'Girls' 5x01 Review: el día de Marnie, ¿un antes y un después para todas?

Por Marta Ailouti

A veces es suficiente la presencia de una pequeña amenaza como para que todo se tiña de un velo espeso. Basta una confirmación, algo como que no habrá más 'Girls' después de la sexta temporada y, aunque acabemos de empezar la quinta, ya uno lo ve un poco distinto.

Wedding Day es el título con el que la serie de Lena Dunham nos sorprende en su regreso. Pero, lejos de parecer una fiesta, a uno le suena a otra cosa. Un runrún lejano, especialmente en los primeros minutos, como si todo fuera a cambiar a partir de ahora. Es Marnie quien lo teme: "Va a llover". Y después, nadie se puede sacudir del todo esa sensación de que, efectivamente, habrá tormenta.

Por suerte, algunos días de lluvia, es justo lo que estabas esperando. ¿Lo comentamos?

¡CUIDADO SPOILERS!

La novia

Marnie debe ser la novia más triste sobre la que se haya escrito nunca. Vale, exagero. Solo una de ellas. Sea como sea, hoy es el día de su boda y, como suele ser propio en ella, lo tiene todo bajo control. Salvo que no. Para empezar va a llover. Y Desi –porque si alguien lo dudaba después de su último desplante en el final de la cuarta temporada es él la otra parte contratante–, es además una variable incontrolable. También sus amigas que están aquí. Especialmente Hannah. Y su madre, que no para de controlar lo que ella a su vez controla.

El problema con Marnie es que se casa con una ilusión. Ella suele moverse siempre en estos términos. En la imagen que proyecta sobre los demás. Así que es importante que la boda salga bien, mucho más allá de la boda en sí misma. Pero es difícil conciliar la realidad con nuestra imaginación. Más cuando elevamos tantísimo las expectativas. Por eso ella no parece feliz. Su cuento de hadas es en realidad un gran despropósito.

El novio

Tampoco es que el novio lo ponga demasiado fácil. Desi, ese hombre, ha vuelto. Y he de reconocer, porque en el fondo soy una romántica, que me ha resultado un tanto entrañable en su patetismo. Algo tiene que ver con que su amigo Wolfie sea su único invitado. En cualquier caso, para él, como para ella, también es un día especial. Las probabilidades son escasas. Una de cada ocho veces se compromete de verdad. Y Marnie ya tiene su algo prestado: el anillo de Clementine.

Por si fuera poco, como en todo cuento de hadas, también hay un héroe. Lo he escrito muchas veces, Ray Ploshansky está en nuestras vidas para hacernos la existencia más fácil. Esto es así. De la ecuación Desi-Marnie, él es la única lectura positiva que siempre he hallado. Y, como su destino ya está escrito, tampoco duda en arrojarse al estanque para salvar al hombre que se casará con el amor de su vida. Y lo hace, precisamente, en términos de sacrificio. Aunque el novio luego lo confunda y mezcle todo en su cabeza.

Los invitados

Al menos, mezclados están también los invitados. Wedding Day es la continuación del salto temporal que dio 'Girls' en los últimos minutos de Home Birth, donde se nos mostraba a la pareja de Hannah y Fran, felizmente estable. Siete meses desde que Shoshanna, a la que muy acertadamente su prima define como un dibujo animado, se fue a vivir a Japón, desde donde, al parecer, conserva presumiblemente su relación a larga, muy larga, distancia con Scott, el magnate de la sopa.

Meses, por tanto, también para que Adam haya podido superar su ruptura con Hannah, después de que él intentara volver y ella lo rechazara. Pero algunos encuentros son más complicados que otros. Y el suyo con Fran, entre forzado, incómodo y diplomático, se convierte en uno de esos momentos entre absurdos, cómicos y geniales que me entusiasman de 'Girls'.

Del encuentro entre estos dos, surge después el beso de Adam y Jessa. Lástima, porque la química que tenían como amigos me gustaba. Si esta aventura se extiende mucho, no solo para Marnie se avecina tormenta. La prueba de fuego definitiva sobre la madurez emocional de Hannah puede que haga temblar algunos cimientos. Y dos preguntas inevitables se ciernen sobre estos nubarrones: ¿Realmente Hannah ha pasado página respecto a Adam? Y, ¿en qué punto quedará después su amistad con Jessa?

La boda

Ajena a todo ello, para Marnie el resto de cosas tampoco están saliendo todo lo bien que deberían. Y no es solo por la lluvia. El arcoíris que lleva en la cara tampoco ayuda (punto para Bebe). Además, Hannah no la está apoyando demasiado. Ella, que teme perder a su amiga con un tipo al que apenas conoce, sabe que el matrimonio es un error. Yo sé que es un error. Vosotros también lo sabéis. Esto solo puede acabar de la única manera posible: en divorcio. Y, sin embargo, todos cometemos locuras en las que simplemente necesitamos que nos apoyen.

Así que Hannah, consciente de que se ha comportado como un horror de amiga, hace lo propio y Jessa soluciona el resto. A ella se le da especialmente bien solucionar los desastres (y no solo provocarlos). Así que al final parece que, a pesar de todo, y es mucho pesar, sí habrá boda.

Os dejo el tráiler del próximo capítulo:

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba