'Better Call Saul' 2x01 Review: uno de los mejores capítulos de la serie

Por Ignacio G. Castaño

Un regreso muy esperado

El deseado regreso del abogado más transgresor se ha hecho esperar, y tras un largo tiempo de parón volvemos a ser testigos de las desventuras de Jimmy McGill.

Se nota que el guion del capítulo está escrito concienzudamente para que todo funcione, y sin duda estamos ante uno de los mejores episodios de la serie. La atmósfera de ese Albuquerque desierto y asfixiante es la misma de la anterior temporada, y muy similar a 'Breaking Bad', la de la grandiosa serie a la que esta debe su existencia.

Pero 'Better call Saul' no solo se trata de una serie prodigiosa en cuanto a forma, con esos encuadres imposibles y planos dignos de un maestro de fotografía, sino que la narrativa que emplean para hilar el argumento también resulta muy convincente.

Después de una temporada un poco light, podemos esperar que la trama que acontece sea algo más retorcida, y que el protagonista se vea envuelto en nuevos entuertos que den lugar al Saul Goodman que todos conocemos.

La decisión sobre el futuro

El conflicto principal del episodio gira en torno a las dudas de Jimmy sobre el tipo de vida que quiere llevar, debatiéndose entre seguir con su proyecto como abogado o dedicarse a una vida bohemia, que se vería interrumpida únicamente por sus fechorías como timador. Su decisión evoluciona conforme lo hace su relación con Kim, y ella trata de convencerle de que vuelva a la abogacía y deje su forma de vida desenfadada. Se puede intuir un desengaño amoroso, o un golpe del destino que haga que la vida de Jimmy dé un vuelco, y comience a tomar un rumbo más oscuro.

Los que hemos visto 'Breaking Bad' sabemos cómo va a acabar este ilustre personaje, pero aun así los giros argumentales tienen interés por cómo los llevan a cabo. Seguro que el camino de Jimmy estará lleno de trampas, y ni en el bufete de abogados ni en su entorno personal parece haber mucha gente de fiar. Las personas que rodean a este pobre diablo van a ayudar a que se convierta en el tiburón empresarial sin escrúpulos que conocemos, muy diestro con los negocios turbios pero poco hábil en las relaciones personales.

Grandes momentos dignos de valorar

El ritmo de la serie sigue siendo lento. Hay que aceptar desde ya que 'Better Call Saul' es lo que es, con su tono pausado y contemplativo, marca de la casa. Lo realmente encomiable es que consiga crear un sello propio desmarcándose de todo lo visto hasta la fecha, y no creo que fuese motivo de alegría que se dedicase a copiar el estilo de ya sabemos qué serie. Es necesario darle el mérito que se merece a este nuevo y original formato.

No hay muchos personajes, y no se necesitan más por el momento; con el protagonista y los brillantes secundarios (tener en la serie a Mike es impagable) hay más que de sobra para remover la cabeza del espectador. En esta nueva entrega hay que destacar a Nacho, un personaje inquietante, que promete alterar la tranquilidad de los protagonistas, y que es el centro de una de las mejores escenas de la serie. Su encuentro en el descampado para el intercambio tiene un poder de sugestión enorme, y rebosa tensión sin trampas ni recursos extravagantes.

La otra genial escena que nos regalan es la que tiene lugar en el bar de copas, donde Jimmy y Kim acaban estafando a un pez gordo de las finanzas. La tela de araña que consiguen tejer termina de construir una secuencia hipnótica, que se enriquece con el detalle del tequila de 50 dólares. Este es el estilo en el que se está consolidando la serie: escenas sencillas y efectivas, donde son los actores los que soportan todo el peso y se hacen responsables de que nos creamos lo que está pasando. Si alguno confiaba en que los directores fuesen a imprimirle un ritmo frenético a la serie y convertirla en algo más enérgico, que espere sentado.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba