'Jane The Virgin' 3x07 Review: Suspense al más puro estilo Hitchcock

Por Betty M. Martínez

Con ‘Jane The Virgin’ hemos reído mucho y también hemos llorado alguna que otra vez. Hemos disfrutado y nos hemos preocupado casi a partes iguales, pero en este capítulo ha llegado un nuevo elemento: el suspense.

Ya habíamos tenido algunos toques de intriga, cortesía de Sin Rostro o Mutter, pero esta semana nos han llevado casi al límite. ¿Quién nos iba a decir que íbamos a andar descubriendo misterios al más puro estilo Hitchcock?

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Alba “abuelea” a Jane

Si después de leer la frase anterior, alguien cree que se me ha estropeado el corrector ortográfico. No. Ese extraño vocablo entrecomillado es un nuevo término creado por nuestro mejor amigo, el narrador. Como no eran suficientes las sobreimpresiones explicativas o los hashtags ingeniosos, ahora hemos inaugurado un lenguaje made in ‘Jane The Virgin’.

En fin, voy a ver si consigo explicarlo. Todo empezó cuando Alba preguntó a Jane si la quería acompañar a misa porque hacía mucho que no iban juntas. Aparentemente era una propuesta inocente, pero pronto nos dimos cuenta de que era un reproche en toda regla. Ya sabemos que para Alba la religión es muy importante y para Jane también lo era, pero últimamente había descuidado un poco esa faceta de su vida.

Además, Alba recuerda a Jane que es responsable de la educación espiritual de Mateo y ahí empezó el auténtico problema. Jane le dijo a Rafael que pensaba empezar a llevar a Mateo a misa todos los domingos, pero se llevó un disgusto porque el padre de su hijo no está de acuerdo. Rafael considera que el niño es muy pequeño y habría que esperar a que fuera más mayor para que pudiera decidir.

La verdad es que me ha parecido muy coherente la postura de Rafael, pero Jane no acaba de acostumbrarse a que le lleve la contraria y contraataca diciendo que para ella es muy importante. En ese momento Rafael se quedó sin argumentos, pero recibió una ayuda inesperada. Va Michael y dice que no será tan importante cuando no han ido desde que se casaron. Rafael casi se atraganta con el café y yo también. No doy crédito. ¿Michael apoyando a Rafael en contra de Jane? ¡¡Esto es el mundo al revés!!

Bueno, que nadie se asuste. Fue un pequeño desliz. A Michael ya le ha quedado más que claro que delante de Rafael nunca jamás puede estar en desacuerdo con Jane. Deben ser un equipo unido frente a Rafael. Señor narrador, ¿cómo llamamos a esto? ¿TeamJaneMichael? ¿TeamSeñoresCordero?

Al final Jane se salió con la suya, como siempre, y llevó a misa a Mateo con Michael. Y con Rafael. Y resultó que el niño no paraba quieto. Rafael buscó el apoyo de Michael, pero se traía la lección bien aprendida de casa y respaldó a su mujer. Eso sí, Rafael tampoco se arredró y se fue de la iglesia con el niño.

Fantasmas del pasado

Pero la experiencia religiosa de Mateo, ha tenido otras consecuencias bastante inesperadas. Y aquí llega el suspense. No le llego a Hitchcock ni a la suela de los zapatos, pero voy a intentar colocar las piezas del rompecabezas.

¿Os acordáis de la cuenta corriente escondida en la Biblia de la madre de Rafael? Pues ya sabemos que servía para hacer pagos mensuales a un convento de Italia. En principio, Rafael no sabía nada de eso, pero cuando salió de la iglesia con Mateo tuvo como una visión del pasado. Se recordó a sí mismo siendo un niño recorriendo un pasillo (bastante tenebroso, por cierto) de un convento. Para resumir, el convento que Rafael recordaba está en Miami y la madre superiora se apellida Chanchullo. Y, claro, con ese apellido, estaba predestinada.

Resulta que la madre Chanchullo hacía chanchullos (lo siento no he podido evitarlo) con el padre de Rafael, pero, por si las actividades ilegales no fueran suficientes, aún hay más. La monja guarda un sobre que hace que toda la vida de Rafael dé un giro de 180 grados y no, no pienso contarlo. Quien lo quiera saber, que se vea el capítulo, que merece mucho la pena.

Pero aún hay más. Por si Rafael no tenía suficiente con sus desacuerdos con Jane por la educación de Mateo, con Petra (¿qué le ha pasado esta semana que no la hemos visto?), con Rogelio pidiéndole favores día sí y día también, con la herencia envenenada que le dejó su padre, con la verdad que acaba de descubrir… Lo dicho, por si todo esto no fuera suficiente, ahora tiene a Catalina.

Lo dije la semana pasada y siento decir que tenía razón. Catalina no es de fiar. Menuda “joyita” ha resultado ser la prima pródiga. Es que se nota que miente más que habla. Jane tenía delante de sus narices la verdad en forma de bolso lleno de dinero y joyas, pero en ese momento el espíritu de Hitchcock que la poseyó este capítulo la abandonó y volvió a creerse las mentiras de su prima. Podría haberse esperado un poquito más y ayudarla a resolver el misterio.

Por favor, Jane. Con lo inteligente que eres, ¿cómo es posible que no veas cómo es Catalina en realidad? Bueno, voy a contenerme un poco en mis críticas porque nosotros tenemos información que tú no tienes, pero, de verdad, me enerva ver cómo te engañan. Eso sí, Catalina, querida (léase con toda la ironía que se pueda), cuando se descubra la verdad, vas a salir del Marbella mucho más rápido de lo que entraste en casa de Jane y Michael.

Espero que esta temporada le estén pagando un plus a Justin Baldoni porque el pobre hombre se está llevando todos los palos. A Michael le dispararon y su vida laboral está en stand by, pero a Rafael lo están destrozando las mujeres de su vida. Su ex mujer, su madre, su hermana, su nueva ¿novia? Menos mal que Jane siempre está ahí. No estarán siempre de acuerdo, pero siempre están el uno para el otro.

Rogelio busca novia

Otros ex bien avenidos son Rogelio y Xiomara, aunque esta semana han estado bastante distanciados por culpa de Bruce. Al principio del capítulo me llevé una sorpresa al descubrir que Rogelio puede ser sutil. Nunca me hubiera esperado que fuera capaz de sonsacar de esa manera a Xiomara, aunque, claro, esa habilidad le duró un suspiro. La impaciencia le venció y al final fue él quien confesó. Y, de paso, le dejó caer a su ex que tiene cientos de mujeres haciendo cola para conocerlo “literalmente”.

Lo de “literalmente” me sonó a rogeliada (sí, esta palabra me la acabo de inventar yo), pero resulta que sí tiene a bastantes mujeres esperando para conocerlo porque ha contratado a una casamentera, perdón, tratante del amor (lo siento, pero suena fatal), para que le presente a la futura madre de su hijo.

Y aquí tengo que decir varias cosas. Primero, me alegro mucho de ver a Justina Machado en un papel cómico después de lo mal que lo pasó en ‘Queen of the South’. Segundo, en cuanto oí la primera regla de Darci sobre las citas (no hablar de los ex) comprendí que iba a ser un fracaso aunque no me esperaba que Denise Richards rompiera la segunda (no beber demasiado), aunque entiendo que lo hiciera visto el panorama.

Al final, todas las citas de Rogelio resultaron un fracaso. Hay varias razones, pero la principal es que él no busca el amor porque todavía quiere a Xiomara. Le costó admitirlo, pero al final verbalizó que para él lo importante era tener un hijo para experimentar todo lo que no pudo vivir con Jane. Y aquí se obró el milagro. Señores directores del ‘Hola’, ‘People en Español’, ‘TvyNovelas’ y demás revistas, preparen ediciones especiales porque Rogelio de la Vega ha encontrado a la mujer con la que volver a ser padre.

No pienso decir su nombre, pero sí avanzaré que no es Heidi Balvanera. No me digáis que no hubiera sido muy simpático que Rogelio tuviese un bebé con la mujer de Jaime Camil. Sí, ya sé que soy muy retorcida, pero no puedo evitar imaginarme cómo sería la review de ese asunto. Menos mal que los guionistas se han contenido esta vez, aunque el dialogo entre los señores Camil no tiene desperdicio.

En fin, que nos vamos de vacaciones navideñas con Rafael en plena crisis existencial, con Jane totalmente engañada por su prima Catalina, con Michael replanteándose su futuro laboral, con Xiomara dándose una nueva oportunidad con Bruce, con Rogelio planeando su próxima paternidad y con nuestro amigo el narrador aplicando a todas horas los conocimientos adquiridos en un curso exprés de suspense a lo Hitchcock. ¿Alguien da más?

Lo dicho, amigos de ‘Jane The Virgin’, hasta el año que viene. ¡¡Qué largo se va a hacer este tiempo!!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba