Especial

El año en el que 'Got Talent' se volcó en las causas sociales y logró su mejor audiencia

El año en que 'Got Talent' se volcó en las causas sociales y logró su mejor audiencia
El año en que 'Got Talent' se volcó en las causas sociales y logró su mejor audiencia

El formato de Fremantle para Telecinco ha dado un paso adelante y se ha alzado como un altavoz necesario en la televisión actual. Hoy termina su edición más redonda, también en share. 

Got Talent cierra esta noche su 5ª edición en Telecinco con la entrega del premio final al mejor de los 12 artistas que pelearán por él en directo. Pero la recompensa no solo se la llevará el talento de uno de ellos, también un programa que ha sabido madurar y explotar sus muchas virtudes.

Y es que esta temporada del formato de Fremantle para Mediaset no solo quedará en la memoria de los espectadores por descubrir a Hugo, el pequeño del tambor, también se recordará por ser el año en el que Risto Mejide, Edurne, Paz Padilla, Dani Martínez y Santi Millán se han volcado como nunca en las causas sociales. 

El talent siempre ha dado cabida a reivindicaciones de todo tipo, pero no se recuerda una edición en la que las denuncias sociales y las historias de superación hayan acabado sobresaliendo tanto por encima del propio show. El formato ha dejado atrás los tiempos en los que los rifirrafes entre el jurado por dar el 'sí' al número más freak estaban a la orden del día, y se ha alzado como un altavoz necesario en la televisión actual.

Historias que llegan... y calan en la audiencia

"Siempre intentamos hacer cosas que aporten y que importen. Porque un programa sea de entretenimiento no significa que no pueda aportar nada. Un programa como este permite hacerlo. Dar visibilidad a minorías, colectivos y a cualquier historia que merece ser contada y viene acompañada de talento", aseguró Nathalie García, CEO de Fremantle, en una entrevista reciente a este portal. La productora explicó además que "los temas sociales y las historias personales muy potentes son los que llegan a la gente. Los que emocionan". 

Tanto es así que los espectadores le han premiado con la medalla del share, confirmándose como uno de los programas más consumidos de la televisión este año. Got Talent 5 ha registrado, a falta de la gala final, la mejor media de la historia del programa (21.4%) y ha firmado la temporada más vista de los últimos tres años (2.327.000 espectadores). El talent ha liderado todas sus emisiones, salvo la que coincidió con el Debate electoral de la Academia de TV. 

'Got Talent', más allá del talento

Entre las historias personales que más han calado en los televidentes se encuentra la de Pitu, un coreógrafo que sufrió acoso de pequeño por su aspecto físico y su condición sexual, y que llegó incluso a recibir amenazas en el colegio. Su vía de escape fue el baile, donde ha ido superando miedos y alcanzando metas. La última, colarse en la final de Got Talent como uno de los aspirantes al triunfo. Esa misma gesta la ha logrado Ismailah, un grancanario con discapacidad cuya sensibilidad al cantar cautivó a todos los presentes. Hoy puede dar el paso definitivo.

Pitu en la primera semifinal de 'Got Talent'
Pitu en la primera semifinal de 'Got Talent'

También han superado barreras Ángel y Luisa, dos enfermos de poliomielitis que emocionaron al público y jueces del programa al demostrar que se puede bailar sobre ruedas. Al ritmo de Ed Sheeran, el matrimonio y pareja artística interpretó una coreografía llena sentimiento que consiguió tocar la fibra sensible a todos los presentes. 

Del mismo modo emocionaron Xayo y La niña del tupé, dos historias separadas por más de 40 años que conectaron en el programa. El primero explicó las dificultades que vivió al dedicarse al transformismo en el franquismo, y la segunda se quitó las cadenas en prime time al transmitir, a través de la música, lo que ha sufrido por el rechazo de su familia a su condición sexual. 

En otra de las galas, un grupo de mujeres de la asociación 'Generando igualdad' se subieron al escenario para contar cómo sus canciones les han ayudado a reencontrarse tras ser víctimas de malos tratos, e intentar ayudar a personas en su misma situación gracias a sus letras. "Son canciones hechas con dolor, autenticidad, rabia, dignidad y esperanza para gritar '¡vive!' al resto de mujeres que han pasado por lo mismo", dijeron. 

Además, la Asociación Na Na que acoge a niños y niñas de Melilla se presentó en el programa para romper estigmas sobre los MENAS, los Menores Extranjeros No Acompañados que "salen en las noticias". Los cuatro jueces pulsaron el botón dorado que llevaba al grupo a la semifinal, y aunque no han logrado un hueco en la gala de esta noche, sí han conseguido, junto a otras historias, tener un hueco en pleno prime time. 

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba