'Telenovela' 1x11 Review: un sorprendente final que pide una segunda temporada

Por Betty M. Martínez

¿Se acabó? Esta semana ha llegado la season finale y, a modo de resumen, diría que ha sido uno de los mejores capítulos de toda la temporada. Es más, casi podría asegurar que ha sido el mejor porque ha combinado todos los elementos que nos han conquistado a lo largo de estos once capítulos (sentido del humor, situaciones surrealistas, un brillante reparto coral) con aquellos aspectos que habíamos echado de menos en algunas ocasiones, como un hilo argumental transversal.

Cuando escribo esto todavía no se ha confirmado una segunda temporada, pero hay elementos para la esperanza. Desde el optimismo de Eva Longoria en una de sus últimas entrevistas hasta la última secuencia de este capítulo pasando por esa escena que nos ha dejado a todos pegados a la pantalla esperando una respuesta que no hemos obtenido. En fin, eso lo veremos en el futuro. Por ahora, veamos qué ha pasado en esta season finale.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Ana tiene un acosador

El capítulo arrancó con uno de esos momentos surrealistas que ya son marca de la casa. Resulta que Ana descubre que tiene un acosador y ante eso qué hace. ¿Llama a la Policía para denunciarlo? No. ¿Contrata a un guardaespaldas? No. ¿Refuerza las medidas de seguridad de su casa? No. ¿Lo celebra como si hubiera ganado un Óscar? Sí.

Sí, habéis leído bien. Ana y Mimi se ponen a dar saltos de alegría. Una reacción así podría esperarla de Ana, que ya ha demostrado que a veces puede ser bastante inconsciente, pero de Mimi no. Se me ha caído un mito.

Bueno, se me cayó durante unos minutos. Los justos y necesarios para que Mimi descubriera ella solita quién es el acosador, perdón, acosadora. No sé si lo he dicho ya, pero, por si acaso, esta serie sin Diana María Riva no sería lo mismo. Mimi es absolutamente imprescindible. Lo ha demostrado de sobra a lo largo de los diez capítulos anteriores y lo ha ratificado, una vez más, esta semana.

La “mejor amiga no correspondida”

En fin, que Mimi descubre que la acosadora de Ana es Kelly. La recordáis, ¿no? La novia que tenía Xavi la semana pasada. Pero no os equivoquéis (confieso que yo lo hice). Kelly no acosa a Ana por culpa de su ex marido. No. Kelly acosa a Ana porque quiere ser como ella. ¿Recordáis que en la cena de la semana pasada Kelly hacía en la vida real lo mismo que había hecho Ana en sus telenovelas? (otro memorable momento de Mimi, dicho sea de paso). Pues era todo era producto de su afán enfermizo por ser como la actriz.

En un breve instante de lucidez, Kelly entendió que no podía ser Ana, así que decidió que se convertiría en su mejor amiga. ¿Qué hacer cuando quieres que alguien sea tu mejor amiga? Pues preguntárselo y si lo haces cuchillo en mano, seguro que obtienes la respuesta que quieres. Y eso fue lo que hizo Kelly, así que Ana, de repente, se encontró con que tenía una nueva mejor amiga a la que pintar las uñas, peinar, etc.

Ante la nueva situación, Ana consideró que si ahora tenía una nueva mejor amiga, lo justo era contarle a su anterior mejor amiga las novedades. Y Kelly estuvo de acuerdo. Hay que reconocer que Ana, a veces, es bastante ingeniosa. Así que llamó a Mimi para comunicarle su destitución como mejor amiga y, de paso, enviar un SOS camuflado que entendimos absolutamente todos, menos la Policía.

Pero, ¿quién necesita a la Policía si cuenta con la ayuda de todo el elenco de ‘Las leyes de Pasión’? Todos emprendieron la operación “Salvar a Ana”, aunque se quedó en una declaración de intenciones porque a la estrella de la telenovela la salvó… una gaviota. ¿He dicho ya que esta serie tiene algunos momentos bastante surrealistas?

Lo que ha separado un divorcio puede unirlo una acosadora

Ya sé que no aún no he hablado de Xavi, pero ahí voy porque ha sido uno de los capítulos en los que más se ha lucido Jencarlos Canela. Empezaré por decir que en toda la trama anterior de Kelly y Ana como nuevas mejores amigas, Xavi estaba presente. Eso sí, atado y amordazado, así que ha sido algo parecido a un convidado de piedra. Lo verdaderamente relevante de Xavi esta semana tiene que ver con lo que siente por Ana.

En el capítulo anterior ya intuimos que entre Ana y Xavi había resurgido algo. No teníamos muy claro lo qué y esta semana hemos visto que ellos tampoco saben muy bien qué está pasando. Así que deciden tomar un café y hablar de su relación. Xavi no llega y Ana, como es lógico, se lleva un disgusto. Eso sí, desde el principio defiende que a su ex marido le ha pasado algo. Algo malo, para ser más exactos.

Y tanto que le pasado algo malo. Kelly lo tenía secuestrado en casa de Ana. Pero no hay mal que por bien no venga, o algo así dice el refrán. Y esta vez se ha cumplido. Durante su cautiverio, ambos intentaron protegerse mutuamente, pero yo me quedo con el momento en el que Ana le dice a Kelly que si quiere matar a Xavi (el único que podría interponerse entre las dos nuevas mejores amigas), “tendrás que matarme a mí primero”. Momento 100% telenovela, de no ser porque previamente Xavi había suplicado a Kelly que no lo acuchillara en la cara (momento 100% carcajada). La verdad es que gracias a esta serie Jencarlos Canela ha mostrado una vena cómica que yo no le conocía.

En fin, que tras su liberación, Ana y Xavi tienen esa conversación pendiente. No hay café, pero sí una guitarra. Xavi le canta a Ana lo que siente que es nada más y nada menos que “siempre has sido tú”. Y esta vez sí, momento 100% telenovela.

Y ¿cómo acaban todas las telenovelas? Con una boda. No son Xavi y Ana los que se casan, sino sus personajes en “Las leyes de Pasión”, pero ese es un detalle secundario. Una boda es una boda y la emoción no se la quita nadie. Bueno, matizo. Hasta que el sacerdote pregunta eso de ¿alguien se opone a esa boda? Y sí. Alguien dijo “yo”. Y no voy a decir nada más, que he cubierto la cuota de spoilers de esta review.

Para acabar, tengo que decir que he visto los once capítulos de ‘Telenovela’ porque eran garantía de pasar un rato divertido. Sin más. A día de hoy, espero y deseo que haya segunda temporada porque me muero de curiosidad por saber cómo acaba la historia.

A quien corresponda, sería absolutamente imperdonable que nos dejaran con la duda ahora que han captado toda nuestra atención. Les ha costado, pero lo han logrado. No estropeen ahora lo que han tardado tanto en conseguir.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba