'The Walking Dead' 5x16 Review: Los lobos acechan entre los muertos

Por Manuel Ibáñez

Lugar al que llegan nuestros protagonistas, lugar que acaba sufriendo un giro radical. El rancho de Hershel, la prisión, Terminus… El último capítulo de la quinta temporada de ‘The Walking Dead’ nos ha dejado un buen sabor de boca y con ganas de descubrir los secretos de la nueva trama. Probablemente algunos fans se esperaban algo más destructivo, pero hay que dar cierto margen a Alexandria, ya que los problemas que les esperan a sus ciudadanos no van a ser pocos.

Un buen final que aparte de dejarnos con ganas de más, nos ha demostrado que algún que otro personaje parece inmortal…

(CUIDADO, SPOILERS)

Si hay algo que ha caracterizado a la segunda mitad de la quinta temporada de ‘The Walking Dead’ es el aumento de la locura de algunos de sus personajes. Hablamos por supuesto de Rick, Sasha y Gabriel (aunque lo del sacerdote ya venía de antes). En el penúltimo episodio vimos como el sheriff golpeaba sin piedad a Pete Anderson (el marido maltratador de Jesse) y apuntaba con un revólver a los vecinos que se congregaron en torno a la pelea. Ahora, debe responder por sus actos en un juicio ante una Deanna que tiene muy claro que ya no hay lugar para él en su comunidad. Lo que Deanna no sabe es que Rick está armado y no le costaría mucho tomar la ciudad.

Por otro lado tenemos a Sasha. Sabemos que lo ha pasado mal y que se siente enjaulada en Alexandria, pero esas siestas que se echa en una fosa de caminantes abatidos ya es demasiado. Para colmo, decide ir a buscar ayuda a la iglesia del padre Gabriel, el más loco de todos. El sacerdote se siente tan, tan, tan culpable por los feligreses que fueron pasto de caminantes por su cobardía, que no solo desea acabar con su vida, sino que extiende ese odio contra sí mismo a Rick y sus compañeros por todas las muertes que han provocado en su presencia. Los comentarios hirientes que le dirige a Sasha casi le acarrean un balazo en la cabeza, pero Maggie lo evita. Curiosamente, la novia de Glenn había ido a por el pastor para que explicara sus acusaciones contra el grupo de Rick, pero ante tanta locura debió de optar por una actitud zen. No obstante, no acaban aquí los despropósitos del religioso, ya que antes, tras regresar de un extraño paseo suicida por el bosque, deja abierta la verja de la entrada.

Que vienen los lobos…

Como ya hemos señalado en otros post, en el universo de ‘The Walking Dead’ hay que temer más a los humanos que a los caminantes. Después del Gobernador y los caníbales de Terminus, llegan los Lobos. Esta banda de asesinos era la que marcaba a los caminantes con la enigmática ‘W’ (de ‘wolf’, lobo en inglés, para los que no sean muy fans del idioma de Shakespeare). Mucho se especuló (servidor incluido) sobre si esa letra podía ser en realidad una ‘M’ de Morgan al revés, pero al final su explicación ha resultado otra, mucho más interesante. Sin embargo, sí ha tenido cierta relación con Morgan: él ha sido el primero en enfrentarse a los Lobos (al menos a dos de ellos). Cual guerrero ninja, se deshace sin dificultad de sus agresores e incluso se permite el lujo de dejarles vivir. “Toda vida es preciosa”, declara más tarde. Un pensamiento muy encomiable, pero quizá no precisamente acertado, dada la crueldad de estos psicópatas.

“También tenemos trampas” le confiesa uno de ellos a Morgan. Y en una de esas tienen la mala suerte de caer Daryl y Aaron. El cebo, unos camiones de comida, que en realidad estaban repletos de… ¡lo habéis adivinado! ¡Caminantes! Terminan atrapados dentro de un coche, rodeados de zombis golpeando los cristales. Típica situación en la que parece imposible una escapatoria. Y aún así, deben salir del automóvil porque una nota ensangrentada les avisa de que no se queden ahí, que vienen “los malos”. De repente, un disparo le vuela la cabeza a un caminante, luego otro y otro… ¡Es Morgan! Con su ayuda, logran ponerse a salvo y, en agradecimiento, Aaron le invita a Alexandria. En principio lo rechaza amablemente, pero cuando descubre que Rick se encuentra allí, cambia de opinión.

Y, hablando de los lobos, no puedo dejar pasar esta curiosidad: la banda deja una pintada en cada sitio por el que pasa que reza: “Wolves not far” (“lobos cerca”). Bien, pues en el capítulo nueve de esta temporada (en el que Tyresse muere) podemos ver este mensaje en una pared mientras Michonne explora el pueblo. Los guionistas nos han ido dejando señales…

Glenn, ¿eres inmortal?

En estos últimos capítulos a Glenn se le ha dado el protagonismo del que ha carecido en toda la temporada. El novio de Maggie ha escapado dos veces de situaciones límite. La dos originadas por Nicholas y una de ellas con la desagradable muerte de Noah de por medio. Que uno se pone a pensar y, en fin, Glenn, decidiste dejar con vida a Nicholas después de que provocara la muerte de tu amigo y casi la tuya. Entendemos que te va la filantropía, pero todo tiene un límite. Ahora te dispara en el hombro, te deja tirado en el suelo, herido, literalmente bajo un grupo de caminantes y, más tarde, después de que escapes milagrosamente de esa horda, te da una paliza importante… ¡y le dejas vivir otra vez! Vamos, que si no fueses inmortal, era para asesinarte. Luego te matará un catarro o algo así… ¡Ah no! que en la prisión tuviste la gripe que acabó con casi todo hijo de vecino y tú te recuperaste… Si fueses un personaje de George R. R. Martin otro gallo te hubiera cantado, amigo.

Soldados de Alexandria

Bromas aparte, este último episodio ha traído la redención a algunos de sus protagonistas. Abraham perdona finalmente a Eugene y también se disculpa con él por casi matarle. El grupo se mantiene fiel a su líder Rick pese a su momentáneo arranque de locura que él, por su parte defiende, ya que cree firmemente que la comunidad debe armarse y aprender a luchar para enfrentarse a los peligros que les esperan, tarde o temprano (después de conocer a los lobos, lleva más razón que un santo). Deanna duda de él hasta que Pete, celoso y furioso con Rick, llega al juicio armado con la katana de Michonne y degolla sin querer a Reg, el marido de Deanna. La líder ordena a Rick matar a Pete y este cumple su orden sin que le tiemble el pulso. En ese momento, Morgan aparece y su mirada se cruza con la del sheriff. La tornas han cambiado tras su último encuentro y ahora es Rick quien refleja la locura en sus ojos.

No obstante, los habitantes de Alexandria le han escuchado y han entendido que ni siquiera dentro de sus muros están a salvo. Y menos ahora que los lobos han encontrado la mochila de Aaron con fotografías de la comunidad…

Ahora nos toca esperar hasta otoño para que empiece la sexta temporada. ¡Pero tranquilos! En verano se estrenará el spin off de la serie titulado 'Fear the Walking Dead', que tendrá seis episodios. ¡Aquí tenéis un adelanto para ir abriendo boca!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba