Fue hace siete años

'El Hormiguero' recordó el peor día de su historia: "Me pongo malo solo de pensarlo"

'El Hormiguero' recordó el peor día de su historia
'El Hormiguero' recordó el peor día de su historia

Jorge Salvador y Pablo Motos rememoraron una de las experiencias más angustiosas que les ha tocado vivir en estos 14 años de programa. ¿Su protagonista? Un intrépido saltador de piscina

MÁS | Jorge Salvador debutó como colaborador tras 14 años en 'El Hormiguero' para desvelar secretos del programa

"Fue el día en que peor lo he pasado yo en este programa" dijo anoche Jorge Salvador al recordar una de las experiencias más angustiosas de la historia de El Hormiguero. Corría el año 2013 cuando llegó a oídos del programa la existencia del Profesor Splash, un hombre que se dedicaba a saltar desde 10 metros de altura sobre "una piscina de juguete con un palmo y medio de agua", tal y como recordó el  productor de El Hormiguero en Momentos y anécdotas jamás contadas cuando había público, su sección en estos tiempos de confinamiento

Nada más descubrir al Profesor Splash, Pablo Motos y su equipo decidieron que tenía que hacer su reto en el programa. Sin embargo, el entusiasmo inicial fue dando paso a otros sentimientos muy diferentes en cuanto descubrieron la realidad de este reto. "Me pongo malo de pensarlo", señaló el propio Motos al rememorar que el secreto del Profesor Splash es que no tenía "ningún secreto". Es decir, que él saltaba a la piscina, "se reventaba" y después pasaba entre tres y cuatro meses recuperándose de las heridas ocasionadas por el golpe. De ahí que solo hiciera el reto "dos o tres veces al año como mucho".

"Este hombre no vuelve, ya te lo digo yo"

El equipo del programa no sabía esta información hasta que conoció personalmente a Splash, por lo que tuvieron que tomar algunas precauciones. Entre ellas, poner una colchoneta al lado de la piscina por si fallaban los cálculos del saltador. Y es que nuestro protagonista no podía ensayar porque eso implicaba, claro está, hacer otro salto con las consiguientes consecuencias. 

De esta forma, Splash y el propio programa se lo jugaban todo a una carta. Aunque, afortunadamente, todo salió relativamente. Splash saltó y después de unos segundos de "tensión" al ver que no se movía tras su monumental planchazo, se reincorporó con una sonrisa y, eso sí, con numerosos cortes y heridas en sus piernas. Pero nada grave para lo que podía haber sido. 

"Hace dos años nos llamó diciendo que quería volver y que hacía el reto con la piscina ardiendo, con fuego. Pero este hombre no vuelve, ya te lo digo yo", aseguró Salvador para concluir esta angustiosa anécdota de la historia de El Hormiguero

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba