Especial Vertele

'GH VIP 7' llega a su fin: así ha sido una edición marcada por el caso Carlota

'GH VIP 7' llega a su fin: así ha sido una edición marcada por el caso Carlota
'GH VIP 7' llega a su fin: así ha sido una edición marcada por el caso Carlota

Podría ser la última apuesta de Telecinco por la marca 'Gran Hermano' tras la grave crisis de anunciantes.

Si así fuera, esta edición se recordará por el caso paralelo del abuso sexual ocurrido hace dos años que se juzga ahora, por las relaciones prohibidas en la casa de este año y por la ruptura total con los principios del reality

GH VIP 7 se ha convertido en la edición VIP con más audiencia de la historia. Pero a la vez, la menos rentable.

La fuga de anunciantes por el caso de abuso sexual a Carlota Prado ha provocado que se eliminaran bloques de publicidad completos, que contabilizáramos más autopromos de la cadena que spots de marcas externas y hasta que GH Dúo no se emitiera a continuación.

Aún así, la actual emisión ha alcanzado unas cifras que, como dijo Jordi González, ya no se ven en televisión. Porque semana tras semana, los concursantes nos sorprendían con nuevos sentimientos entre ellos, a la vez que el programa movía sus hilos para exprimir cada historia nacida entre las paredes de Guadalix.

Por lo que ha sido una edición agridulce para la productora y la cadena, pero no para los habitantes que han vivido ajenos a la polémica y nos han dejado momentos como estos:

Las relaciones prohibidas, el mayor atractivo

Si por algo se recordará esta edición será por las numerosas relaciones prohibidas que surgieron de ella.

En primer lugar: la de Kiko Jiménez y Estela Grande. Él entraba enamorado de Sofía Suescun, con la que acababa de empezar una relación, tras su ruptura con Gloria Camila. Estela, por su parte, era la esposa de Diego Matamoros y más allá de eso, se alzaba como uno de los fichajes más desconocidos. Pero pasadas unas semanas, la relación entre ambos concursantes se fue estrechando de tal forma que pasaron a ser los protagonistas absolutos, del reality y del resto de programas del universo Mediaset.

Estela y Kiko en la casa de Guadalix
Estela y Kiko en la casa de Guadalix

Mientras ellos se colmaban de caricias, abrazos, atenciones, dormían juntos y hasta se ponían celosos si pasaban tiempo con otros compañeros, fuera de la casa sus respectivas parejas lloraban por los platós, zanjaban sus relaciones y aireaban sus intimidades como venganza.

Todo acabó cuando a él le expulsaron y volvió arrepentido a los brazos de Sofía. Semanas después la expulsaron a ella que proclamó a los cuatro vientos que ya no quería ni una amistad con él. Nunca sabremos lo que hubiera ocurrido si la audiencia no les hubiera separado.

Y cuando parecía que ya no iba a haber más carpetas en la casa… llegó el plato fuerte: Adara y Gianmarco. Ella acababa de ser madre, pocos meses atrás, y su pareja con Hugo Sierra parecía irrompible tras una curva de la vida en la que solo tuvo elogios hacia él.

Hugo Sierra concentrado en Gianmarco y Adara
Hugo Sierra concentrado en Gianmarco y Adara

Pero la convivencia en Guadalix fue avanzando y la amistad con el italiano fue en aumento, tanto, que ella llegó a confesar que estaba enamorada de él. Sus camas no se volvieron a separar, las miradas cómplices eran continuas, los jugueteos y los llantos por la posible expulsión de él. Mientras crecía su atracción por Gianmarco, el amor por Hugo disminuía tanto que concluyó que no era feliz con él y que cuando saliera del concurso empezaría una nueva vida.

Dos relaciones prohibidas a las que no les hizo falta ni edredonning para mantener enganchada a una audiencia que deseaba saber cómo evolucionaba cada una de las historias. 

Protagonistas expulsados, muebles "brillados"

Son muchos los que se quejan de que en Gran Hermano, al votar para expulsar, siempre acaban saliendo los protagonistas y los que pasan desapercibidos llegan hasta la final. De hecho, esta fue la primera edición en la que la audiencia pudo castigar al “mueble” de la casa.

Pero eso es un arma de doble filo porque, cuando se marcha un concursante que brilla, deja espacio para que lo haga otro que hasta entonces estaba relegado al ostracismo. Eso es lo que ha ocurrido este año: se marchó Hugo Castejón, que eclipsaba a la casa entera, pero dejó espacio para que Kiko y Estela tomaran los papeles principales.

Hugo Castejón fue el protagonista de las primeras semanas
Hugo Castejón fue el protagonista de las primeras semanas

Tras la expulsión de Kiko, fueron Pol y el Maestro Joao los que mantuvieron en lo alto la fascinación del público. Con la despedida de Pol, Gianmarco – que hasta entonces parecía casi invisible- fue el que acaparó todas las miradas en su relación con Adara.

En la recta final femenina, Alba Carrillo y Noemí Salazar por fin encontraron un hueco para pasar de secundarias a protagonistas y mostrar su divertida amistad.

Lecciones VIP: Elecciones, tampones y buena relación entre ex

Esta edición también dio varias lecciones tanto a la audiencia como a la propia cadena.

Una de las más aplaudidas fue cuando Alba y Estela enseñaron a Noemí a usar tampones: ella había confesado que nunca se había puesto uno cuando menstruaba, y sus compañeras le hablaron de las ventajas que tenía usarlo: “Podrás ir a la playa y a la piscina aunque tengas el periodo”. Automáticamente, fueron las tres al baño y le explicaron cómo hacerlo. Cuando por fin lo logró, salió del baño celebrándolo. “Eres un ejemplo para todas las mujeres que no se atreven”, comentaron todas.

Alba y Estela dando indicaciones a Noemí que estaba dentro del baño
Alba y Estela dando indicaciones a Noemí que estaba dentro del baño

Otra enseñanza de los concursantes a los espectadores, la lograron tanto Adara, como Joao y Pol. Los dos primeros entraron como grandes enemigos, al ser ella la ex de Pol y él su actual pareja. Pero a las pocas horas la química entre ellos pudo con los prejuicios y se convirtieron en mejores amigos. Algo que aún fue más alabado cuando Pol entró como concursante y, lejos de tener una mala relación con su ex, pudieron aclarar sus diferencias y hasta apoyarse en los momentos difíciles: “Por el cariño que nos hemos tenido”, se dijeron.

También llamó la atención que Telecinco, durante la jornada electoral del 10-N, apostara por una cobertura especial de las elecciones y postergara El Debate. Algo que, en otras ocasiones, no había ocurrido siendo criticada por preferir su reality a la actualidad del país.

Ruptura total con los principios del formato

Si una de las premisas de GH es tener aislados a sus concursantes para que convivan sin inputs del exterior para que nada les desestabilice, ésta ha sido la edición en la que ha primado exprimir los culebrones a costa de inyectar información externa.

Todo empezó con la fotografía que le enseñaron a Alba Carrillo de la boda de su ex Feliciano López. El tenista se había casado mientras ella estaba en el reality, y aunque la modelo era consciente de ello, la imagen le animó a que hablara del jugoso tema. Pero ese pequeño detalle no supuso ninguna ventaja o inconveniente para el concurso de Carrillo. Sin embargo, la que sí tuvo su dosis de exterior a su favor fue Adara con la visita de su padre. Este, sin limitaciones del Súper y sin tapujos le descubrió que el público había escuchado todo lo que creía que se había quedado entre Joao y ella. También le señaló lo que había hecho mal al no sincerarse con la audiencia y le pidió que le contara sus sentimientos para que la entendieran. De forma que la devolvió al buen camino si es que llevaba algunos días torcida.

Estela viendo vídeos de lo ocurrido fuera de la casa
Estela viendo vídeos de lo ocurrido fuera de la casa

Y cuando GH ya echó toda la carne al asador (y sus principios) fue cuando Estela recibió las visitas de Kiko, Sofía y Diego. La que hasta entonces había vivido ajena al culebrón que había provocado, tuvo absolutamente todos los detalles de lo que se encontraría fuera.

Como también le ocurrió a Adara cuando se reencontró con Hugo y Gianmarco. Cada uno le expuso sus sentimientos y ella fue conocedora de todo lo que estaba ocurriendo fuera. Para bien o para mal, pero ha sido la edición en la que los concursantes saldrán más preparados para afrontar lo que ha supuesto su paso por Guadalix.

Las demandas, las otras grandes protagonistas

Pero los concursantes no han estado solos este año, la sombra de las demandas han sido otras habitantes más en la casa.

Antonio David hablaba de ellas solo entrar, asegurando que no se sentía libre para hablar de su propia vida porque siempre tiene – cual espada de Damocles – la amenaza de ser demandado según lo que cuente. No se equivocaba, a mitad de concurso se publicó que la justicia le investigaba por dos presuntos delitos al evitar el pago de la manutención de sus hijos.

Antonio David recordó sus peores momentos ante los tribunales
Antonio David recordó sus peores momentos ante los tribunales

También Alba y Mila hablaron en varias ocasiones de posibles demandas por disputas que tuvieron con otros compañeros en la casa.

En plató, Diego Matamoros aseguró haberse querellado con Kiko y Sofía por algunas declaraciones, y ella respondió con la misma moneda. Así como Rocío Flores lo hizo con el ex de Gloria Camila.

Y es que estas amenazas, son muy VIP’s.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba