Especial

Las 10 grandes polémicas que han dejado un sabor agrio al 2022 televisivo

Las 10 grandes polémicas televisivas de 2022

Lorenzo Ayuso


A escasos días para dar la bienvenida a 2023, llega el momento de hacer balance y repasar todo lo que ha dado de sí 2022 a nivel televisivo. Por supuesto, no faltan las notas a la nómina de programas y series que las cadenas han sacado a escena durante los últimos doce meses, y la recopilación de los grandes éxitos del ejercicio. Pero puesto a compilar acontecimientos, nunca conviene perder de vista las controversias, puesto que el cariz de todas ellas permite trazar los rasgos de lo que ha sido el año a efectos televisivos tanto como saber las emisiones más seguidas. En ocasiones, incluso, estos datos pueden llegar a complementarse.

María Escoté responde a Patricia Conde sobre 'MasterChef': "Yo no he visto las drogas por ningún lado"

María Escoté responde a Patricia Conde sobre 'MasterChef': "Yo no he visto las drogas por ningún lado"

Y si no, que se lo digan a TVE, cuyo buque insignia, MasterChef, ha vuelto a tener en la edición Celebrity una fuente de cuota de pantalla y de tensiones; o a Sálvame, un bastión de la programación de Mediaset que, a las polémicas típicas surgidas de los enfrentamientos entre sus colaboradores, ha sumado otra de tintes judiciales cuya resolución aún no ha llegado. Atresmedia tampoco se escapa con El Hormiguero, uno de sus pilares del horario estelar, a una crisis más o menos efímera, de imagen.

Hablar de la televisión implica hacerlo de las polémicas, de esas partes no precisamente agradables que, de un modo u otro, marcan también el devenir del sector, de las cadenas, de sus profesionales o de sus audiencias. Así, como una tradición anual, aquí va nuestro repaso a todo aquello que ha generado turbulencias en el trayecto de los últimos doce meses.

El eurodrama con los votos del Benidorm Fest

Comenzamos con la que fue la gran polémica del año, una que luego terminaría por quedar enterrada en la memoria por motivos evidentes, tras el histórico tercer puesto de Chanel en Eurovisión 2022. Hablamos de las votaciones del Benidorm Fest que encumbró a la hispanocubana por encima de otras dos grandes candidaturas favoritas, Rigoberta Bandini y Tanxugueiras.

La final de la primera edición de este clasificatorio para Eurovisión se saldó, como ya sabemos, con la victoria de la también actriz, que que empezó a entrar en las quinielas tras sorprender con su poderosa actuación en la primera semifinal. La catalana y el trío gallego terminaron en segunda y tercera posición, respectivamente. El apoyo del jurado a Chanel fue clave en la victoria, puesto que Tanxugueiras habían dominado el voto del público, tanto en el registro demoscópico como en el televoto. 

Dado el éxito que había supuesto esta inauguración del Benidorm Fest, la controversia se equiparó en alcance cuando el resultado no se correspondió con las expectativas, llegando incluso a la esfera política: CCOO exigió en un primer momento que se “dejara sin efecto” la victoria; mientras que Galicia en Común y BNG, por un lado, y el Partido Popular, por otro, quisieron llevar al parlamento la polémica sobre la preselección española. El enfado de ciertos sectores se tradujo en ataques contra la triunfadora, que desactivó su perfil de Twitter a causa de ello. También en amenazas de toda clase contra Myriam Benedited, una de las cinco integrantes del jurado profesional, por sus “vínculos” con la artista.

en la obligación de Todo ello obligó a RTVE a, primero, pedir “respeto” para el jurado; y, después, convocar una rueda de prensa cuatro días después de la final para desgranar los datos de las votaciones y zanjar toda controversia. “Las normas eran claras, no hay denuncias ni impugnaciones”, dejó claro María Eizaguirre, directora de comunicación y participación de RTVE y una de las caras visibles de la delegación española de Eurovisión durante todo el año. Cabe indicar que el sistema de votación no ha cambiado de cara a la segunda edición.

La Operación 'Deluxe' que salpicó a 'Sálvame'

2022 ha sido un año complicado para Sálvame. No solo se ha enfrentado a una crisis histórica de resultados, tras trece años de estabilidad, en línea con la decadencia de Telecinco, sino que se ha visto inmersa en un contubernio legal que se ha conocido como Operación Deluxe, más tarde rebautizada como Operación Luna, la supuesta trama de revelación de secretos de famosos que habría sido “propulsada” por la dirección de Sálvame y La Fábrica de la Tele.

A finales de marzo trascendían los detalles de esta investigación, liderada por el juez Marcelino Sexmero Iglesias del juzgado de Instrucción Nº4 de Madrid. La red habría sido posible gracias al contacto de Gustavo González, otrora colaborador del formato diario, con el policía Ángel Jesús Fernández Hita. El paparazzi ya había sido imputado en 2018 por conseguir información privilegiada sobre multitud de celebridades, al comienzo de las pesquisas. Tras cuatro años de investigaciones, surgían una veintena de investigados, entre los que figuraban David Valldeperas, director del programa, y los directores de La Fábrica de la Tele, Óscar Cornejo y Adrián Madrid, entre otros. La productora negó participar en ese supuesto espionaje y se desvinculó del proceso judicial, algo que González refrendó en el juzgado, poco después de que el policía, Fernández Hita, reconociese que filtró datos.

En total, se contaban 138 personalidades afectadas por la trama: Isabel Pantoja, Kiko Rivera, Omar Montes, Nacho Vidal, Julián Muñoz, Toni Acosta, Álex González, Kiko Matamoros, Karmele Marchante, Belén Esteban, concursantes de realities y distintos empresarios. Algunos de ellos decidieron personarse como acusación particular, mientras que otros como Matamoros aseguró que él mismo autorizó que se recopilasen sus datos personales tras un programa concreto.

Como decíamos, González se erigió como el nombre clave de la trama; de hecho, el juicio se ha alargado hasta 2023 después de que las investigaciones policiales detectasen indicios de un posible cohecho de la productora al paparazzi. Él, por su parte, se encuentra desaparecido de la televisión desde entonces, habiendo hablado de su tiempo en Sálvame como una etapa pasajera. La investigación, en entonces momentos, se encuentra en su recta final.

Entre tanto, el magacín ha ido recobrando relativamente la normalidad, más allá de las múltiples reformulaciones a las que se ha sometido durante los meses para revertir su tendencia. Incluso Valldeperas, que precisamente había sido relevado de su puesto al frente del formato diario en la misma semana en que trascendió el caso, acabó recuperando sus funciones poco después.

El fin del mandato de Tornero como presidente de RTVE

A nivel institucional, la dimisión de José Manuel Pérez Tornero como presidente de RTVE ha de incluirse en este listado. La renuncia del periodista tras apenas diecinueve meses al frente del Consejo de Administración de la Corporación fue el único final posible para una cadena de polémicas que no paró de acrecentar durante sus últimos meses de mandato, y que sigue teniendo repercusiones incluso meses después.

El que parecía un candidato de relativo consenso, tras la etapa provisional de casi tres años de Rosa María Mateo, con el que se pretendía conseguir una estabilidad en la empresa, con un mandato previsto de seis años, fue perdiendo apoyos y acumulando críticas durante el tiempo que permaneció en el puesto. En su despedida, argumentó que no se daban “las condiciones mínimas para el consenso transversal”, “ni tan solo el clima propicio al diálogo”. Lo cierto es que aunque en inicio trató de apostar por el consenso en sus decisiones, terminó por perder el apoyo de los dos bloques políticos una vez pasó a gestionar de forma más autoritaria. Así lo desveló verTele en junio, tras una votación en la que no se secundaron las propuestas que el mandatario traía.

Sin embargo, esta forma de gestionar era transversal a todos los ámbitos: ahí quedan los conflictos continuados con las direcciones de contenidos e informativos de RTVE (Amalia Martínez de Velasco fue despedida como directora de contenidos a finales de febrero entre acusaciones cruzadas porque no le habían dejado desarrollar su trabajo, un problema que se repitió con su sucesor, José Pablo López; Esteve Crespo dimitió tras 10 meses como jefe de Contenidos Informativos); las polémicas reestructuraciones del organigrama, ampliando más que nunca los cargos directivos hasta los casi 200 (destacando la incorporación para uno de esos puestos de Mireia Pi, mano derecha del presidente en su empresa privada; las responsabilidades dadas a José Juan Ruiz “Jota”, su director de Gabinete de Presidencia); y los continuos virajes en su proyecto de cadena (su promesa de acabar con el info-entretenimiento, lo que confirmó el final de Las cosas claras de Jesús Cintora, para luego recuperarlo con Hablando claro; el abandono de RTVE Play, llegando a abrir el Comité de Auditoría de RTVE un procedimiento por el presunto desvío presupuestario de una campaña para promoción de la streamer a La Gran Consulta).

A todo esto hay que añadir el desembolso millonario destinado a eventos deportivos, como única alternativa a la crisis histórica de audiencias, y especialmente al Mundial de Qatar, que como desveló verTele adquirió por cerca de 35 millones de euros. Esta adquisición le valió críticas a la televisión pública a todos los niveles: no solo por la puja excesiva, sino por las dudas éticas de apostar por una competición señalada por celebrarse en un país donde no se respetan los derechos humanos.

Elena Sánchez Caballero tomó las riendas como presidenta interina tras la salida de Tornero. Su mandato tampoco se ha visto exento de polémica, después de que el Gobierno modificase, por real decreto, los estatutos de RTVE para dotar a la periodista de más poderes mientras se mantenga. En todo caso, diciembre cierra con nota positiva para la corporación, no solo por la evidente mejora de audiencias gracias al fútbol, sino por el anuncio de oposiciones para puestos fijos en la cadena, siendo esta la primera convocatoria en casi 15 años. Mientras tanto, Tornero ha vuelto a copar titulares después de que Hacienda haya detectado graves irregularidades en los gastos de la cúpula bajo su mando.

Las acusaciones de Patricia Conde contra 'MasterChef'

Un año más, MasterChef Celebrity ha vuelto a servir una de las polémicas más desagradables del año. Y eso que la séptima edición parecía encaminada a resolverse sin sobresaltos. Así fue hasta la primera mitad de la final (recordemos que TVE probó a dividir la última gala en dos noches, test previo a desdoblar las noches del próximo MasterChef 11), cuando Patricia Conde, una de las concursantes aventajadas de la edición, tiró la toalla y se dejó perder para sorpresa de jueces y espectadores.

Ante la confusión que su comportamiento despertó, la actriz y presentadora publicó un comunicado por Instagram en el que, en primer lugar, cuestionaba la veracidad de lo que ocurre y se ve en el talent show. “No puedo con las mentiras”, afirmó en una primera versión del texto. En los dos días siguientes, fue modificando el texto, que en su tercera versión adquiría tintes particularmente duros contra el programa y contra otros concursantes. Dirigiéndose a “la jefa”, en aparente alusión a Macarena Rey, la CEO de la productora, Conde acusó a “los chicos de redes del programa” de “escribir cosas hirientes” sobre ella; apuntó a que le apagaron el horno durante la prueba de exteriores en la última gala; sugirió que se contratase a psicólogo que “que nos explique el porqué de las cosas”; e insinuó que dos compañeros habrían consumido drogas durante la grabación.

La vallisoletana terminó editando una vez más el texto y eliminando estos pasajes, aunque para entonces la repercusión había ensombrecido ya la victoria de Lorena Castell. Shine Iberia comenzó lanzando un breve pero contundente comunicado donde negaba las acusaciones, para luego enviar un burofax a la otrora presentadora de Sé lo que hicisteis, a la que avisaba con emprender acciones legales en caso de no retractarse. Y entre tanto, buena parte de compañeros y exparticipantes dando su opinión al respecto.

La propia CastellManu BaqueiroNico AbadJosieEduardo Navarrete, Anabel Alonso y Boris Izaguirre se significaron en favor de MasterChef y en contra de Conde, quien sí contó con el apoyo de Miguel Ángel Rodríguez 'El Sevilla', que concurrió en la cuarta edición, y de uno de los patrocinadores del programa, que daban valor a su versión sobre lo que podría haber ocurrido con el horno. También los tres jueces del programa se han pronunciado: Jordi Cruz fue el primero en manifestarse al respecto de forma escueta y, también, dura; mientras que Samantha Vallejo-Nágera Pepe Rodríguez han apostado por mostrarse más conciliadores, sin dejar por ello de defender el formato. Hasta el momento, no ha habido novedades sobre esa hipotética demanda de Shine, inmersa ya en el casting del undécimo MasterChef de anónimos.

Pablo Motos, enfrentado al Ministerio de Igualdad

Un año más, El Hormiguero sigue siendo no solo uno de los programas más vistos de la televisión a diario, sino uno de los bastiones sobre los que descansa el liderazgo de Antena 3. Ahora bien, el formato del access prime time sí ha tenido un final de 2022 más agrio. Y, más en concreto, si personalizamos en Pablo Motos. El motivo fue la última campaña del Ministerio de Igualdad, lanzada a finales de noviembre.

Bajo el lema '¿Entonces quién?', el vídeo institucional replica una serie escenas difundidas en medios para denunciar que “una de cada dos mujeres en España ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida”. Una de ellas atañe al streamer El Xokas, por unos comentarios realizados en su canal; otra recupera los cánticos a favor del futbolista Rubén Castro, acusado entonces de malos tratos, en 2016; otra remite a los hechos acaecidos en el Colegio Mayor Elías Ahuja; y una última al presentador de El Hormiguero. En el clip, un trasunto del valenciano pregunta lo siguiente a una invitada: “¿Tú, cuando duermes, usas ropa interior sexy o cómoda?”. Esta es, con palabras literales, la cuestión que el rostro de Atresmedia formuló a Elsa Pataky durante una visita de la actriz en una emisión de 2016.

El aludido respondió por alusiones en directo, quejándose de que se le hubiera tachado de “machista”: “Se lo llaman a todo el mundo, pero es que a mí me han hecho un anuncio en la tele”, dijo, antes de argumentar que aquella pregunta a Pataky se realizó en un contexto muy concreto, pues la intérprete acudió a El Hormiguero para presentar una colección de ropa interior. “El Ministerio de Igualdad miente”, llegaba a manifestar, mostrando un vídeo-resumen del programa donde se le veía haciendo otras preguntas subidas de tono a famosos hombres.

Desde entonces, diversos colaboradores salieron en defensa del presentador y empresario, como Juan del Val, Cristina Pardo o Nuria Roca. Todo ello, mientras la controversia se alimentaba en redes, y con ello los recopilatorios de otros momentos cuestionados de Motos en el pasado. Eso sí, nada ha parecido afectar a la estabilidad del formato en cuanto a sus prestaciones de audiencia, que gradualmente fue olvidando una de las mayores controversias a las que se ha enfrentado en su historia.

La ida y vuelta de Paz Padilla en Mediaset

Vamos ahora con una polémica que se ha extendido desde el mismo comienzo de 2022 hasta casi su final. Es la que tiene como protagonista a Paz Padilla, despedida y reintegrada en Mediaset en cuestión de meses. Eso sí, para entender la situación con la cómica hay que remontarse precisamente a los últimos compases de 2021: recordemos que la humorista realizó unas cuando menos desafortunadas declaraciones cuestionando la eficacia de las vacunas contra la Covid, a pocas horas de dar las campanadas de fin de año en Telecinco.

Desde Sálvame, programa del que era presentadora, fue criticada por sus compañeros. Entre todos, destacó la oposición de Belén Esteban, quien se terminaría por encarar con la conductora para, aparentemente, acercar posturas el 20 de enero, tras días cebando el encuentro. Ni que decir tiene que no hubo “paz”: Padilla abandonó el plató después de una larga discusión y no volvió a saberse de ella hasta pasado un mes y medio, en marzo, cuando trascendió que había sido despedida por Mediaset de manera fulminante tras el incidente. De este modo, se ponía abrupto fin a 13 años de vinculación, apenas unos meses después de renovar su contrato de larga duración.

En su día, Mediaset adujo que la humorista “incumplió su obligación como presentadora”, por el citado desplante (por otro lado, algo habitual entre colaboradores y tertulianos), para justificar su determinación. No obstante, ella decidió litigar en tribunales, alegando “alevosía” y “premeditación” por parte de la cadena. La sorpresa llegó el día en que estaba previsto el juicio por despido improcedente, cuando el grupo decidió retomar el contrato con la presentadora con un acuerdo extrajudicial, “exactamente en los mismos términos en los que estaba el contrato que le unía a la compañía”.

La vuelta de Padilla a las pantallas no era inmediata, pues durante sus meses fuera de la disciplina había asumido otros compromisos laborales, ni tampoco precisa, pues había de trabajarse en su nuevo proyecto (del que acaban de publicarse los primeros detalles). Lo que era seguro es que toda relación con Sálvame había quedado rota. Y del mismo modo, con sus excompañeros. En noviembre, Padilla aseguró que Sálvame le había “frenado a nivel personal” y que sus excompañeros “se cachondeaban” de ella de forma habitual; en diciembre, llegó el contraataque de Jorge Javier Vázquez: “Yo no tengo ninguna relación con Paz Padilla. Vamos, ni quiero tenerla, ni me interesa”. Muy poco después, Esteban y Kiko Hernández aprovecharon para mofarse de ella en directo recordando, una vez más, las declaraciones sobre las vacunas.

Imanol Arias y su “arrebato” contra TVE

Lo que debía haber sido una entrevista promocional más de Imanol Arias en TeleBilbao, cadena local de Bizkaia, alcanzó una magnitud inesperada dadas las incendiarias declaraciones del actor a propósito de Cuéntame cómo pasó, con su desenlace en el horizonte. Nos remontamos a junio, Cuando el presentador del programa La Kapital preguntó por el éxito de la veterana serie, su protagonista sorprendió con unas muy duras declaraciones contra RTVE.

Es insoportable estar en esta cadena. Yo espero no volver en mucho tiempo a nada público en este país”, dijo, pidiendo que lo “liberen ya” del compromiso con el drama, cuyo reparto ha encabezado desde 2001. “Yo he dicho que o me ofrecen un final corto y bueno, o chao mercao”, afirmó sobre la ficción, que afronta ahora su final definitivo. Algo que había trascendido durante los meses previos, a la espera de que la corporación decidiera cómo enfocar el futuro desenlace. Arias incluso expuso un supuesto motivo para la cancelación, vinculándola con motivos políticos. El actor continuó atacando a la empresa pública, afirmando que cuenta con un presupuesto de “1.700 millones de euros”, cuando en 2022 se situaba en torno a los 443 millones, y manifestando que cuenta con “9.000 personas que yo he visto que no hacen nada, que sobran”.

La gravedad de las palabras de Arias hizo que Grupo Ganga, productora responsable del título, respondiera con la misma contundencia: “Nos sentimos abochornados”, se leía en un comunicado poco después de trascender el contenido de las declaraciones. “La suposición de que alguno de ellos haya podido vetar la serie por razón de alguna de sus tramas es además de disparatada, falsa”, agregaron, desvinculándose por completo de toda esa intervención. En un lapso corto de tiempo, Arias acabó pidiendo disculpas en redes sociales: “Me pasé tres pueblos, se me fue la olla”.

Con independencia de esto, por el momento no hay noticias sobre el futuro de Cuéntame. Con el desenlace como algo seguro, está por ver si se le concede una temporada corta para cerrar las tramas, o incluso una tv-movie.

Marta Riesco, de protagonista a apartada en Telecinco

Durante el primer semestre del año, Marta Riesco se convirtió en protagonista principal de las tramas de los programas de Telecinco, derivando en una nueva crisis en la relación entre las dos grandes productoras de formatos diarios del canal, Unicorn Content (El programa de AR, Ya es mediodía) y La Fábrica de la Tele (Sálvame), que se abrió en su día con Rocío. Contar la verdad para seguir viva.

La entonces reportera de El programa de AR ya se había colocado en el disparadero por su noviazgo con Antonio David Flores, pero la gestión que hizo de dicha relación a nivel televisivo acabó por desmadrarse, cuando dijo asegurar que había mantenido una supuesta conversación telefónica con Rocío Carrasco pero sin aportar pruebas al respecto. Esto volvió a generar tamaña tensión, con continuas pullas de un plató a otro, y hasta con la intervención de la propia hija de Rocío Jurado para negar la mayor.

La polémica estaba reportando buenos registros a Sálvame en un momento de crisis para el magacín y para la cadena en general. Sin embargo, la situación se agravó cuando la periodista denunció una “campaña de acoso” de La Fábrica de la Tele, por la que llegó a pedir públicamente ayuda a la Policía:Van a destruirme e intentar que me despidan”. La situación llegó a tal punto que Unicorn Content tomó cartas para zanjar el conflicto y traer algo de paz a Telecinco, optando por apartar a la reportera de pantalla: aunque continuó con su trabajo en redacción con normalidad, dejó de sentarse en plató y de ejercer como colaboradora ante las cámaras.

Así, Riesco desapareció por completo de Telecinco... Hasta que regresó cuatro meses después, con el inicio de la temporada televisiva. Lo hizo, además, con cambio de proyecto: dejó su labor en El programa de AR para incorporarse a Fiesta, en los fines de semana, manteniéndose en la plantilla de la productora de Ana Rosa Quintana.

El comentario racista contra Vinicius oído en 'El Chiringuito'

Josep Pedrerol ha terminado el año renovando su contrato de larga duración con Atresmedia, y ampliando responsabilidades para convertirse también en director de la redacción de Deportes de laSexta. Un lustroso cierre de 2022, en el que también ha lidiado con una importante polémica originada por un tertuliano de El Chiringuito que, para más inri, alcanzó magnitud global.

Nos remontamos a mediados de septiembre, días antes de celebrarse el derbi entre el Real Madrid y el Atlético en el estadio Metropolitano. Para entonces, desde las filas rojiblancas se había advertido del “lío” que podía haber con Vinicius, del club merengue, a cuenta de los bailes con los que había acostumbrado a celebrar sus goles, y a ese respecto Pedro Bravo, colaborador del magacín deportivo, se expresó en términos cuando menos cuestionables en el plató regido por Pedrerol: “Aquí lo que tienes que hacer es respetar a tus compañeros y dejar de hacer el mono”.

Las palabras adquirieron notable repercusión en poco tiempo por su componente “racista” y Bravo, también Presidente de la Asociación Española de Agentes de Futbolistas, trató rápido de excusarse a través de redes sociales. No obstante, para entonces la polémica se había exportado a todo el mundo, implicando a estrellas del balompié como Pelé, Militao, Thiago Silva o Neymar Jr., entre otros, y hasta al propio Real Madrid, que a través de un comunicado “rechazó” los “lamentables” ataques contra su jugador, aunque sin hacer mención directa al programa. El propio Vinicius también aludió directamente a ello en redes: “Lo repito para ti, racista: no dejaré de bailar”.

Pedrerol terminó por pedir disculpas en directo, aunque, aunque defendiendo que fue “una expresión desafortunada e inapropiada, pero no racista”, y cargando contra “los buitres preparados para atacar” al programa desde las redes sociales. “Me importa solo que a Vinicius le molestara, o que a cualquier persona o espectador de este programa le molestara la expresión. Por eso os pido perdón”.

Alba Carrillo y Jorge Pérez, el affaire que ha cerrado 2022

Cerramos el listado de polémicas televisivas con una que surgía, precisamente, de una de esas típicas cenas con las que las empresas celebran el fin de año y las inminentes Navidades. La empresa era Unicorn Content, la compañía presidida por Ana Rosa Quintana y una de las surtidoras principales de contenido de Mediaset, algo que quedó de manifiesto al desvelar el affaire que dos de sus colaboradores más reconocibles, Jorge Pérez y Alba Carrillo, habían tenido en esta fiesta.

Fue Fiesta, valga la redundancia, la que reveló este escarceo tan solo horas después de que sucediera, gracias a las grabaciones que trabajadores de la productora tomaron de sus compañeros. El exguardia civil y ganador de Supervivientes 2020 compareció en plató para en primer lugar, reconocer la deslealtad a su mujer, derrumbándose en directo, pero negando que nada pasara a mayores, versión que en principio corroboró la modelo. Ahora bien, con el paso de los días y la entrada en escena de Sálvame, que abrazó de lleno el tema, lo que parecía un tonteo tomó proporciones inesperadas cuando se conoció que los dos televisivos sí habían pasado la noche juntos. Cuando Carrillo, enfadada con Pérez por hacer mutis, aseguró que, en efecto, hubo relaciones íntimas entre ambos, el caso pasó a convertirse en un escándalo que ha dado contenido a Telecinco durante todo el mes de diciembre sin terminar de agotarse.

Ahora bien, también ha provocado fricciones palpables en plano. Primero, cuando se colocó en el disparadero a Alicia Peña Humada, mujer de Pérez, ante la sospecha fundada por Sálvame de que todo pudiera formar parte de una hipotética jugada maestra del matrimonio para relanzarse a nivel mediático. Con el también modelo ausente durante todo este tiempo de los medios, la propia Ana Rosa negó estas informaciones en calidad de presidenta de Unicorn. Y, entre tanto, Carrillo atacaba a esta, su empresa, por el tratamiento que se había dado al asunto, habiendo sido sus propios programas los que promocionaron las imágenes y jalearon los comentarios. Incluso aprovechó su visita al Deluxe, donde se sometió al polígrafo para dejar en evidencia a Pérez (contra el que se había vuelto definitivamente) para dejar de manifiesto su enfado.

Aquella fue la última intervención televisiva de la modelo. Pérez, por su lado, ha permanecido ajenos al boom mediático, si bien mandaron un burofax a Sálvame para que abandonaran el caso, con nulo resultado en principio. Eso sí, han contado con Isabel Rábago como portavoz oficiosa para avisar de que planea responder a Carrillo y dar su versión, previo asesoramiento legal, así como amenazar con emprender acciones en los juzgados. Así, lo que parecía una historia más del mapa de tramas interminable de Mediaset ha acabado enturbiándose y dejando a sus personajes fuera de juego.

Etiquetas
stats