Los herederos de la tierra

Yon González: “Quiero pensar que mentalmente hemos evolucionado desde el s. XIV, pero el mal tiene más sonido”

Yon González, en una escena de 'Los herederos de la tierra'

Pedro Zárate


La vida da muchas vueltas. Y si no, que se lo digan a Yon González, protagonista de una de esas piruetas que a veces tiene reservada el destino. Hace unos años, el actor vasco estuvo a punto de asumir el rol principal de La catedral del mar, pero finalmente fue su hermano, Aitor Luna, quien dio vida a Arnau Estaynol en la adaptación de la novela de Ildefonso Falcones. Ahora, sin embargo, es él quien encabeza la continuación de esa serie, Los herederos de la tierra, que ha llegado este viernes 15 de abril a Netflix antes de su desembarco, dentro de un año, en Atresmedia y TV3.

David Solans: "Si me meto en un personaje me meto del todo, hasta transformar un tiempo mi vida"

Entrevista | David Solans: "Si me meto en un personaje me meto del todo, hasta transformar un tiempo mi vida"

“Estamos muy contentos de que todo se quede en casa con esta pedazo de serie”, celebra Yon durante su conversación con verTele, en la que da detalles de su personaje, el talentoso y humilde bodeguero Hugo Llor, al que da vida en su edad adulta después de que David Solans (al que también hemos entrevistado) haga lo propio durante su juventud. “Es un gran hombre que mira a las personas sin tener en cuenta su clase social ni su estatus”, afirma sobre Hugo, con quien comparte esta “mirada limpia” hacia los demás. “Todos somos personas intentando salir adelante. Y si podemos echarnos un cable y hacer piña, pues mejor aún”, señala el intérprete, agradecido con Diagonal TV (Banijay Iberia) por la oportunidad de encabezar esta ambiciosa producción.

Los herederos de la tierra, que muestra las luces y sombras de la Catalunya de los siglos XIV y XV, es el último capítulo de una carrera marcada por la televisión. Primero con series adolescentes como SMS y El Internado, y después con títulos de corte más adulto como Gran hotel, Bajo Sospecha y Las chicas del cable, las tres ficciones que hizo bajo el paraguas de la productora Bambú. “Fue una época de oro para mí porque no paré de trabajar. No había terminado una serie y ya tenía otra”, recuerda sobre aquellos años.

Ahora tampoco le va mal, pues en el horizonte tiene una película y otra serie de televisión que protagonizar. Dos proyectos que afrontará con la misma exigencia que los anteriores, porque como él mismo dice: “En todos los personajes tienes que dejarte el alma e intentar exprimir cada escena al máximo, que es lo que puedes aportar al proyecto”.

Estuviste a punto de protagonizar 'La catedral del mar', pero al final lo hizo tu hermano, Aitor Luna. Ahora, sin embargo, eres tú el que asume el rol principal en esta segunda parte. ¿Qué te dijo tu hermano cuándo cerraste tu fichaje por 'Los herederos de la tierra'?

Nada, por suerte él hizo la primera y yo estoy en la segunda. Estamos muy contentos de que todo se quede en casa con esta pedazo de serie, porque la verdad es que está muy bien. Qué gusto.

'La catedral del mar' se definió en su momento como una serie “cruel” y “sangrienta”. ¿Cómo defines tú 'Los herederos de la tierra'?

Sí, esta también muestra cómo fue aquella época, con situaciones llevadas al extremo. Pero a la vez es muy bonita, y aunque haya acción y sangre, va a enternecer y emocionar al espectador.

Y en cuanto a Hugo Llor, tu personaje, ¿qué destacas de él?

Que es un gran hombre que mira a las personas sin tener en cuenta su clase social ni su estatus. Tiene una mirada limpia, ve que todos somos iguales en realidad.

¿Compartes esa mirada con él?

Pienso lo mismo, que todos somos personas intentando salir adelante. Y si podemos echarnos un cable y hacer piña, pues mejor aún. Lo bonito y lo gratificante está en compartir con los demás, porque al final nada sirve si no tienes con quién compartirlo.

Y mirándolo a nivel general, independientemente de que sea tu amigo o no, lo llevas a otra escala pero funciona de la misma manera. Se puede hablar de una mirada idílica, pero el mundo así sería un lugar ideal. Aunque, claro, luego está ahí Putin armando una guerra, porque por desgracia hay de todo. Igual que en esta serie.

Las grandes plataformas tienen tanto poder que la promoción casi ni les hace falta

Yon González

Las series de época siempre ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre cuánto hemos cambiado con el paso del tiempo. ¿Crees que, a nivel de mentalidad, hemos cambiado tanto como pensamos desde ese siglo XIV que muestra 'Los herederos de la tierra'?

Quiero pensar que sí, pero el mal tiene más sonido. Espero que los seres humanos, aunque sea poco a poco y a pasos cortitos, vayamos aprendiendo y evolucionando. ¿Cuesta? Sí, pero ahí vamos.

¿Hay algo que recuperarías de aquellos tiempos?

[Piensa] Bueno, creo que todo ha ido evolucionando para bien.

A mí se me ocurre, por ejemplo, que en el siglo XIV no había redes sociales, ni para la bueno ni tampoco para transmitir odio por ellas.

Sí, pero las redes sociales hay que mirarlas como algo positivo. Otra cosa es que se les dé un buen uso o no, pero todo lo que aporte al bien común, bienvenido sea. Hay que ser responsable a la hora de utilizarlas, pero si quieres vivir sin ellas como en el siglo XIV, pues no las uses [ríe]. Quiero decir, que la posibilidad de no utilizarlas siempre la tienes.

Pero para un actor, las redes sociales son una ventana de promoción muy importante.

Sí, por supuesto. Por muy bueno que sea, es complicado que un producto tenga éxito si la gente no sabe que existe. En ese sentido, las redes sociales están muy bien, pero también es verdad que las grandes plataformas tienen tanto poder que la promoción casi ni les hace falta, porque te metes en la aplicación y te aparecen los diez contenidos más vistos, etcétera. Su poder es tan grande que ya se ocupan ellos de que los productos, en general, funcionen y sean fructíferos.

Y esto es una suerte, porque ahora no dependen de una audiencia y, con sus estrategias, pueden hacer que una serie que no tiene éxito en una cadena de televisión sí tenga unos números positivos en su catálogos, que es lo que buscan porque esto no deja de ser un negocio. Pero todo es cuestión de integrarlo, porque como ha habido tanto cambio en tan poco tiempo, al final uno tiene la sensación de que se queda obsoleto. No hay nada mejor que intentar entenderlo bien y utilizarlo para bien y, como te decía antes, echarnos un cable entre todos.

Tu carrera empezó antes de las plataformas. Entiendo, entonces, que has notado el cambio de la industria con la llegada del streaming.

Cuando voy a trabajar no. Hasta ahora, todo ha ido bien a la hora de ejecutar un producto y nada ha cambiado. Lo que sí ha cambiado es que ahora empieza a haber más producciones y más trabajo gracias a las plataformas.

'Los herederos de la tierra' es tu primera serie en más de una década fuera de Bambú. ¿Cómo está ahora mismo tu relación con la productora?

Yo estaré encantado de volver a trabajar con ellos y de volver a hacer una piña tan bonita como la que hicimos durante una década. Fue una época de oro para mí porque no paré de trabajar. No había terminado una serie y ya tenía otra en la que trabajar. Además, las series que hicimos funcionaron muy bien, así que yo lo único que puedo dar son las gracias a Bambú y decirles que aquí sigo [ríe].

Aquello fue una época dorada para ti, pero ¿cómo defines tu momento actual?

Aquí sigo. Ahora estreno Los herederos de la tierra y ya tengo proyectos nuevos para hacer este año, que se estrenarán en 2023. Por suerte sigo igual de bien que entonces, haciendo series de protagonista, disfrutando un montón, intentando aprender todos los días y haciendo piña con los equipos de rodaje, que es lo que más me gusta. Es una sensación que me da mucho placer.

Entonces vas a protagonizar muy pronto una nueva serie.

Sí, y también voy a hacer algo de cine. Así que, mira, voy a poder hacer un poquito de ambas cosas. Pero sí, voy a protagonizar una serie. Todavía no puedo decir nada, pero estoy muy contento y ya estoy empezando a prepararlo.

Para mí 'El Internado' fue un gran aprendizaje

Yon González

El estreno de 'Los herederos de la tierra' llega poco después que el estreno de la segunda temporada de 'El Internado: Las Cumbres'. ¿Crees que esta nueva generación de 'El Internado' se enfrenta a retos diferentes a la tuya dentro de la industria?

Yo creo que al final es lo mismo. En todos los personajes tienes que dejarte el alma e intentar exprimir cada escena al máximo, que es lo que puedes aportar al proyecto. Para mí El Internado fue un gran aprendizaje. Tuve la oportunidad de sacar adelante escenas que para mí eran muy complicadas, y cada vez me iban presentando más retos y más oportunidades de seguir aprendiendo.

Porque al final, estos chicos y yo, aunque ellos tengan 20 años y yo 35, estamos en las mismas: cuando tenemos un proyecto tenemos que trabajarlo a tope, sacarle la miga, disfrutarlo y aprovechar la energía de los demás y que ellos aprovechen la nuestra. Y esto es así cada día de grabación. Da igual que tengas 20 años, 60 o 35. Bueno, con 60 no sé porque no he llegado, pero por lo menos de los 20 a los 35 es igual [ríe]. Les mando mucha fuerza a los chavales [de Las Cumbres], y que se dejen el alma ahí.

Lo que sí habrá cambiado con el paso de los años serán la clase de proyectos que te llegan.

Sí, ahora me vienen personajes más acorde a mi edad. Yo estoy muy contento con cómo me están viniendo las cosas y los personajes. Empecé en SMS y El Internado haciendo de adolescente y después, poco a poco, vino Gran hotel, que era algo más que hacer de adolescente. Y a partir de ahí fui progresando.

De aquellos años ya han vuelto series como 'El Internado' y otras en las que no participaste, pero que también tuvieron mucho éxito, como 'Los hombres de Paco' y 'Los Protegidos'. ¿Cómo ves esta moda de recuperar títulos del pasado?

Yo deseo lo mejor a todas estas series, porque si esta fórmula funciona habrá trabajo para todo el mundo.

¿La siguiente en volver podría ser 'Bajo sospecha'?

A mí me encantaría. Me lo pasé muy bien en esa serie, la disfruté muchísimo y acabé muy contento con el resultado.

No es la serie que vas a protagonizar el año que viene, ¿no?

No, no. Ojalá que sea para el siguiente [ríe]. Yo estoy dispuesto a la acción, así que todo lo que venga por ahí, a por ello. Y Bajo sospecha fue una experiencia tan bonita... En realidad, de todas tengo un bonito recuerdo. De Gran hotel y Gran reserva, también. Fíjate que en Gran reserva hacía un personaje muy chiquitito, pero los pocos días que fui a grabar los disfruté muchísimo. Al final no hay personaje grande o pequeño, porque yo con todos he disfrutado.

Etiquetas
stats