Crónica de la gala

'Maestros de la costura 4' sorprende con la doble expulsión de sus favoritos: Nani y Ancor

Ancor en su expulsión
Ancor en su expulsión

Lorenzo Caprile, María Escoté y Palomo Spain revolucionan la edición eliminando primero a la militar y después al profesor de pintura, que había sido el preferido desde el comienzo de la edición

· Lorenzo Caprile, un animal televisivo que ya es el "ogro" más querido

· La bronca de Caprile a Gabriel en 'Maestros de la costura': "¡Estoy harto de verte hacer chapuzas!"

La nueva entrega de Maestros de la costura 4 hizo un doble giro inesperado que asombró tanto a los aspirantes como a las redes sociales. Y es que en la primera prueba despidió de un plumazo a Nani, la aspirante militar que apuntaba a llegar a la final.

Pero no fue la única que se marchó de los talleres, en el tercer reto, Ancor - que había sido el favorito desde el comienzo- falló por primera vez en la edición y Palomo Spain, Lorenzo Caprile y María Escoté no se lo perdonaron. Lo que supuso una expulsión que muchos desearon que se corrigiera la próxima semana en la repesca. 

Todo ello en una entrega en la que el enfrentamiento entre Caprile y Lluís fue aún más intenso que en semanas anteriores. 

Primera prueba con expulsión 'express'

En la primera prueba, el jurado enseñó a los aprendices la importancia de crear un estilo propio, como hicieron los invitados al taller Alejandra Alonso y Arturo Obegero. Para ello, les propusieron diseñar una prenda diferente y que representara su futura marca para triunfar en el mercado internacional.

Pero no era una prueba más, sino que advirtieron que quien no consiguiera conquistar con su creación sería el primer expulsado de la noche. Una noticia que asombró a todos y sumó presión al momento. Para mayor dificultad, cada pareja tuvo que compartir máquina de coser, excepto Mily que estaba sola en su fila y tuvo esa ventaja. 

Tras uno de los cosidos más tensos de la edición, los aprendices llevaron sus maniquís para escuchar las valoraciones de los jueces. Las palabras positivas se las llevaron Laura por una torera con un "buen lejos" y buena idea, Lluis por una chaqueta "muy bien confeccionada y vendible", Ancor por un vestido que le dejaría "hasta sin stock", Yelimar por una camisa "con tela magnfícamente bien escogida y detalles bonitos" y, sobre todo, Javier que sorprendió con un corpiño que encajó a la perfección con lo que pedían.

Pero las negativas las dirigieron a Gabriel por un top rosa del que "no supo aprovechar la tela", Nani por una falda "flamenca" inacabada que mostraba una "involución", Fermin por un "vestido masculino" con una tela "horripilus" y Mily por un pantalón "correcto pero sin acabar". 

Tras una de las decidiones más duras, según los jueces, acabaron otorgando señalando a Javier como el mejor y Nani, como la peor, por lo que no pudo continuar en el programa: "Has elegido una prenda muy sencilla que no cumple el objetivo que pedíamos, con proyección internacional y que nos hablara de ti", argumentaron. Pero ella se lo tomó con filosofía: "Unas veces se gana y otras se aprende. Arriesgué y eso me ha pasado. Para mí la costura es más que un hobbie y voy a apostar por eso".  

Mientras que Lluis se rebeló por su cuarto puesto y la marcha de su mejor compañera en la casa: "Me parece una mierda" dijo asegurando que estaba cansado de no saber qué buscaban de él. "El problema es que no sé qué me pedís, ya, igual me he equivocado y tengo que vender tornillos", se lamentó el aprendiz.

Prueba de exteriores con rebelión de Lluis

Para la prueba de exteriores los aprendices viajaron a Lagartera (Toledo), una pequeña localidad donde las mujeres transforman paños en obras de arte bordadas a mano. Con esa premisa, los jueces les retaron a realizar una réplica de un típico vestido de novia lagarterana que consta de 30 piezas.

Para ello se dividieron en dos equipos capitaneados, el verde por Laura y el naranja por Fermín. La primera se rodeó por Yelimar, Javier y Ancor, mientras que el segundo apostó por Mily, Gabriel y Lluis. Ante la dificultad de la prueba, el jurado les dejó que el traje se cosiera a máquina, y solo con a mitad de las piezas del traje, cuatro guardapiés, el mandil y el jugón.

Empezó la prueba, pero en mitad de ella Caprile se desesperó porque no veía a ningún aspirante tomándose en serio la prueba: "Ninguna tela es acertada. A manipular a vuestra casa porque a mí no me vais a manipular" gritó ante la tranquilidad de los concursantes. Una inquina que se cebó, sobre todo, con el equipo naranja del que dijo que estaba como "pasando el día de excursión". 

Cuando se acabó el tiempo el jurado se mostró "impresionado" con el equipo verde por haber protagonizado "la mejor prueba de exteriores" del programa: "Tenéis las cuatro faldas bien hechas, las pasamanerías bien colocadas... os tenemos que felicitar por cómo habéis trabajado en equipo y por separado", aseguraron. 

Por otro lado, Caprile criticó al equipo naranja por no hacer caso a sus consejos: "Lo que más me ha dolido es la dejadez, la falta de interés de enfrentarse a una tradición centenaria, no se parecía en nada". Ante estas palabras Lluis se rebeló diciendo que manipulaba sus palabras y el juez le dijo que era el "heredero" de Nani: "No tienes paciencia, es otro de tus grandes defectos y si pusieras la misma pasión para coser que para discutir conmigo serías muy bueno".

Finalmente, María, Palomo y Caprile dictaminaron que el equipo verde fue el ganador, por lo que Laura, Yelimar, Javier y Ancor se libraron de la expulsión.   

La sorprendente despedida de Ancor

A la prueba de eliminación llegaron Lluís, Mily, Gabriel y Fermín por ser los peores de la prueba anterior pero, en el último momento, Raquel Sánchez Silva dio la peor noticia a Laura, la capitana del equipo salvado: tienes la opción de salvarte tú y que baje tu equipo a eliminación o bajar tú a coser con los que ya están. Ella, dudosa, acabó decidiendo salvarse a ella, así que los aspirantes con mandil negro fueron Yelimar, Javier y Ancor. 

Los tres se sumergieron en la moda trap, nacida en los años 90 en los suburbios de Atlanta (Estados Unidos). Para llevar a cabo esta prueba, los aprendices contaron con los consejos de dos embajadoras de la moda trap: la cantante Bad Gyal y la diseñadora Estel Pérez, fundadora de Astel Batlle que ha colaborado con Rosalía y La Zowi.

Durante los 75 minutos Yelimar se derrumbó porque empezó diseñando una prenda, que le aconsejaron que tirara a la basura. Los compañeros le animaron para que dejara de llorar y ella resurgió. "No lo estoy pasando más mal en mi vida", aseguraba Ancor, mientras que Javier también añadía que sentía tanta presión que "la camisa no le tocaba la carne". 

Acabado el tiempo, los jueces criticaron los "remates" del look de Ancor, los cierres "sin sentido", y lo calificaron de "ñoñada". Yelimar se llevó elogios por saber escuchar y dar la vuelta a sus ideas. Mientras que Javier se fue más "al trance que al bacalao", con una gama de color "insólita" y sin "evolución". 

Por lo que, tras la deliberación, María, Palomo y Caprile sentenciaron: "El aprendiz que no continúa es Ancor", dijeron ante el asombro de todos los presentes ya que era el favorito. "No sabes la pena que nos da esto, no lo esperábamos para nada", aseguraba la jueza. "Esta prueba te ha pillado desprevenido y tu trayectoria ha sido impecable", añadieron. 

El expulsado, entre lágrimas: "Me esperaba que me iba a ir porque el nivelazo de Javier y Yelimar era de esperar. Es que es mi sueño, estoy contento pero triste de parar".  

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba