Durante un desalojo

Echan a naranjazos a un reportero de 'El programa de Ana Rosa' en un desalojo antisistema

Miquel Valls en 'El programa de AR'.jpg
Miquel Valls en 'El programa de AR'.jpg MEDIASET

Miquel Valls dijo haber recibido "insultos y escupitajos" antes de conectar con el magacín. El cámara captó el lanzamiento de naranjas contra el periodista, que se fue de la zona.

· Ana Rosa pone en apuros a Espinosa de los Monteros por su "ayuda" al gobierno en el Congreso

Momentos de tensión los vividos en El programa de AR este jueves 4 de febrero. Miquel Valls, reportero del magacín, y su cámara han recibido naranjazos en directo por parte de los manifestantes contra un desalojo okupa en un edificio de Barcelona conocido como "La Torrada", en el barrio de Sant Andreu.

El periodista se había desplazado hasta la calle donde se encuentra el inmueble, que según había detallado, había permanecido ocupado durante los últimos 7 años. Alrededor de un centenar de activistas se habían sentado en la calle para tratar de impedir que los Mossos d'Esquadra interviniesen y sacasen a las personas que habitaban el edificio. "Llevan instaladas en la calle desde las 7:00 horas", precisaba Valls, que contaba hasta 20 furgones de la policía, que "han tenido que instalar una escalera y están desalojando a través del balcón".

"Nos hemos distanciado para evitar insultos y escupitajos que hemos recibido desde primera hora de la mañana", ha precisado el reportero a una indignada Ana Rosa Quintana. "El escupitajo, con la pandemia, es un arma. Así que tú aléjate", le pedía.

El susto tras recibir un lanzamiento en la espalda

Mientras tanto, algunos de los convocados, que cogían los frutos de los árboles de la calle para empezar a lanzárselos al equipo del programa. "Cuidado, que estos son muy animales", advertía la presentadora. El periodista y su operador de cámara optaban por alejarse y doblar una esquina, entre voces de los manifestantes: "Que se larguen, chao, chao. ¡Anda!".

Desde su nueva posición, Miquel Valls se colocaba de nuevo ante las cámaras, mientras en plano se podía ver a un joven escondido tras la esquina del edificio que le lanzaba una nueva naranja. "¡Qué susto!", exclamó el profesional, antes de que se diera la conexión por cortada.

"Tenían naranjas, pero si pillaran un adoquín también lo lanzarían", aseguró Ana Rosa. "¡Qué vergüenza!".

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba