Especial Vertele

Acabó 'Toy Boy', cuando apostar por lo comercial es lo peor que te puede pasar

Jesús Mosquera y María Pedraza, en el capítulo final de Toy boy
Jesús Mosquera y María Pedraza, en el capítulo final de Toy boy Antena 3

Sonia Martínez explica que el drama de los strippers nació dentro de "los proyectos que pensamos que nos están demandando, que es una cosa que tampoco tienes segura".

Además, la directora de ficción de Atresmedia reconoce que la serie "se empezó a pensar hace dos años" en una "situación que no tiene nada que ver con la de ahora"

Olía a producto prefabricado desde el principio. Objetivo empresarial, por encima de cualquier historia, para buscar audiencias masivas. Unos cuantos torsos desnudos por aquí, escenas de sexo por allá, un asesinato de por medio y un protagonista sin experiencia interpretativa. A grandes rasgos, estos fueron los ingredientes con los que Toy Boy aterrizó en la parrilla de Antena 3 el pasado 25 de septiembre. 

La serie producida por Plano a plano llegó dispuesta a entrar por los ojos de los espectadores con un relato no ambicioso en su contenido, pero sí en su fin último: conquistar a un público mayoritario. A las puertas de su capítulo final, que Antena 3 emitirá esta noche en prime time, podemos decir que este thriller sobre el mundo de los strippers ha quedado muy lejos de conseguirlo. Porque a Toy Boy le ha ocurrido lo peor que le puede ocurrir a una serie de televisión: tener malas críticas y tener malas audiencias. 

Tras su preestreno en el pasado FesTVal de Vitoria, la prensa especializada -incluida Vertele- señaló que la serie protagonizada por Jesús Mosquera,María Pedraza y Cristina Castaño no apuntaba maneras. Esto, en realidad, no significaba nada, pues la última palabra siempre la tiene el público. Baste como ejemplo 45 revoluciones, también de Antena 3, que se ganó el aplauso de los críticos antes de ser defenestrada por los espectadores la pasada temporada.  Pero en el caso que nos ocupa, y aunque no siempre es lo habitual, crítica y público han ido de la mano para dar la espalda a Toy boy.

Cristina Castaño y Jesús Mosquera, en un capítulo de Toy Boy
Cristina Castaño y Jesús Mosquera, en un capítulo de Toy Boy

Así, el primer episodio se saldó con un 13.6% y 1.849.000 ante el poderoso MasterChef Celebrity. Un dato poco alentador que fue descendiendo con el paso de las semanas hasta alcanzar el 6.3% de share (854.000 espectadores) el 3 de diciembre, su peor dato hasta la fecha. 

Datos de audiencia de Toy Boy: 

  • Capítulo 1: 13.6% y 1.849.000
  • Capítulo 2: 10.8% y 1.496.000
  • Capítulo 3: 9.5% y 1.281.000
  • Capítulo 4: 8% y 1.094.000
  • Capítulo 5: 7.6% y 1.038.000
  • Capítulo 6: 8.1% y 1.027.000
  • Capítulo 7: 7.6% y 1.016.000
  • Capítulo 8: 7.7% y 990.000
  • Capítulo 9: 6.6% y 926.000
  • Capítulo 10: 6.9% y 929.000
  • Capítulo 11: 6.3% y 854.000
  • Capítulo 12: 8% y 1.058.000

Total media: 8.4% y 1.129.000

'Toy Boy', una apuesta fallida por hacer una ficción comercial

La mezcla de sexo, asesinatos, intriga y desnudos ni ha enganchado a la audiencia ni ha apuntalado la línea más comercial del sello Series Atresmedia, diferenciada por la directora de ficción del grupo, Sonia Martínez, en conversación con este portal: "Tenemos cosas que van en la línea siempre de aportar, de contar las cosas de otra manera y de abordar temas diferentes. Y luego tenemos también proyectos que tienen que ver con lo que pensamos que nos están demandando, que es una cosa que tampoco tienes segura". 

Toy Boy pretendía seguir este segundo camino, el de adaptarse a los gustos del público en vez de sorprender a este con algo, a priori, que no sabía que necesitaba ver. Apostar por esta vía más comercial resultaba lógico si tenemos en cuenta que, reconocimientos al margen, las últimas series de Antena 3 no han terminado de cuajar en términos de audiencia. Dicho de otra forma, la cadena necesitaba una serie que le funcionara cada semana en la medida de lo posible.

No ha sido el caso, pero no deja de ser cierto que Toy Boy lo tenía difícil desde su propia concepción. Para empezar, porque la serie empezó a gestarse hace justo dos años, cuando Antena 3 se hizo con sus derechos, tal y como adelantó Vertele. Un periodo de tiempo que la propia Sonia Martínez reconoce que es excesivo. "Cuando se empezó a pensar Toy Boy fue hace dos años. Y no tiene nada que ver la situación de hace dos años con lo que hay ahora", apunta la directiva. 

María Pedraza y Jesús Mosquera, en un capítulo de Toy Boy
María Pedraza y Jesús Mosquera, en un capítulo de Toy Boy

Una serie que no encaja en el sello de Atresmedia

En estos dos años, Atresmedia ha dejado de producir series de 70-80 minutos por episodio -Toy Boy tiene el honor de ser la última en emitirse bajo este estándar- y los hábitos de consumo han dejado a la ficción en abierto en una situación muy delicada, donde conseguir una segunda temporada es casi un milagro.

Con la ingente oferta de series que hay en la actualidad, y la posibilidad de verlas dónde y cuando quieras, pretender que los espectadores se sienten un día determinado a una hora determinada a ver un capítulo de 70 minutos que, además, tienen desde hace días a su disposición en una plataforma online -ATRESplayer Premium en este caso- resulta una quimera salvo contadas excepciones. 

Si además la serie en cuestión no genera conversación fuera de su emisión lineal, o solo lo hace por el cuestionable trabajo de su elenco principal, el resultado es una producción tan fallida como Toy Boy. Con el agravante de que sta, al contrario que las producciones fallidas de Telecinco y TVE, pertenece a un sello, el de Series Atresmedia, que se ha caracterizado en los últimos años por hacer ficciones que, funcionaran mejor o peor, siempre tenían algo que decir. Toy Boy, sin embargo, solo podrá decir 'adiós' esta noche. En silencio y por la puerta de atrás. 

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba