'How to get away with murder' 2x10 Review: viejos y nuevos problemas

PorÁngela Pérez

(AVISO SPOILERS)

‘How to get away with murder’ está de vuelta con el décimo episodio de su segunda temporada, tras un parón de Navidad bastante largo. Y, por supuesto, nuestra abogada favorita también ha vuelto, aunque después de los últimos acontecimientos no sabemos si volverá a ser la misma. Recapitulemos.

¿Quién mató a Sinclaire?

Sí, lo sé, no me perdí el último capítulo; el autor material de los hechos fue Asher. Sin embargo, no se le puede adjudicar a él toda la culpa ya que todos han colaborado en cierta medida a ello: los chicos por empezar todos los problemas por los que Annalise los ha tenido que proteger, esta última con la guerra abierta que tenía con la fiscal e incluso la propia Sinclaire, por la obsesión personal que tenía por acabar con la abogada.

Precisamente, que todos estén metidos en líos es lo que los lleva a elaborar un plan conjunto para cargar la culpa a Catherine Hapstall, la cliente que defendían junto a su hermano Caleb por el asesinato de sus padres adoptivos. Este plan les supone drogarla y secuestrarla, hacer parecer que el cuerpo se cayó de la azotea y disparar a Annalise para mayor credibilidad, algo que termina haciendo Wes tras ser provocado por la abogada que, como siempre, es el cerebro de la operación.

Precisamente el capítulo comienza con la vuelta a casa de Annalise, que parece recuperarse de la herida de bala. Aunque en un principio parece estar bien y se prepara para testificar en el juzgado contra Catherine, sufre alucinaciones en las que una mujer le entrega a su bebé debido a un exceso de medicación que, por supuesto, se autoprovoca.

Cuando Bonnie se percata de ello prepara, junto con Frank y los chicos, una declaración escrita que sustituya su testimonio. Sin embargo, la juez rechaza dicho documento y Annalise se presenta en el juzgado para declarar.

No sabemos si siente una desorientación bastante importante o se lo hace (yo creo que un poco de ambas) pero, vulnerando el derecho de confidencialidad que tenía con Catherine, consigue que su testimonio no sea válido y se desestime la causa contra ella.

Aunque no es por lo único por lo que debe ser juzgada y por eso insta a Caleb para que convenza a Catherine de que acuse a Phillips. Siguiendo su consejo (o más bien porque no le queda más remedio), se declara culpable de disparar a Annalise, culpando a su medio hermano-medio primo por haberla drogado.

Nuestra ignorancia en temas legales nos impide saber si es un acuerdo ventajoso o no, pero a Catherine le ofrecen cinco años de prisión a cambio de declarar contra Phillips.

Cada cual con su problema

Los chicos, por supuesto, siguen con sus líos personales, aunque por lo pronto bastante tranquilos. En cuanto a Asher, descubrimos que la declaración que pretende hacer al final del capítulo anterior es sobre su padre, ya que piensa que no se suicidó sino que fue asesinado. Mientras espera la respuesta por parte de la policía, se va a vivir con Connor y Oliver.

Por otra parte, Michaella tiene un encontronazo con Caleb, que la acusa de querer destrozarle la vida a su hermana acusándola de asesinato. Mientras, Bonnie intenta ayudar a Annalise a recuperarse, aunque terminan tirándose los trastos a la cabeza; Bonnie la acusa de querer morir aquella noche y Annalise de querer que pasara. Tal para cual.

Flashbacks, alucinaciones...¿cómo atar cabos?

A pesar de sus idas mentales, Annalise tiene sus momentos de cordura e insta a Laurel a que vigile y ayude a Wes, que no sabemos si se siente traicionado, culpable, confundido o una mezcla de todo. La cuestión es que está para el arrastre.

Para averiguar qué relación tiene con su madre, pone la casa de Annalise patas arriba buscando alguna pista. Cuando la abogada llega le acusa de haberla arruinado y vemos un flasback de lo más inquietante.

Diez años atrás, una joven Annalise embarazada se sienta a hablar con una mujer, Rose, que vigila a su hijo a lo lejos. Suponemos que son Wes y su madre, antes de que esta se suicidara. Además, es la mujer que en sus alucinaciones le entrega a un bebé.

Aún no sabemos lo que hay detrás de todo esto pero, por supuesto, hay muchas teorías. La mía es que Annalise, que no podía encargarse de su hijo, se lo deja a la madre de Wes y ahora le devuelve el favor cuidando del hijo de esta. Aunque claro, después de la escena en comisaría del capítulo anterior, seguro que la cosa fue mucho más complicada.

Mientras esperamos respuestas, nos quedamos con el avance del siguiente capítulo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba