado en un rostro muy concreto de principios de los 90. En la charla prefiere no revelar su identidad, pero tras su comentado paso por La Resistencia Alonso Caparrós se ha dado por aludido, y le ha respondido desde Sálvame. Kortajarena no ha escurrido el bulto, y ha llamado al colaborador del programa para pedirle perdón, reconociendo así que efectivamente se fijó en él.

“[El personaje] es una persona muy característica, porque es un cocainómano, un fiestas. Encontré un presentador que me dio esa energía, en sus programas desde un inicio estaba arriba y sus gestos denotaban que ahí había sustancias”, explica siempre sin desvelar de quién se trata, y cuenta que trabajó utilizando como referencia sus vídeos.

Más allá de su papel, en el que trabajó sin cuestionar las decisiones de Caballero, el actor destaca los puntos fuertes de El Inmortal y de su aproximación a la época, apunta lo que le gustaría abordar en la segunda temporada, y valora la evolución de su carrera como actor.

De oficial -y galán- en 'Alta mar', a Caballero al margen de la ley en 'El Inmortal'. Vaya cambio de registro, ¿no?

La verdad es que sí. Una de las cosas más bonitas de ser actor es poder cambiar de personajes y vivir experiencias completamente diferentes.

En la presentación de 'El Inmortal' en el FesTVal destacaron los responsables que se iba a ver a “un Jon que nunca se había visto”. ¿Qué te comentaron cuando te presentaron el proyecto?

Yo iba con una propuesta de personaje y no tenía que ver mucho [con lo que ellos plantearon]. Había una parte que sí, pero había mucha parte de la historia que no conocía y que daba mucha información de quién es Caballero. No tenían una idea cerrada de quién era el personaje y a través de los ensayos y de hablar mucho fuimos descubriéndole y sacando las capas.

¿Cómo ha sido para ti trabajar en un personaje tan diferente a lo que habías hecho anteriormente?

Para mí ha sido una gozada y un paso hacia adelante en mi carrera como actor. Es súper diferente [a papeles anteriores] y he tenido que enfrentarme al miedo, a salir de mi zona de confort, a crear este personaje, volar con él y acogerlo con sus luces y sus sombras. Ha sido un ejercicio maravilloso a nivel actoral, pero también a nivel psicológico. Creo que cada vez voy teniendo más empatía y todo esto me desarrolla algo para mi vida real que es muy útil y muy necesario también.

Cuando interpretas a un personaje moralmente cuestionable como es Caballero, ¿cuesta no juzgarle? ¿De qué manera eres capaz de aproximarte y empatizar con él para darle vida?

Yo no le cuestiono. En parte le entiendo, entiendo que es una víctima de sus circunstancias y sus decisiones. Todos tomamos decisiones acertadas y otras equivocadas que hacen que construyamos nuestro yo, y creo que eso es lo más importante en la vida: no pasar sin descubrirte y sin hacer lo que crees que tienes que hacer aunque eso sea un cúmulo de decisiones incorrectas, porque eso te va a ayudar en el aprendizaje. Por ejemplo, mi personaje llega a un punto muy oscuro y estoy seguro de que al final ha aprendido mucho y ha parado una dinámica que lleva haciendo posiblemente desde su adolescencia, que es tapar y tapar. Llega un momento que no puede tapar más, no hay por donde escapar, y ahí se enfrenta y viene la gran lección.

En el presentador que utilicé de referencia, sus gestos denotaban que ahí había sustancias

La serie ya avisa al comienzo de que las situaciones y los personajes han sido ficcionados. ¿Caballero es un personaje totalmente inventado o basa en alguien real? ¿Con qué referencias has trabajado?

Creo que en la historia real, quien hace de puente [su papel en la trama] no es un presentador de televisión, es otra persona. Pero en la serie sí es un presentador de principios de los 90 y tuve que prepararme esa parte de mi personaje: cómo es su faceta profesional, cuál es su máscara y cómo funcionaba ese mundo en esa época. Y luego es una persona muy característica, porque es un cocainómano, un fiestas. Encontré un presentador que me dio esa energía, sobre todo porque los programas normalmente empiezan en un tono y luego van subiendo y bajando en función de lo que vaya pasando, pero en el que utilicé de referencia el presentador desde un inicio estaba arriba, sus gestos denotaban que ahí había sustancias. A partir de ahí empecé a trabajar ese presentador en concreto, y me sirvió mucho para unirlo con la parte más personal de Caballero, que es la soledad, la necesidad de amor, y la unión que hay con las drogas. De repente hice un click muy guay en la construcción del personaje porque iba teniendo más profundidad y más planos que lo iban haciendo más rico.

¿Se puede decir quién es ese presentador que tomaste como referencia?

No, porque no quiero hacer daño a nadie. A mí me ha servido mucho para crear al personaje, pero estoy hablando de que este presentador claramente parecía que iba colocado y no es cuestión de señalar.

¿Ese trabajo con el presentador en cuestión como referencia ha sido solo viendo sus programas, o has llegado a contactar con él?

No le he contactado porque tampoco quería que supiera que me inspiraba en él. Al final, la parte en la que me he estado inspirando es en la que se ve en la tele, y con los vídeos que tenía de los programas que hizo era suficiente. Tampoco quería encariñarme para no justificar. Es lo que es y ni va más allá, ni iba a entrar en juicios porque como actor no me interesa hacerlo.

Los responsables también contaron en la presentación que 'El Inmortal' no es otra serie más de narcos. ¿Por qué?

Porque creo que el narcotráfico es un contexto en la serie, pero de lo que se habla en esta historia es de personajes y de la sociedad, de diferentes círculos sociales y de cómo al final todos somos víctimas de las circunstancias y las decisiones. Además, esta gente [Los Miami] forma parte de la historia de nuestro país y lo que ellos movieron se hizo tan grande que se convirtió en una parte de la cultura de la época. Creo que era importante darle voz para entender también de dónde venimos, y en muchos sentidos va más allá del narcotráfico, no aportaría nada nuevo si solo hablase de eso. Yo viví esa época de pequeñito, no estaba ni en las discotecas ni en la calle, pero sí en casa escuchas música, historias... entonces es algo que olí, pero no viví, y en El Inmortal he podido profundizar y sentirlo. Ha sido muy interesante.

La primera temporada se queda abierta y con muchos vacíos en la trama de algunos personajes, también de Caballero. ¿Qué te gustaría explorar de él en un futuro, en una segunda temporada?

Me gustaría que Caballero pudiese reflejar los grandes problemas que hubo en la época para gente como él. Entonces las drogas eran muy nuevas, muy accesibles, había una falta de información tremenda sobre las consecuencias, y eso hizo que una generación entera se fuese a la tumba. Fue una locura, algo impensable que luego te pones a pensar, y he podido ver un poco el final de todo eso. Otro de los grandes problemas de los 80 y los 90 fue el SIDA, que marcó mucho esos años, y creo que es algo que hay que darle voz. Es un estigma, hay que darle visibilidad, hay que entenderlo y hay que aceptarlo como parte de nuestra historia para que no se vuelva a repetir. Me gustaría que Caballero, siguiendo esta línea de realidad y honestidad, tuviera algún tipo de contacto con estos problemas que hubieran afectado a una persona como él en esas circunstancias.

Hablábamos al principio de 'Alta mar'. Antes fue 'La verdad'. ¿Cómo valoras la evolución de tu carrera como actor?

Yo estoy muy contento, estoy haciendo muchas cosas. Acabo de terminar una película para otra plataforma con Gal Gadot y Jamie Dornan [Heart of Stone] en un proyecto también completamente diferente, y estoy muy feliz. Ahí sigo, aprendiendo, disfrutando y viendo cómo puedo seguir dando vida a personajes a los que pueda aportar, y que me puedan aportar algo también.

Etiquetas
stats